El mendocino heredero de una venganza

Estudiaba educación física, es oriundo de Maipú y ahora trabaja, casualmente, en la exitosa novela que basa  su historia en la vida entre viñedos. En la tira, ya conquistó el corazón de Marcela Kloosterboer.

Descubrió su vocación en una clase de expresión corporal. Tenía 20 años y estudiaba educación física en la ciudad de Mendoza. Y de repente, mientras preparaba una escena de diez minutos junto a un amigo para los primeros parciales de la carrera, se encontró llorando sin parar. “Me cargaba de tanta adrenalina y pasión al actuar que se me caían las lagrimas”, recuerda Marco Antonio Caponi (27). “Desde ese momento cada vez que actuaba no podía evitar ponerme a llorar. Entonces me di cuenta de que tenía que cambiar mi profesión”, asegura.



A partir de esa primera revelación, Caponi empezó un largo camino que lo llevó a transformarse hoy en el enamorado de Marcela Kloosterboer en Herederos de una venganza, la nueva tira de Pol-ka para el prime time de Canal 13. Marco dio el primer paso en el camino de la actuación cuando participó en un casting que organizó el maestro de teatro Esteban Mellino en la ciudad de Mendoza. “Todos subían al escenario sin problema y yo no me animaba. Fui uno de los últimos en pasar”, recuerda. Mellino quedó impresionado por la performance de Marco y cuando terminó el casting le ofreció una beca para estudiar en su escuela. “Cuando recibí la beca, lo llamé a mi hermano para contarle y me emocioné como si me hubiera consagrado. En ese momento sentí que había conseguido el éxito de mi vida, y en realidad era sólo un momento”, dice.

Leer más en Hola, La Nación

Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 21:08
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 21:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"