U2 y un show que sacude los cinco sentidos

La banda irlandesa pasó por Chile y ahora va a Buenos Aires. Vienen acompañados por los geniales Muse y traen un escenario increíble. MDZ estuvo en Chile, en el primer concierto de este tramo y te cuenta todo. Mirá la galería de fotos y videos.

Por tercera vez en su historia como banda, U2 bajó a Sudamérica con el fin de mostrar el show tecnológico más grande que se haya visto en el mundo: “Tour 360º”, una apuesta que pocos, muy pocos artistas, pueden llegar a estar dispuestos a afrontar.

Desde el mismo momento en que se entra el estadio y aparece esa “garra” que es el escenario para este evento, uno queda intimidado. Así lo comprobaron los muchísimos mendocinos que estuvimos presentes el pasado viernes 25 de marzo, en el Estadio Nacional de Chile, ubicado en Ñuñoa.

Es que la cercanía en kilómetros y la posibilidad de ver este evento permitió que muchos no lo dudaran y cruzaran la cordillera para ser parte de la historia de la música mundial.

Desde muy temprano hubo gente en las inmediaciones del remozado y hermoso Estadio. Pero, la primera gran sorpresa es que no todo era U2. Muse, la banda invitada, había congregado la atención de miles de fanáticos.

Así, exactamente a las 20, Matthew Bellamy (voz, guitarra, teclados); Dominic Howard (batería) y Christopher Wolstenholme (bajo, teclados y coros) subieron a escena con “Plug In Baby”, canción que hizo que la primera gran ovación de la noche se la llevara Muse. Después, aparecieron temas como “Resistance” (tema que da nombre a su álbum más reciente, que hace tan sólo un mes ganó el Grammy al mejor disco de rock del año), “United States Of Eurasia”, “Uprising”, “Starlight”, “Stockholm Syndrome” y “Knights of Cydonia”. Bastaron tan sólo ocho canciones y cincuenta minutos para que los británicos deslumbraran y dejaran a todos con la sensación que son mucho más que una banda telonera. Sugerencia: a escuchar urgente algún disco de Muse. No hay desperdicios.

Y contra todos los pronósticos, cuando el trío bajó del escenario, mucha gente decidió irse, profesando así un amor incondicional por este grupo.

Ahí si, después de una corta espera, a las 21.45, apareció U2 en escena. Saliendo del camarín que estaba tras una de las tribunas, caminando los cuatro como viejos amigos que llegan de visita, traspasaron el monumental escenario para arrancar con “Beautiful Day” y descargar de manera increíble lo que todos esperaban: la tecnología puesta al servicio de un concierto de rock.

Esta visita de U2 a Chile tuvo cosas distintas a las anteriores, como por ejemplo que Bono estuvo mucho más recatado a la hora de hablar bondades del país que estaba visitando. Esta vez no hubo camiseta de selección, ni bandera flameando ni menciones al terremoto de febrero de 2010 ni a lo mineros. A duras penas nombró un par de veces a Víctor Jara. Y punto. Y eso lo sintió el público trasandino, acostumbrado al mimo.

Y del concierto se puede decir que si bien tuvo momentos cumbres como “Elevation, “Vertigo” o “One”, la mayoría de las dos horas que duró fue más impactante visual que sonoramente. Es que la tremenda pantalla circular de video hace que uno se encuentre en otra dimensión, asistiendo a la realización de un clip en vivo. Es tan poderosa la situación tecnológica a que la U2 somete que hay determinados instantes que todo se apaga y los seguidores toman sólo a ellos, como para dar a entender que están allí, haciendo que todo sea posible.

Es cierto que al final, en los últimos ochos temas –más o menos- el show entra en un declive y termina bien abajo, pero la verdad es que a pocos les importa. U2 es impecable, ofrece un show único y los análisis pueden quedar bien postergados.

