Deportes

Riquelme contra Falcioni: los motivos que alteraron la convivencia

El ida y vuelta de frases ya comenzó a tallar en una relación que pasó a ser tensa. Algunas declaraciones del enganche molestaron al entrenador, mientras que al jugador no le cae bien la forma de trabajar del ex Banfield. ¿Por qué lo borró?

Sacar a un peso pesado de un equipo nunca fue fácil. Aunque para Julio César Falcioni eso no es un trabajo complicado. Alguna vez lo había echo en Independiente con Lucas Pusineri, a quien borró de un plumazo, tras un buen torneo en lo individual y colectivo, por no entrenarse de la mejor manera. Hoy, la historia se repite. Esta vez, con un ídolo superlativo como Juan Román Riquelme, un jugador que en el último tiempo se movió más entre los roces con entrenadores y compañeros que en mismísimo césped junto a la pelota.

Para Falcioni hay formas de entrenarse. Siempre con predisposición y dando el máximo de sí para ganarse un lugar en la cancha. A Riquelme eso le molesta. No está acostumbrado a que un entrenador lo exija tanto en las prácticas, además de la ideología antagónica que tienen de ver el fútbol. Uno prefiere el orden y el trabajo de hormiga en el mediocampo, el otro, ser más vertical, jugar por abajo, con la pelota debajo de la suela.

La incompatibilidad se acrecentó con algunas declaraciones que no gustaron en el seno del cuerpo técnico. Riquelme no valoró demasiado el trabajo de Boca en la pretemporada ni en los amistosos de verano, justamente, donde él ni siquiera había jugado un minuto y donde Falcioni plasmó su 4-4-2 intocable. La vez que intentó trocarlo, Godoy Cruz lo  hizo añicos en La Bombonera. A eso, hay que sumarle el poco diálogo que “Pelusa” mantiene con sus dirigidos. No hay diferencias para nadie: trata igual al más juvenil o al más representativo.

La bomba estalló con la decisión más dura en los últimos años de la historia “xeneize”. Falcioni borró a Riquelme del equipo y ni siquiera lo hace concentrar. “Preferimos que trabaje”, dijo el técnico, que ni siquiera llamó a Riquelme para contarle la decisión a solas, algo que, a priori, hubiese sido ideal para calmar la ira del enganche. Pero en Boca se acabaron los privilegios. Quizás ese sea el punto fundamental para entender que la guerra estalló y las consecuencias pueden sembrar esquirlas si mañana no le gana a All Boys. 

Fuente: Infobae
Opiniones (1)
24 de mayo de 2018 | 00:17
2
ERROR
24 de mayo de 2018 | 00:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. que paso con el triztelme, no quiere correr...? jajaja ese es un mafioso... manipula la barra para que presionen... grito a voces..
    1