Fabiana Bravo, una profetisa en su tierra

La mundialmente reconocida soprano actuó junto a la Sinfónica de la Universidad Nacional de Cuyo y refrendó su romance con el público mendocino. Se trató de un inolvidable y multitudinario concierto que se destacó por la calidad musical y el rimbombante cierre de fuegos artificiales.

Es que, si tenemos en cuenta lo que pasó el sábado a la noche en la plaza mayor de los mendocinos, el dicho "nadie es profeta en su tierra" encuentra la excepción a la regla.

“Siempre me preguntan qué tiene que ver la ópera con la vendimia… y después de pensarlo mucho, yo respondo que… ¡nada!”, dice Fabiana Bravo.

“La verdad es que no tiene nada que ver, pero es lo que yo hago. Es lo que yo puedo aportar. Lo cierto es que cada vez que llega enero y febrero yo empiezo a ponerme ansiosa, pensando si seré convocada o no. Comienzo a leer diarios y buscar por Internet a las candidatas, a enterarme de cualquier cosa lo que va pasando en Mendoza… Espero mails, llamados… ¡No concibo no estar en Vendimia! Y cada vez que me llaman me embarga una emoción hermosa. Solo un mendocino sabe lo que se siente vivir la Vendimia. No se puede transmitir a otro. La llevamos en la sangre”, comentó en la conferencia de prensa.

Y ese amor que ella tiene por la Vendimia se toca, se siente, se transmite. Eso fue lo que pasó hace horas, en la plaza.

Ni un alfiler. La plaza Independencia, repleta.

Más de 30.000 personas. Esos fueron los números que manejaron tanto los agentes de la Subsecretaría de Turismo, Cultura y Desarrollo Económico de la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza como el personal afectado de la Policía de Mendoza, en cuanto a la cantidad de personas que colmaban la Plaza Independencia.

Alrededor de las 21:45, y con entrada libre y gratuita, el espectacular concierto en el que se unieron la voz única de Fabiana Bravo con la maestría y el profesionalismo de carlos Vieu y la Orquesta Sinfónica de la Universidad Nacional de Cuyo se transformó en una fiesta popular en la que daba gusto estar. 

Apertura clásica. El espectáculo comenzó con la sección de arias de ópera, y el primer mito se desplomó sin remedio. Ese cuento chino que dice que la lírica es para entendidos, y que no todos la aprecian. Que argumenta que únicamente los de determinada alcurnia pueden disfrutar a Puccini, Verdi, Mascagni o Gershwin, mientras que el “populacho” se aburre.

Nada más lejos de la realidad. Desde que abrió el concierto la Sinfónica la emoción de todos –quizás aportó al clima ideal la bella noche citadina, la excelente organización, la hermosura de la plaza- era palpable.

Cómplices. La soprano y el maestro, una dupla que garantizó el éxito.

Cuando hizo su aparición Fabiana y entonó “O mio babbino caro”, de Gianni Schichi, algunos reaccionaron con lágrimas y piel de gallina. “Soy descendiente de italianos, y mi bisabuela canturreaba todos los días estas piezas entre las ollas de la cocina. Me siento transportado a mi infancia, a sus brazos cansados pero fuertes al mismo tiempo que me hacían `upa´, que me cocinaban, me acariciaban, me hacían dormir junto a esas canciones… ¡Qué recuerdo maravilloso!”, comentó Santiago, que fue bisnieto de “dona” María y ahora es un joven traumatólogo.

Le siguieron otras composiciones clásicas, algunas puramente instrumentales y otras con la hermosa voz de la Bravo: la obertura de “Nabucco” y de “La Forza del Destino”, “Pace, pace mio Dio”, también de “La Forza del Destino” de Verdi; el “Intermezzo” de “Manon Lescaut” y luego de la mano de Puccini llegó “Vissi D'arte”,  de la ópera “Tosca” –otra de las grandes ovaciones-.

“La Mamma Morta de Andrea Chenier”, de Giordano; el “Intermezzo” de “Cavalleria Rusticana” y “Voi lo Sapete o Mamma”,  también de “Cavalleria Rusticana”, de Mascagni. Para finalizar el primer tramo del recital, la soprano entonó “My man's gone now”, de la obra “Porgy and Bess”, de Gershwin.

La Sinfónica también recibió una ovación de pie.

El cierre, con los cantos de todos. La segunda parte fue bien nuestra: “Compadre del Sol”, de Aníbal Cuadros; “Tonada de Otoño”, de Damián Sánchez; “Virgen de la Carrodilla”, de Hilario Cuadros –otro de los momentos más emotivos- y un final con el público de pie y cantando al unísono la “Marcha de la Vendimia”, de Egidio Pittaluga.

“Les pido disculpas, estoy un poco enferma”, explicó Fabiana… como si alguno hubiera notado alguna imperfección. O como si no hubiera sido perdonada.

Saludando a Mendoza y deseando la mejor de las suertes a las candidatas departamentales, la diva se fue con un importante ramo de rosas, entregado por Víctor Fayad –el intendente de la Ciudad confesó sentir un amor platónico por la cantante, y se asumió fanático incondicional-.

Otro de los sectores de la plaza, esta vez frente al escenario.

El broche de oro: majestuoso. Contrastante con lo vivido, pero decididamente grandilocuente fue el final de la velada. Gracias al aporte de Tarjeta Nevada -que solventó el espectáculo final-, veinte minutos de imponentes fuegos artificiales se adueñaron del cielo del microcentro mendocino y dejaron boquiabiertas a las miles y miles de almas que pululaban por la plaza y alrededores.

Al ritmo de Black Eyed Peas, Lady Gaga y otros intérpretes de música dance, el espectáculo pirotécnico hizo que los que caminaban por la megadegustación de calle Sarmiento se acercaran, y los vecinos de los alrededores abrieran sus ventanas o salieran al balcón en forma masiva.

“¡Esto es nunca visto! ¡Estamos shockeados! La verdad, es mágico”, opinaba un grupito de adolescentes.

Y es una buena palabra para resumir: fue una verdadera noche mágica en la Ciudad.

Opiniones (2)
26 de mayo de 2018 | 11:44
3
ERROR
26 de mayo de 2018 | 11:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. es destacable el esfuerzo de la muni por traer un especctáulo de primer nivel. excelente ! lo único que no me agrada es que se tiren tantos fuegos artificiales. las aves de la plaza quedan muy aturdidas y abandonan sus nidos con huevos y hasta dejan los pichoncitos que tienen un triste fin.
    2
  2. Buenisimo el evento, sin precedentes en Mza y genial la nota Fede. Aplaudo de pie a la Municipalidad!
    1