Las canciones nuevas (más allá que el “nuevo” disco tiene dos años) y las viejas sonaron de manera deliciosa, permitiendo que Larry Mullen JJr. Adam Calyton y The Egde se luzcan con sus instrumentaciones y que Bono demuestre porque es uno de los frontman más importantes del planeta.

El final llegó como el principio, con los cuatro saludando a todos y caminando rumbo al camarín, con una importante paciencia.

Minutos después, afuera, 75 mil almas caminaban por la avenida Pedro de Valdivia, con sus caras iluminadas. Es que podrán contarle a todos que alguna vez vieron uno de los conciertos más impactantes del mundo.




Set list U2

1. Beautiful Day (con unas frases de “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”)
2. I Will Follow
3. Get On Your Boots
4. Magnificent
5. Mysterious Ways
6. Elevation
7. Until the End of the World
8. I Still Haven’t Found What I’m Looking For (con partes de “I Want to Know What Love Is”)
9. One Tree Hill (con la chilena Francisca Valenzuela)
10. Pride (In The Name Of Love)
11. In a Little While
12. Miss Sarajevo
13. City Of Blinding Lights
14. Vertigo
15. I’ll Go Crazy If I Don’t Go Crazy Tonight (versión remix)
16. Sunday Bloody Sunday
17. Scarlet
18. Walk On (con algo de de “You’ll Never Walk Alone”)

Primer bis
19.One (con parte de “Mothers Of The Disappeared” en el final)
20. Where The Streets Have No Name (con parte de “All You Need is Love”)

Segundo bis
21. Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me
22. With Or Without You
23. Moment of Surrender


Walter Gazzo, enviado especial a Santiago de Chile

Opiniones (5)
21 de julio de 2018 | 00:55
6
ERROR
21 de julio de 2018 | 00:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. germany estoy con vos....Sentí lo mismo viendo partidos del Mundial en Chile....Me morí de fríoooooo....Busco polenta... por eso estoy armando el bolso para ver a U2, en La Plata. A la vuelta, hablamos.
    5
  2. Vos mismo lo dijiste conylin, fue como verlo en un teatro. Desgraciadamente yo no fui a buscar eso. A pesar de haber pasado los 30, para mi un concierto de rock de alguna de mis bandas favoritas(y mas aún en un estadio) es cantar y saltar hasta salir empapado y sin voz. He tenido la suerte de asistir a muchos recitales en BA y Cba, y la diferencia es atroz (incluso con MDZ). Quizas soy de esos argentinos insoportables (pero con sangre caliente) que uds mencionan. Saludossss
    4
  3. A diferencia del comentario anterior, el recital estuvo excelente. La gente chilena es super respetuosa. Tuve la suerte de estar allá el viernes y aunque no fuí al campo estuve en Galeria Sur y fue como verlo en un teatro pero la gente tenía muchísima onda. Todos estuvimos parados en todo el recital y la gente bailaba. La gente de chile sabe comportarse a diferencia de los Argentinos. El recital fué increíble, MUSE nos dejaron sin palabras y ver a U2 fue lo mejor de este 2011 (que recién empieza).
    3
  4. el viernes estuve en el estadio nacional, he quedado fascinado por la envergadura del show. german7 te soy sincero prefiero mil veces el público chileno que el eufórico público argentino, que cuando se pasan de euforia son insoportablemente mal educados.
    2
  5. Yo estuve el viernes ahí, y si bien el show es impactante, volví con gusto a poco por lo amargos que son los chilenos. Ojo, que no soy el tipico mendocino anti-chileno, voy seguido y nunca tuve problemas. Voy a seguir yendo de vacaciones, pero a un concierto de rock, no voy mas. En el 2005 vi a U2 en River y a pesar de traer un espectaculo de menor envergadura, la pasé mucho mejor por la energía de la gente. El viernes estaba a 20 o 25 metros del escenario (campo) y vi gente al lado mio que no cantó una sola estrofa, ni saltó una sola vez en toda la noche, increible que paguen una entrada tan cara para ir solo a ver que onda el escenario.
    1