Más de los Golden Globes 2011: princesas y mamarrachas

El ojo de la moda está presente en MDZ, y esta es nuestra particular visión sobre los looks de los Globos de Oro de este año. Deslumbrantes y ridículas, elegantes y ordinarias, finas y perras… Entrá a la nota, mirá las fotos y opiná a través de las dos encuestas. ¿Quién es la más linda? ¿Y la que tomó la decisión más desafortunada? ¡Votá ya!

La alfombra roja de los Globos de Oro siempre despierta gran atención, casi más que los premios en sí. Es que el desfile de modas de la entrada es tan esperado por la prensa y los fanáticos como la lista de ganadores de los premios.

En esta nota, la opinión de MDZ sobre las mejores y peores vestidas. Eso sí: al final te invitamos a que dejes tu parecer en las dos encuestas.

Las 20 mejores y peores vestidas de los Golden Globe 2011

(+) Olivia Wilde. Un strapless entallado de Marchesa para la diosa del momento -"13", en Dr. House-, que luego de la cintura se desplegaba con un corte princesa. ¿El toque de lujo? Algo así como un spray de pepitas doradas cayendo sobre el tul color chocolate, al mejor estilo “cenicienta fashion”. Stunning.

(-) January Jones. A la actriz que saltó a la fama gracias a la serie “Mad Men”, se le fue un poco la mano con el vestidito de Versace. Se destaca siempre por sus atuendos hot, pero un vestido rojo “escándalo” hecho enteramente de flecos y con esos cortes chabacanos que no dejan casi nada a la imaginación… no son la mejor opción para una gala de premios. Slut.

(+) Anne Hathaway. Finura y elegancia, sin discusión. La conjunción perfecta entre recatada y moderna. Un despampanante vestido de lentejuelas de Armani totalmente entallado al cuerpo, mostrando una figura excepcional y un escote en la espalda que cortaba la respiración. Goddess.

(-) Jennifer Lopez. Otra que eligió a Zuhair Murad. El vestido blanco es simple y clásico, pero la elección desafortunada tuvo que ver con el “ponchito” –sí, era un poncho- de tul con piedras. ¿Qué tiene que ver? Unfortunate.

(+ o -) Angelina Jolie. Versace fue el modisto, y fue una más de las que se sumó a la “onda recatada”. Parecido en su corte al de Anne Hathaway –también un escote profundo en la espalda- el color fue una pegada. La calificación no es un “+” definitivo porque… ¡Es Angelina! Esperábamos un poco más de sensualidad. Mature

(-) Sandra Bullock. Súper anticuada, la onda tímida e insulsa del vestido de la actriz sorprendió mucho. El vestido era de Jenny Packham, y tenía aciertos, como los trabajados bordados en cristales… pero el colorcito rosa pálido y “sin sangre” sumado al flequillo espantoso y la carita de bajón… no sumó. Depressive.

(+) Dianna Agron. La actriz de Glee combinó perfectamente un accesorio con su simple pero eficiente vestido. Juvenil, delicada y ubicada, sorprendió para bien. Minimalistic.

(-) Helena Bonham Carter. Es una fija. ¡Siempre mal vestida! ¡Por Dios, que Tim Burton le pague un asesor de moda, por lo menos para cuando tiene que ir a un evento! Esta vez usó un vestido de Vivienne Westwood, con un estampado de varios (y desacertados) colores y un velo superpuesto sobre la falda. ¿La debacle total? La dieron los zapatos, uno de cada color. Ella cree que es divertida… pero es un mamarracho. Hideous.

(+) Eva Longoria. Es menudita, chiquitita, y la elección fue tan perfecta que nadie pudo dejar de detectarla. Usó un vestido de Zac Posen totalmente negro, con pequeñas mangas y un delicioso escote en forma de rombo. El largo, con corte sirena y ajustado al cuerpo le dio el toque justo de drama para la alfombra roja. Show-stopper.

(+ o -) Megan Fox. Un vestido sencillo, rosa pálido, de Armani. Se trató de un strapless con una tira al hombro, decorada en piedras. No es espectacular como otros, pero si es un acierto para la actriz, que parece estar dispuesta a desterrar su imagen de perra en celo. Girlie.

(+) Nicole Kidman. Sobria, y siempre elegante, con un vestido de Prada. El color claro armonizó con el tono de su piel, y toda ella daba una sensación de estar en la presencia de un ser etéreo y delicado. Distinguished.

(+ o -) Heidi Klum. Su belleza no tiene discusión. Pero su vestido en tonos tierra y rojo, con una onda tropical tuvo críticas y aplausos por igual. Hot, fresco y favorable para su look veraniego, ciertos críticos lo tildaron de “demasiado casual” para un evento de esta magnitud. Decontracte.

(+) Sofía Vergara. Un ejemplo de cómo vestir de rojo, ser sexy y no ser ordinaria. La actriz de “Modern Family” se puso un Vera Wang ceñido al cuerpo que hizo suspirar a periodistas, actores y espectadores. ¿El toque esencial? El lazo negro a la cintura, que resaltó aún más su famosa cola latina. Bootylicious.

(-) Scarlett Johansson. El peinado, un espanto. Parecía que la había agarrado un zonda antes de llegar a la alfombra roja. Las mangas tipo mariposa del vestido no convencieron a casi nadie, y la mayoría de los críticos de la moda se desilusionaron: un desperdicio que la belleza de la actriz se perdiera en un atuendo tan soso. Tasteless.

(+) Natalie Portman. Radiante con su embarazo, usó un vestido de satén de Víctor and Rolf y fue una más que se decidió por el rosa –el color de la noche, definitivamente-. El detalle de la rosa roja fue criticado por algunos, pero lo cierto es que fue exquisito y llenó de vivacidad a la futura mamá. Joyful.

(-) Christina Aguilera. Se decidió por un strapless de Murad, pero el encaje negro sobre el forro color piel no fue la mejor elección. La sensación de estar desnuda bajo los estratégicas puntillas, sumado al cargado maquillaje la hicieron ver ordinaria. Además a esta altura, el pelo parece el de una Barbie: totalmente artificial. ¿El descalabro? La falda amplia debajo de la rodilla, en contraste a lo entallado del resto del atuendo. Tramp.

(+) Milla Jovovich. Un color elegido por pocas, entre plata y una onda “ostión satinado” la hizo sobresalir entre los rosas y verdes. Las mangas caídas fueron el detalle elegante. Una falda con mucho vuelo armonizaba y completaba el look, junto al exquisito cabello, recogido hacia un costado. Lady.

(-) Tilda Swinton. Una hecatombe total. Se puso la camisa de un hermano, o un amigo que usa para ir a la oficina, con una falda larga color champagne –que hubiera funcionado con otro tipo de top-. El pelito, era onda "me acabo de levantar de la siesta" y encima, no usó maquillaje ni accesorios. ¡Ponete un arito, Tilda! Witch.

(+) Catherine Zeta Jones. El verde esmeralda de Monique Lhuillier la hacía ver como una princesa salida de un cuento de hadas. Glamorosa al extremo, emocionó con su llegada: la acompañaba Michael Douglas, anunciando su cáncer-free. Dazzling.


(-) Halle Berry. Es difícil “retar” a una mujer tan hermosa como Halle Berry, pero su mini vestido Nina Ricci no era el adecuado para una ocasión tan formal. ¡Por suerte tenía cola, para no pasar vergüenza o momentos incómodos! Sin embargo, en algunos momentos parecía que tenía puesto un pareo de playa con un corset. Trashy.

Un bonus. Dos que se vistieron mal, pero la clemencia nos dio para dejarlas afuera del podio de las peores vestidas fueron Michelle Williams -¿Y ese estampado con margaritas en los Golden Globes? ¿WTF?- y Julianne Moore -¡Ay, esa manguita!-. Las dejamos al final, a modo de advertencia.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Opiniones (0)
26 de mayo de 2018 | 03:56
1
ERROR
26 de mayo de 2018 | 03:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"