Noche de descontrol y alcohol de Susana en Punta

La diva de los teléfonos salió de un bar bastante alcoholizada y se fue conduciendo por las calles de la ciudad esteña una camioneta Mercedes Benz con total impunidad.

Un nuevo verano en Punta del Este que la encuentra a Susana Giménez con algunos tragos de más, pero esta vez poniendo en peligro a otras personas. La diva de los teléfonos salió de un bar bastante alcoholizada y se fue conduciendo por las calles de la ciudad esteña una camioneta Mercedes Benz con total impunidad, mientras los presentes pedían a los gritos, evitando ser atropellados: “¡Cuidado, cuidado!”.

Justo en la noche en que lucía, públicamente, sus últimos retoques estéticos.

Susana fue invitada a presenciar el show que su hermano Patricio Giménez realizó en el restó-club “My Way”, propiedad de Patricio, en la ciudad uruguaya, acompañada por su amiga Teté Coustarot, y luego de acompañar entonando algunas temas del repertorio de jazz y bossa nova en el recital, también disfrutó de las bondades del alcohol y el calor de la descontrolada noche de Punta del Este.

La noche era perfecta para mostrarse en público, luego de recluirse en su mansión, con sus nuevos retoques estéticos, esos que la hicieron ver más joven a lo largo de la noche, incluso recibiendo varios piropos.

Pero el amor del público, la diversión, rodeada de amistades, reflotó un nuevo capítulo de la diva que siempre que visita la ciudad esteña la deja en evidencia, porque el alcohol en los últimos años han provocado sus últimos escándalos.

Al finalizar el recital, la diva debió ser retirada en brazos de su hermano y un asistente del lugar, a causa del estado que presentaba, mientras su amiga, Teté, miraba desde la distancia.

Patricio y su asistente acompañaron a “Su” hasta la camioneta Mercedes Benz que fue estacionada cerca de la puerta de entrada del restó-club, pero lo que sorprendió fue ver cómo la conductora ocupaba el lugar de conductor, mientras que su hermano ocupó el lugar de acompañante y su amiga la parte trasera del rodado, según consigna la edición impresa del Diario Crónica.

Los curiosos en la puerta del lugar eran varios y la diva se mostró muy cordial con todos ellos, pero no lo fue tanto cuando partió raudamente, en un visible estado de ebriedad, conduciendo la camioneta que causó pánico entre algunos presentes que sólo atinaron a gritar: “¡Cuidado, cuidado!”, para evitar que otros sean atropellados.

Cabe recordar que no es la primera vez que la diva muestra este costado alcoholizado durante su estadía en Punta del Este.

En enero de 2009, Susana salió en estado calamitoso de un reconocido restaurante. Tal es así que hasta se tropezó y cayó debido al exceso de alcohol. Varias personas salieron a sostenerla y sonriendo tratando de pasar la frustrante situación reinante.

El tema es que Susana estaba excedida de peso y tuvieron que sostenerla entre cuatro personas para poder así salir del paso y poder subirla a su lujoso Mercedes Benz que la llevó a su finca a “dormir la mona”, como se suele decir por las calles de la ciudad esteña.

Fuente: Primiciasya.com
Opiniones (2)
21 de mayo de 2018 | 16:28
3
ERROR
21 de mayo de 2018 | 16:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. QUE PENOSO QUE SU MEJOR AMIGA Y SU HERMANO NO HAYAN SIDO CAPACES DE OBLIGARLA A NO MANEJAR. Y SEGURO QUE ENCIMA LA APLAUDEN!!! TRISTISIMO:.. DECADENTE........
    2
  2. SOBRE QUE ESTA VIEJA Y GORDA AHORA TAMBIEN LE DA AL TRAGO ... ANDATA A MIAMI A DAR LASTIMA .....GORDAAAAA OLIGARCA
    1