Piazzolla, el hombre que transformó el tango para siempre

A 90 años de su nacimiento, el compositor y bandoneonista Astor Piazzolla condensó en su obra, prolífica e influyente, las diversas corrientes evolutivas de tango y elevó el género a un nuevo nivel, sinfónico, que cambió para siempre la forma de crear y apreciar esa música.

El tango, que nació hace poco más de cien años como una música triádica y sencilla, reviste hoy un perfil que, si bien mantiene aquella esencia, puede asumir disonancias y formas armónicas sofisticadas. Piazzolla fue una figura indispensable en esa transformación.

Formado en la música erudita y entrenado en el discurso musical del jazz, Piazzolla impregnó al tango de una estética más rica y compleja, con un estilo singular y poderoso que combinó elementos nuevos con el pulso natural del género.

Astor Pantaleón Piazzolla nació el 11 de marzo de 1921 en Mar del Plata y vivió 71 años en los que desplegó una obra con alrededor de mil composiciones originales.

La vigorosa transformación de su música se ganó, en su tiempo, el elogio y el repudio de sus pares. Hoy nadie compone tango sin considerar su música.

A los 8 años, su padre le regaló un bandoneón e inició sus estudios que tuvieron una etapa esencial en Nueva York (donde su familia se radicó entre 1925 y 1936) bajo las enseñanzas del pianista húngaro Bela Wilda, discípulo de Rachmaminov.

La historiografía del tango se complace en destacar su temprano encuentro con Carlos Gardel en Manhattan, en 1934, promovido por su padre.

El Zorzal invitó al joven a participar de la película "El día que me quieras" (1935) (donde Piazzolla interpretó a un canillita) y luego en su gira americana que terminó con el trágico accidente aéreo en Colombia.

De vuelta en la Argentina, Astor inició en 1941 otra etapa decisiva en sus estudios con Alberto Ginastera y se convirtió en arreglador de la orquesta de Aníbal Troilo, de la que formaba parte como bandoneonista desde 1939.

A menudo Troilo debía moderar sus composiciones para no espantar a la ortodoxia tanguera.

En 1944 abandonó la orquesta de Troilo para formar una propia que acompañó al cantor Francisco Fiorentino, pero la experiencia sólo duró hasta 1949 cuando Piazzolla, decidido a investigar nuevos horizontes artísticos, abandonó el tango y el bandoneón para estudiar nuevas sonoridades. Tenía 28 años.

En París, mientras estudiaba, gracias a una prestigiosa beca, con la pedagoga Nadia Boulanger encontró su estilo personal y se reconcilió con el tango.

Volvió a la Argentina en 1955 y formó el Octeto Buenos Aires (dos bandoneones, dos violines, contrabajo, cello, piano y guitarra eléctrica), que fue el motor de sus innovaciones compositivas y significó la ruptura definitiva con el formato tradicional.

La revulsiva experiencia del Octeto continuó sólo hasta 1958, cuando Piazzolla lo disolvió para emprender un viaje a Nueva York donde trabajó como arreglador. De esa etapa surgió el célebre "Adios Nonino", escrito a raíz de la muerte de su padre.

De nuevo en Buenos Aires, ya en los sesenta, Piazzolla conformó el Quinteto que fue, acaso, la formación que mejor expresó sus ambiciosas ideas musicales (bandoneón, violín, bajo, piano y guitarra eléctrica).

Inauguró un nuevo ciclo musical en 1968, asociado al tango canción, en conjunto con el poeta Horacio Ferrer y la cantante Amelita Baltar, que fue su pareja (en 1966 se había serparado de su primera esposa, Dedé Wolff).

En 1972 Piazzolla se radicó en Italia e inició una serie de grabaciones, entre ellas "Libertango", con las que se ganó el prestigio del público europeo.

En sus últimos años, acaso los de mayor difusión de su música, intensificó su exploración en la música sinfónica. Murió el 4 de julio de 1992 afectado por una trombosis cerebral.

So obra, inmensa, encontró inspiración en las inovaciones de Osvaldo Pugliese en piezas como "Negracha" o "La Yumba", para después encontrar un lenguaje propio que se expresó en composiciones populares como "Balada para un loco", "Chiquilín de bachín", "Decarísimo", "María de Buenos Aires", entre tantas más.

Piazzolla incorporó al tango sonoridades hasta entonces consideradas disonantes, cadencias armónicas propias de otros géneros e impuso una célula rítmica diferente de la tradicional: agrupando las ocho corcheas del compás clásico de cuatro por cuatro en subgrupos de tres, tres y dos, con acentuación en las corcheas uno, cuatro y siete.

Ya no quedan en el ambiente del tango corrientes relevantes que resistan la transformación musical de Piazzolla.

En su tiempo se dijo que su música no era tango; hoy no es posible concebir el género fuera de su obra.

 

Opiniones (3)
21 de agosto de 2018 | 05:35
4
ERROR
21 de agosto de 2018 | 05:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A los que nos gusta el tango por ahí nos encontramos con estos tipos, los que le dan una importancia desdmesurada a la obra de Piazzola, es más, vos le preguntás: ¿te gusta el tango? y ellos te contestan: Sí,.. Piazzola, en esos casos yo repregunto, bueno pero te gusta o no te gusta el tango? Y hay empieza la discusión. Piazzola fué es y será una parte de todo ese bagaje cultural al que llamamos tango, música por la que nos conocen en el mundo entero, el tango es una forma de ver la vida nuestra forma de ser Argentinos. Flaco favor le haremos a todos los maestros que pasan y pasaron dejando cada uno de ellos su impronta, su particular mirada si vanagloriamos a uno de ellos por sobre el resto. Además, por más innovaciones y variaciones en las que investigó Astor fué justamente cuando se acercó a las "viejas" raíces tangueras cuando tuvo más éxito.
    3
  2. El Genio frente a nuestra crisis cultural.
    Sin embargo, aún hoy no es valorarlo en su justa dimensión. Elogiarlo por demás es incluso pueril si su música no es escuchada o estudiada. Un signo de la decadencia de los gustos argentinos puede estar en el hecho de que (y digo a modo de ejemplo pueril) hoy es imposible encontrar música actual que no depende exclusivamente de un cantante. A la inversa, la producción de Piazzolla más importante y abundante, prescinde de cantante. Por otro lugar, la música Argentina ha perdido paulatinamente algo que sólo se daba en el Tango y, muy especialemente en Piazzolla: el sentido de lo sublime. Y particularmente con Piazzolla se fue también el ejemplo de la lucha intelectual por querer elevar la cultura argentina, pese a las más violentas manifestaciones de argentinos en su contra. Realmente este señor fue un ejemplo de estudio, constancia, lucha y progreso.
    2
  3. Piazzola hizo todo lo que tenia que hacerse en el tango , fue la cumbre en investigación. después de él, no hubieron más avances en el tango, todo lo que vino después ha sido siempre un homenaje a Astor.
    1