Deportes

Miguel Russo y Ramón Díaz, dos conformistas con el pálido empate

Ambos camarines se retiraron con una satisfacción digna de un partido de verano, a pesar del poco espectáculo que brindaron los equipos. Mirá los videos con las declaraciones de un partido donde el 0 a 0 fue negocio.

La calma en los vestuarios post partido daba señales del conformismo que existió en ambos equipos, luego del pálido empate 0 a 0 entre San Lorenzo y Racing. Ningún conjunto arriesgó en el juego y muy pocas veces amagaron a exigir a los arqueros, por lo tanto la igualdad sin goles fue lo más justo que le pudo pasar al cotejo.

Tanto Miguel Ángel Russo como Ramón Díaz se mostraron satisfechos con la producción de sus equipos y ambos coincidieron en que “todavía se está probando” de cara al inicio de la competencia oficial. Además el adiestrador Académico hizo hincapié en la mezquindad del Cuervo durante los 90 minutos, mientras que el entrenador del Ciclón reconoció y valoró "el orden en los últimos metros y la táctica a la hora de defender".

Por su parte algunos jugadores reconocieron el pobre juego que brindaron, como el arquero de San Lorenzo Damián Albil: “El resultado fue lo más justo, porque el partido fue realmente malo, hay que entender que estamos en una etapa de preparación, trabajando muy fuerte en la parte física, y eso hace que el juego que se vea no sea el mejor, San Lorenzo tiene un buen plantel y creo que vamos a ser un equipo competitivo”.

Al igual que su arquero, Diego Placente sintetizó en unas palabras lo que fue el duelo de verano: “Hubo muy poco fútbol, pero todavía nos faltan un par de amistosos y tenemos tiempo para hacer ajustes”.

A continuación mirá las declaraciones:

Opiniones (0)
23 de febrero de 2018 | 23:18
1
ERROR
23 de febrero de 2018 | 23:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve