¿Cuándo defender o dejar ir las ciegas?

En esta nueva columna de póker veremos algunso consejos básicos para jugar bien las ciegas o apuestas iniciales. Como se trata de apuestas obligatorias, tenés que lograr la claridad suficiente para el momento en que sea tu turno de poner estas fichas sobre la mesa.

Tras el primer acercamiento al póker, conociendo las manos y entrando un poco en lo que es el ritmo del Hold’em, podemos ir al campo del juego y conocer las mejores formas de enfrentar cada mano. Para refrescar no olvidés mirar bien las reglas del juego y sus manos aquí, porque es un aspecto clave para poder seguir avanzando en este apasionante juego deportivo.

Mirá el video explicativo por si aún no conocés cómo se juega al Hold'em póker, es un video muy claro, pero en resumen todos los jugadores reciben dos cartas y deben formar la mejor combinación posible con cinco cartas comunitarias que van apareciendo por tandas. Los dos jugadores a la izquierda del botón del repartidor ponen las apuestas iniciales, la ciega pequeña y la ciega grande.

Luego, comienzan las rondas de apuestas (pre-flop) antes de ver las tres primeras cartas comunitarias, denominadas flop. En cada ronda de apuestas se puede igualar la cantidad de fichas de las apuestas iniciales, subir, pasar o retirarse, pero antes de ver nuevas cartas sobre la mesa, todos los jugadores deben tener la misma cantidad de fichas apostadas.


Una vez que están las apuestas, el repartidor muestra las tres primeras cartas, el flop, y se inicia una nueva ronda de apuestas con la misma forma que en el pre-flop. Una vez que todas las apuestas están igualadas después de la ronda, se muestra la cuarta carta comunitaria, denominada Turn.

El proceso sigue igual y viene una nueva ronda de apuestas que al completarse permite que se muestre la quinta y última carta comunitaria, denominada River. Tras su aparición va la última ronda de apuestas. Con las cinco cartas y las dos que tiene cada jugador, se debe intentar formar la mejor mano esperando superar al resto de los jugadores, la mayor se lleva todas las fichas apostadas.

Mirá el video explicativo.



Las ciegas

El primer punto clave a considerar al momento de comenzar un juego de póker es la posición que vos ocuparás en la mesa en cada una de las manos. Cada juego será diferente gracias a la ficha dealer o repartidor. Se trata de un botón que indica donde empiezan a repartirse las cartas y quienes son los encargados de poner sobre la mesa las apuestas iniciales, también conocidas como ciega pequeña (small blind) o ciega grande (big blind), la ficha se mueve en cada mano un puesto hacia la izquierda.

El primer jugador a la izquierda del botón será el encargado de poner la ciega pequeña y quien esté inmediatamente después la ciega grande, sin olvidar que el juego siempre se mueve hacia la izquierda. El valor de cada una de estas apuestas dependerá del torneo o tipo de juego que realicemos, pero en los torneos, generalmente, las ciegas aumentan tras un determinado período de tiempo.

Las ciegas son importantes porque obligan al jugador a poner fichas sobre la mesa, independiente de la calidad de las cartas que tenga en la mano. Sea buena o mala su mano, el jugador debe realizar la apuesta y debe tener la claridad suficiente para defender sus fichas sin poner en riesgo el futuro de su juego.



Ya que en algún momento tenés que poner fichas obligatoriamente, considerá lo siguente:


-En el 70% de las ocasiones tu mano será mala y deberás elegir -dependiendo si hiciste la ciega grande o pequeña- abandonar el juego y no arriesgar más fichas o ir en busca de buenas cartas en el flop. Si tenés la ciega pequeña, y no tenés una buena mano (un par alto o una combinación alta), no vale la pena arriesgar fichas.

-Si nadie sube las apuestas en la primera onda y psusiste la ciega grande, tenés la oportunidad de cambiar la historia en el flop, siempre y cuando hayas logrado, aunque sea, una de tus dos cartas altas. De no conseguir un par alto en el flop, es mejor abandonar y no arriesgar fichas más allá de lo que obligó el juego.

-Si tocaste el 30% de las posibilidades y tienes una buena combinación inicial, debemos pensar en un juego más agresivo, ya que contamos con la ventaja de la posición por ser los últimos de la mesa en apostar antes de ver las cartas del flop. Al ver el juego de toda la mesa, tenés el control para subir la apuesta y eliminar jugadores que apostaron esperando un flop que los ayude, pero si tu apuesta otro jugador la re-sube, tenés que ser cauteloso(a) y tener en la mira los movimientos de tu rival.

-Si tenés un par de ases (AA) o de reyes (KK) tenés la opción de hacer un all-in, o jugar todo, aunque ningún jugador haya subido, pero dependerá de la estrategia que querés seguir. Muchas personas lo hacen para asegurar un monto de fichas cuando la mayoría de los jugadores de la mesa pagó las apuestas iniciales y el pozo es considerable.

-Con un par de dama (QQ), de jotas (JJ) o de 10, se debe subir la ciega grande. El objetivo es evitar que entren al juego tus rivales que buscan algo que los ayude en el flop.

-Tener la posición de la ciega pequeña y grande te dará el control del juego antes de ver el flop, pero con las tres primera cartas sobre la mesa, el control pasará al jugador con el botón dealer, quien será el que tendrá el control de la mano si sabe seguir las señales correctas.

En resumen, es preferible dejar ir las ciegas antes que arriesgar una cantidad importante de fichas si no se tenés una buena mano inicial. No vale la pena defender una mano mala “bluffeando” o tratando de engañar al  resto de los jugadores cuando se hacen las ciegas.

Además, cuando se tiene un par de ases o reyes, si no se va All-in, es importante hacer una jugada agresiva.

Es importante que conozcás los términos utilizados en el póker. Si no los conocés mirálos aquí.

Enviános tus consultas e inquietudes para seguir interpretando a los fanáticos del póker.

Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 13:21
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 13:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"