Elisa Carrió enfrenta un juicio que podría destruir su carrera política

Será juzgada por calumnias e injurias. La denunciaron personas cercanas al kirchnerismo, a quienes la candidata a presidente acusó de haber matado a un empresario pesquero. El analista Joaquín Morales Solá ve en este proceso "un riesgo para la democracia.

En una nota publicada hoy por el diario La Nación, Joaquín Morales Solá anuncia un juicio oral del que Elisa Carrió será protagonista. Pero además advierte que ese proceso judicial puede terminar con la fundadora del ARI en la cárcel y tirar por la borda su candidatura presidencial.

Carrió llegará a Tribunales por, supuestamente, haber calumniado e injuriado a un empresario español y a otro argentino, a quienes señaló como los instigadores del asesinato del dueño de la pesquera San Isidro, Raúl Espinosa. 

El juicio oral y público se desarrollará el viernes. Las supuestas calumnias e injurias habrían sido dichas por Carrió cuando denunció la muerte del empresario pesquero Raúl Espinosa. "Esa muerte sigue aún impune, mientras que la persona que más denunció el caso podría ser inmediatamente condenada". sostiene Morales Solá, que ve en ello un riesgo para la democracia.

Otro dato importante es que, cuando denunció ese caso (2004), Carrió llevó por primera vez a la luz pública el nombre de Claudio Uberti, el mismo funcionario (en rigor, un operador fundamental) del presidente Néstor Kirchner que fue echado del Gobierno por viajar en una avión privado, alquilado por el Estado argentino, con una valija con 800.000 dólares en poder del venezolano Guido Antonini Wilson. Carrió describió entonces a Uberti como un destacado recaudador de fondos para las campañas electorales del kirchnerismo.

Antecedentes

El juicio contra Carrió se originó cuando la candidata presidencial señaló a los empresarios Fernando Alvarez Castellanos, español, y Héctor Antonio, argentino e hijo del conocido empresario peronista Jorge Antonio, como probables instigadores del crimen de Espinosa, que fue muerto a balazos.

Alvarez Castellanos y Antonio son propietarios de la pesquera Conarpesa y, según Carrió, aspiraban a quedarse con los permisos de pesca de la pesquera San Isidro, cuyo dueño era Espinosa.

Alvarez Castellanos y Antonio desarrollan la actividad pesquera en el sur del país y tienen muy buenas relaciones políticas con el kirchnerismo. Carrió señaló entonces también al ministro de Planificación, Julio De Vido, como el nexo entre los empresarios pesqueros y el gobierno de Kirchner.

En el acto se iniciaron tres juicios penales contra Carrió por calumnias e injurias. Uno es el de Antonio, el otro es de Alvarez Castellanos y el último lo presentó De Vido, quien pidió la pena de prisión para Carrió.

El escándalo que provocó este último pedido del ministro de Planificación motivó que, en su momento, el Presidente le reclamara a De Vido que desistiera del pedido de prisión. Lo hizo, pero no desistió del juicio penal. 

Posibilidades
 

Si Carrió fuera condenada en el juicio de Antonio, quedaría literalmente en las puertas de la cárcel.
Y seguramente no faltará quien impugne la candidatura presidencial de una persona condenada por la Justicia, aun cuando la resolución se encuentre en apelación.

"Esa eventual presentación la deberá resolver la jueza electoral, María Servini de Cubría, que nunca abandona la vereda donde calienta el sol. Ha cruzado la calle muchas veces en su carrera judicial", subraya Morales Solá.

Y agrega, sobre el proceso judicial: "La contradicción más grande se daría si Carrió fuera condenada por hablar cuando muchos funcionarios de la administración de Kirchner no fueron condenados todavía por supuestos hechos de corrupción".

"¿Elecciones presidenciales sin Carrió? ¿Podría ser eyectada de la carrera electoral sólo por haber hablado en su momento? Si se concretara esa posibilidad, significaría un daño enorme para la credibilidad del sistema democrático", sentencia el columnista.

Y concluye: "Quizá sólo quieran ponerla presa, como lo expuso el ministro De Vido en el comienzo de todo. ¿Para callarla? Si fuera así, es oportuno recordar que el intento resultará fatalmente inútil, porque el periodismo independiente está dispuesto a hacer cola frente a la cárcel de Carrió para llevar sus palabras al aire libre".

Opiniones (4)
23 de febrero de 2018 | 00:46
5
ERROR
23 de febrero de 2018 | 00:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Carrió siempre me pareció una boquifloja. Por más que haya dicho lo que a todas luces parece algo evidente, no puede expresar una acusación semejante. Sobre todo si tiene aspiraciones presidenciales. Por más que parezca tonto, también es un delito calumniar los corruptos.
    4
  2. Devido pide prisión para Lilita??? Es la mejor manera de sacarse la opositora más fuerte que tienen estos delincuentes para asegurarse el triunfo en octubre. ¿Porqué renunciaste a la cámara Lilita? No ves que te quedas sin los foros ¡¡¡
    3
  3. Con todo respeto, estás meando afuera del tarro
    2
  4. Morales Solá es el mayor exponente del "gorilismo" nacional. ¿Prensa independiente?, ¿que tan independiente pueden llegar a ser que se calientan con el gobierno nacional porque no les abre la billetera y les paga por publicidad en sus diarios y revistas?... Vayan a hacer escuchar las críticas de la Carrió desde la cárcel, que ese sí que va a ser motivo suficiente par que sigamos pensando que son independientes...
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve