"La cocaína estaba en el presupuesto de las películas"

Así lo afirma un actor que estuvo casado con otra chica muy famosa por protagonizar películas de amor muy taquilleras. Este actor estuvo siempre muy cerca de las drogas y ahora cuenta su versión.

Que Dennis Quaid fue un cocainómano es de todos conocido. Y que en Hollywood la cocaína circula libremente nadie lo pone en duda. Lo que sorprende del artículo que el actor de 57 años escribe esta semana en la revista News-week es la llaneza con la que recuerda sus tiempos como drogodependiente, como cuando dice que "la cocaína fue su error favorito" en una industria donde la droga se suministraba en los rodajes: "Estaba en el presupuesto de las películas como dinero para gastos menudos".



Era la década de los ochenta. "La proporcionaban porque todo el mundo le daba. La gente que hacía negocios en lugar de tomarse un cóctel se metía una raya", recuerda el actor que saltó a la fama por Querido detective.

La confesión de Quaid coincide con el estreno de su último filme, Soul surfer, la historia real de una joven surfista que perdió un brazo tras ser atacada por un tiburón pero superó sus limitaciones y continuó su sueño deportivo. Quaid narra en su carta abierta su propia historia de superación. "Yo tenía la fama de chico malo", recuerda el actor nacido en Houston (EE UU) quien a su llegada a Hollywood no supo cómo llevar su fama repentina. Él mismo reconoce que primero realizó su "mejor imitación de un arrogante" y luego pretendió que no pasaba nada. "La adicción te mantiene apartado de tu vida", admite alguien que, como ocurre con muchos adictos, repetía diariamente la misma rutina: "Despertaba, me metía una línea y juraba que no lo volvería a hacer". Por supuesto, era una promesa que no lograba mantener en un ambiente propicio a este tipo de droga, suministrada sin muchos intentos de disimulo.

El actor admite que con este comportamiento llegó a dormir solo una hora al día, momento en el que se planteó dejar las drogas al ver con claridad que si seguía así en cinco años estaría muerto. "Todo se volvió muy loco. (...) Al día siguiente estaba en desintoxicación", recuerda. El proceso de desengancharse de las drogas no fue fácil ni en lo personal ni en su carrera, que pasó por algunos de sus peores momentos con títulos que hoy nadie recuerda. Pero, en la actualidad, Quaid reconoce que esa época le enseñó humildad. "Me hizo una persona", asegura. Casado en la actualidad con Kimberly Buffington, dedicada al negocio inmobiliario, el matrimonio tuvo gemelas en 2007. Además, el intérprete es miembro de numerosas asociaciones benéficas, entre ellas, la Fundación Quaid para luchar contra los errores médicos que estuvieron a punto de acabar con sus gemelas.

Fuente El País de España

Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 11:19
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 11:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"