Un viejo drama: la Brasil-dependencia

Con palabras si no textuales bien parecidas, en 2009 Lula Da Silva le dijo al kirchnerismo: no pretendan que hagamos por ustedes lo que ustedes no hacen por ustedes mismos. Fue en medio de un conflicto por trabas a los productos.

Puesta en blanco sobre negro, la definición del entonces presidente significa que si la Argentina quiere equilibrar el comercio bilateral debe producir lo que allá compra. Y a la luz de las nuevas restricciones, surge claro que aquella frase sigue vigente: le compramos mucho porque nos falta mucho.

Seguí leyendo en Clarín

Opiniones (0)
25 de junio de 2018 | 05:15
1
ERROR
25 de junio de 2018 | 05:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"