Peronistas y radicales, de adversarios a socios políticos

Sesenta y un años después peronistas y radicales, vuelven a conformar una fórmula presidencial como lo hicieron en 1946, cuando el frente electoral encabezado por Juan Perón y Hortencio Quijano enfrentó a la Unión Democrática, donde se encolumnó la UCR.

Sesenta y un años después peronistas y radicales, vuelven a conformar una fórmula presidencial como lo hicieron en 1946, cuando el frente electoral encabezado por Juan Perón y Hortencio Quijano enfrentó a la Unión Democrática, donde se encolumnó la UCR.

Cristina Fernández de Kirchner y Julio Cobos reeditan ahora, en situaciones muy similares, la fórmula que llevó por primera vez al gobierno a Perón en 1946, quien había logrado un acuerdo con el sector del radicalismo que lideraba Quijano y con otras fuerzas políticas y sindicales.

La dupla Perón-Quijano se impuso en las elecciones presidenciales de 1946 con más del 50 por ciento de los votos y luego consiguió la reelección de 1952, aunque Quijano falleció un mes antes de asumir.

Como un paralelismo, hace seis décadas el radical Quijano llegaba al Gobierno tras enfrentarse con la conducción nacional del centenario partido, que en aquellas elecciones integró la Unión Democrática junto los partidos Comunista, Socialista y Demócrata Progresista, que impulsó la fórmula José Tamborini y Enrique Mosca.

En el emblemático 1945, Quijano junto a otros dirigentes radicales que levantaban las banderas del yrigoyenismo se separaron de la UCR tradicional y crearon primero una Junta Reorganizadora del partido que luego se denominó Renovadora.

Tras le explosión social que derivó en el 17 de octubre, Quijano, desde la UCR Renovadora, apoyó la gesta del peronismo y respaldó al líder justicialista como el símbolo de la política de los nuevo tiempos.

El 14 de diciembre de 1945, desde los balcones del edificio del Trust Joyero, frente la Obelisco, Perón y Quijano compartieron el primer acto juntos y, un mes después, la fuerza radical declaró la fórmula Perón-Quijano para las elecciones de 1946.

Quijano fue un silencioso pero efectivo vicepresidente de la primera gestión de Perón y en su haber se destaca el manejo de las relaciones internacionales en Sudamérica, y la creación del grupo ABC (Argentina-Brasil-Chile), un anticipo del actual Mercosur.

Tras el renunciamiento de Evita en 1951 a ser compañera de fórmula de Perón en la reelección, Quijano volvió a ser candidato pero esta vez no pudo asumir ya que, más enfermo que la esposa del Presidente, murió el 3 de abril de 1952.

Las relaciones entre peronistas y radicales en tiempos electorales tuvieron otros dos momentos claves, en 1958 cuando Arturo Frondizi, otro dirigente que realizó una incisión del radicalismo tradicional ganó las elecciones tras alcanzar un acuerdo con Perón, quien estaba exiliado en Venezuela.

Frondizi luego cumplió a medias ese acuerdo -consistía en devolver la actividad a los gremios, revertir el proceso económico de los militares golpistas y habiltar al partido peronista- y ese pacto se enfrió.

Una década después, dos enemigos políticos en la década del ´50, Perón y el líder del radicalismo, Ricardo Balbín, se juntaron en la llamada "Hora del Pueblo", que acercó las posiciones de los veteranos dirigentes de cara alas elecciones de 1973.

Cuando Perón regresó definitivamente al país, ya con 77 años y muy enfermo en la casa de Gaspar Campos, en Vicente López, le ofreció a Balbín la posibilidad de compartir una fórmula presidencial pero el dirigente platense desechó la oferta.
Opiniones (0)
21 de febrero de 2018 | 09:06
1
ERROR
21 de febrero de 2018 | 09:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve