"Para ganar, hay que saber pasar"

“Si en el póker querés ganar, tenés que aprender a pasar”. Esta frase de un estimado amigo es clave al momento de enfrentar una mesa de póker. Porque una vez que estás en la mesa, tenés que tener la claridad y rapidez suficiente para determinar tu estrategia de juego de acuerdo a la mano que recibiste.

Cuando recibís las cartas está la opción de jugarlas, y pensar una forma para enfrentar la mano, o dejarlas pasar y no entrar en el juego. Esta decisión es clave y dependerá de la fuerza de tu par de cartas y también de la posición que estás ocupando en la mesa.

Vamos primero por la posición. En la mesa las primeras posiciones son las peores, o sea, quienes están a la izquierda del botón, porque estás con la obligación de ser el primero, o de los primeros, en apostar, lo que implica que no tendrás el control de la mesa.

En una mejor posición, pero que aún necesita mucho de cuidado, están las posiciones intermedias, que lógicamente son aquellas que no están inmediatamente al principio, pero que después de vos aún hay más jugadores.

La mejor posición, y la que siempre se tiene que aprovechar, es la que está al final de la vuelta. O sea, las que están a la derecha del botón o sobre el mismo botón. Es un lugar clave, pues tenés un panorama completo de la mesa porque ya viste todo lo que hicieron los demás jugadores.

En estos casos, la fuerza de la mano será fundamental, porque en caso de tener una mano débil y una primera posición, es recomendable dejar pasar la mano e ir en busca de una mejor jugada en la próxima. En cambio si tenés un buen par de cartas, tenés que jugarlas con inteligencia para lograr ganar la mano.

Por ejemplo, si tenés un par de “9” puede parece una buena mano, porque conseguiste un par de partida. Sin embargo, puede convertirse en una mano muy débil, ya que alguien puede tener un par mayor o, en su defecto, una carta mayor que con un buen flop puede superarte. Cuando te tocan estos pares lo único que te ayuda seguro es otro “9”, por lo que lo que parecía una buena mano se transformó en nada.

Un par de 7, 8, 9 y hasta 10 no te asegura mucho, ya que las estadísticas dicen que en el 45% de las manos una carta alta supera a un par bajo servido.

Pero como son muchas manos y tantas las opciones, es bueno comenzar a conocerlas y ponerse en todas las posiciones posibles. Para eso existen un par de herramientas en la web que, si bien no sirven a la hora de jugar en una mesa viva, para comenzar a conocer las mejores combinaciones y entender la temática son muy útiles.

Revisá las calculadora de manos y revisa algunas de las probabilidades que tenés de ganar con una determinada mano. Mirá una calculadora aquí o si preferís hay otra aquí

Nos leemos el próximo sábado.
Opiniones (0)
26 de mayo de 2018 | 05:35
1
ERROR
26 de mayo de 2018 | 05:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"