"Yo dije la verdad"

La candidata presidencial se someterá por primera vez a un juicio en su contra. El matutino La Nación le realizó una entrevista a la ex diputada en su casa mientras preparaba su defensa.

-¿Tiene miedo?

-No, hace años no tengo miedo. Yo quiero ir a juicio. Si mi ejemplo de estar dispuesta a no rectificarme de mi denuncia, de estar sentada en el banquillo de los acusados y asumir el riesgo de ir presa le sirve a esta Nación para darse cuenta que en la mentira y en la corrupción no se puede vivir, esto habrá tenido un sentido político trascendental.

-Entonces, no se retractará de sus denuncias.

-En absoluto. Mi única defensa va a ser la verdad. Renuncié a la banca de diputada nacional porque sabía que vendría este juicio y quería someterme a él como una ciudadana más, sin privilegio. Yo quiero a mi país, confío en la Justicia cualquiera sea el resultado. Si cumplí con el deber moral inexcusable de decir la verdad aunque nadie me escuchara, ahora tengo el deber moral de estar sentada en el banquillo de los acusados. Es una gran paradoja histórica: los que mataron a Espinoza están libres, los que robaron el país están libres y los que peleamos por la verdad vamos a juicio.

-¿Hay una persecución judicial en su contra?

-No (tajante). El juez (Luis Schlegel) actúa en forma correcta. El fijó la audiencia como corresponde tras agotar todos los recursos. En realidad, lo que sucede aquí es que yo estoy sentada en el banquillo de los acusados y el juez está por juzgarme porque otros jueces de la Nación no sentaron en el banquillo de los acusados a los que robaron, a los que asesinaron.

-¿Cree que hay una relación entre este juicio y sus denuncias por corrupción que formuló contra De Vido y Claudio Uberti?

-Mire, la historia tiene su propia lógica y el presidente Kirchner y su mujer quieren manejar la historia. Pero es la historia la que los está manejando a ellos. Si la historia sigue su rumbo de cambio, quizá la Justicia determine que sean ellos los que terminen presos. Ellos saben que si soy presidente, investigo. Y esto es un riesgo que el poder no quieren correr. Esto no lo asegura ningún otro candidato a la presidencia de la oposición, porque algunos tienen cosas para cubrir. Pero conmigo saben que no habrá impunidad. Esto lo saben Kirchner y su mujer.

-¿Teme que estas denuncias le impidan ser candidata?

-Voy a ser candidata. Y voy ser presidenta. Mire, la libertad excede el hecho de estar o no en prisión. Prisioneros estamos los argentinos de la mentira y la corrupción. Yo no voy a estar presa en la cárcel; yo estaría presa si no hablara, si no dijera la verdad. Si no peleara por la República, y ése es mi papel. Yo estoy contenta.

-¿No beneficia todo esto a su campaña por la presidencia?

-Yo no lo busqué. Son ellos los que me querellaron.

-¿Y si resulta absuelta?

-Me sentiré muy contenta porque dije la verdad. Yo no injurié, no calumnié, yo dije la verdad.

-¿Cree usted que una persona debería ir presa por expresarse, aunque pueda dañar el buen nombre de alguien?

-Yo no creo en eso. Yo nunca hice un juicio por injurias y calumnias a nadie durante mis 14 años de vida política. Por esa razón, si yo soy electa presidente en estas elecciones, voy impulsar la derogación de la norma. En todo caso, que quede en pie la posibilidad de la demanda civil por daños y perjuicios, pero no la vía penal. Porque esa es la forma que tiene el autoritarismo para hacer callar.

Por Laura Serra
Claves: Carrió
Opiniones (0)
22 de mayo de 2018 | 10:59
1
ERROR
22 de mayo de 2018 | 10:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"