"Fui una mala mujer; ahora sólo me importa mi hijo"

Pamela, la última expulsada de la casa más famosa del país habla con franqueza sobre su turbulento pasado: “No me cuidaba. Lo único que hacía era trabajar para después salir de noche”. Además, recuerda los problemas de salud de su hijo.

Con su tonada cordobesa alegró la casa de Gran Hermano durante más de cuatro meses, pero una vez fuera del reality, Pamela Bevilacqua parece otra. Dejó de lado la euforia y el humor que la caracterizó durante su estadía en el certamen, para dar lugar a una mujer serena, que escucha atenta y habla pausado… francamente.

Sin perder la gracia innata que trajo desde su provincia, a la rubia se la percibe más madura y deja en claro que sus cortos veintiún años no fueron nada fáciles. Pero, primero, vale referirse a la Pame que conoció el público en la casa más famosa del país, la jugadora, que el último domingo debió abandonar el programa por el 55,83 % de los votos: “Creo que la gente votó para que me vaya porque pensaron que mentía cuando dije que Solange había festejado un grito que vino desde afuera, en contra de Cristian U. Hubo una confusión, y quedé como una mentirosa. No hubo mala intención en la edición, sino que se malinterpretó todo”, dice con algún resabio de enojo. Pero, enseguida, aclara: “Si no hubiera ocurrido eso, estaría dentro de la Casa todavía, pero fue lo mejor que podía pasar porque salí y aclaré todo. Ahora que veo el programa desde afuera, me doy cuenta de que no quiero jugar más en esa Casa. Menos mal que salí”.

Si querés leer más de esta nota que aparece esta semana en revista Paparazzi, hacé click acá.

Opiniones (1)
16 de agosto de 2018 | 01:32
2
ERROR
16 de agosto de 2018 | 01:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. qué buena que está
    No sé por qué pero esta mina me encanta, fisicamente, la haría pelota
    1