Nicole Kidman volvió más hermosa que nunca

Se habla del regreso del Ave Fénix. Tras varias superproducciones, la actriz australiana decidió volver a la Tierra cuando aceptó el reto de protagonizar “Rabbit Hole”. En la gala de los Oscar, brilló como nunca con su tercera nominación a mejor actriz. Aquí, una entrevista exclusiva y algunas fotos perturbadoras.

La prestigiosa publicación española DTLux se regaló el placer de entrevistar a la famosa Nicole Kidman: “nos recibió en Los Ángeles para hablar de su último trabajo”, publican. Aquí, la nota, realizada en las horas previas a la entrega de los premios Oscar.

A diferencia de otros actores que se han vendido al mejor postor para convertirse en reyes de la taquilla, Nicole Kidman se une de vez en cuando a proyectos independientes en los que da rienda suelta a sus dotes interpretativas.

Películas como “Dogville” (2003) o “Las horas” (2002) -que le valió un Oscar de la Academia- le han dado muchas alegrías, mientras que superproducciones como “Invasión” (2007) o “Australia” (2008) parecen haberle hecho entender el atractivo de proyectos pequeños y más personales.

Es el caso de la cinta que estrena próximamente y por la que ha recibido su tercera nominación a los Oscar: “Rabbit Hole”. Por si protagonizarla fuera poco, también la coproduce. Kidman interpreta a Becca, una mujer casada y con un hijo de cuatro años que es atropellado por un joven (Miles Teller) mientras cruzaba la calle persiguiendo al perro de la familia. La sexy actriz australiana (para quien no lo sepa, en realidad nacida en Hawái) sigue en la cima.

¿Por qué te decidiste a rodar “Rabbit Hole”?

Llevaba tiempo queriendo que el libro se llevara a la gran pantalla. Cuando lo leí me tocó profundamente y me hizo llorar. Leo mucho y no es fácil hacerme sentir así. Me preocupó al principio que era un proyecto demasiado pequeño para llevarlo al cine, pero cuando David (Lindsay-Abaire, autor del libro) decidió añadir más personajes, la cosa cambió.

¿En algún momento te planteaste no rodarla?

No fue fácil. Mi hija tenía diez meses, y fue un poco decepcionante conseguir la financiación para la película justo en aquel momento. Tenemos una granja en Tennessee donde vivimos ahora la mayor parte del tiempo y me resultó complicado salir de mi vida cotidiana. Pero Keith (Urban, su marido) me animó a hacerla, me dijo que era importante para mí. Su empujón me vino muy bien y estoy muy orgullosa de que me convenciera.

Y también has producido la cinta...

Sí, conseguimos reunir los 3 millones de dólares que necesitábamos y, con ese presupuesto, se va a recuperar el dinero fácilmente, incluso si no va mucha gente a verla. Ha sido doloroso todo el proceso de llevar a cabo esta cinta, aunque un dolor ‘agradable’. Mucha gente me ha descrito como una masoquista porque siempre elijo estos papeles oscuros, que sufren y pasan calamidades, pero me gusta intentar entender por lo que la gente pasa, sus sufrimientos.

Imagino que cuando no estás trabajando te gusta hacer cosas un poco menos dramáticas, como ver deportes. ¿Cuáles te gustan?

Me encanta el tenis, lo practico a menudo, y el fútbol americano, del que sé bastante. Son mis favoritos. Me encanta correr porque mi padre, que participa en maratones incluso hoy, a sus 73 años, me lo inculcó desde pequeña.

¿Eres de Rafa Nadal o de Roger Federer?

De Federer (sonríe). ¿Tú no?

No. Yo, por supuesto, de Rafa Nadal. Cambiando de tema, ¿volverás a hacer teatro?

Tengo planeado hacer una obra de Tennessee Williams este año. Ya estoy empezando a pensar en el personaje y a prepararme mentalmente.

¿De qué obra se trata?

“Sweet Bird of Youth”.

Volviendo a “Rabbit Hole”. ¿Este tipo de papeles te hacen mejor persona?

Al rodar esta película me di cuenta de que conocía a mi personaje muy bien, no sé explicarte cómo. Hay una escena con Dianne Wiest, que interpreta a mi madre, en la que aprendí mucho. Y creo que David ganó el Pulitzer precisamente por ese pequeño speech que da. La interacción entre la pareja protagonista, especialmente tras levantarse sin haber dormido bien, y la conversación que tienen en la cocina es increíble. Son diálogos interesantes, en los que cualquier persona que esté en una relación se puede ver identificada. Me encanta cómo acaba la película, con un final que no te aclara mucho lo que va a pasar. Ambos dándose la mano en el jardín. No es raro un final así para una cinta europea, pero para una americana lo es. Me fascina porque es real.

En la gala de los Oscar volverás a ser protagonista: estás nominada por tu papel de Becca. ¿Recuerdas si con “Las horas” tenías la sensación de que ibas a ganar un Oscar?

Un día me llamó Oprah (Winfrey, famosísima presentadora de la televisión estadounidense) y me dijo que iba a ganar el Oscar. Después empecé a oír que no y al final me lo dieron. Ahora, mirando hacia atrás, cambiaría algunas cosas, como que no llevé a mi hijo a la ceremonia y olvidé dar las gracias a mi padre y a mi acting coach. En fin, que si pudiera, lo repetiría.

Quizás puedas rectificar el 27 de febrero... ¿Dónde tienes el Oscar que ganaste?

Se lo di a mis padres, que lo tienen sobre la chimenea, porque fueron mi gran apoyo en mis comienzos, los que me consolaban cuando me rechazaban audición tras audición.

 

Fuente: DTLux.

Opiniones (0)
21 de mayo de 2018 | 22:21
1
ERROR
21 de mayo de 2018 | 22:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"