Luciano Castro: “No me importa que me encasillen como galán o sex symbol: yo me siento actor”

Protagonista de Herederos de una venganza, la novela éxito de El Trece, habla de sus épocas de desbordado –por las que hoy continúa haciendo terapia–, de su origen humilde, de su fama de difícil y malhumorado, de volver a apostar al amor con su pareja, la actriz Sabrina Rojas, y de su competencia con Pablo Echarri.

"Soy un gordo recuperado”, lanza de movida Luciano Castro (35), y la verdad es que semejante sinceridad lo baja de ese pedestal inalcanzable que en general parecen transitar ciertos galanes actuales: siempre lindos, impecables, musculosos, depilados, valientes, geniales, estupendos, divertidos, intrépidos, ganadores...

Digamos que da la sensación de que el protagonista de Herederos de una venganza –novela del prime time de El Trece, con un promedio de 20 puntos de lunes a jueves a las 22.30 horas– invierte más tiempo en todo lo que tiene que ver con familia, orígenes y principios –no habla de códigos “porque es un término muy vapuleado” – que en encontrar el corte de pelo que lo haga más deseado o en buscar desesperadamente la mejor crema humectante para el cuerpo.

“Necesito hacer esta entrevista para que la gente conozca quién soy y el laburo que hago, pero también soy consciente de que la semana próxima viene otra tapa y ya nadie se va a acordar de mí. ¿Y sabés que va a pasar? ¡A la nota de este gordo la usarán para prender el fuego del asado! Sí, soy un gordo adelgazado. Bajé 9 kilos para esta novela. Cuando terminé ‘Campeones’ pesaba casi 100... ¡Una barbaridad! Y ahora estoy en los 90”, explica, y aclara que hoy se encuentra bajo una dieta estricta, que le da muy buenos resultados.

Si querés leer más de esta nota que aparece esta semana en Revista Gente, hacé click acá.
Opiniones (0)
18 de junio de 2018 | 17:15
1
ERROR
18 de junio de 2018 | 17:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"