Lavagna hizo campaña en Mendoza y volvió a criticar a los "obedientes"

El candidato a Presidente destacó la diferencia conceptual que existe entre su fórmula y la de Cristina K. Sobre la reunión de esta noche con el Partido Demócrata anticipó que no se cerrará su apoyo, dejando abierta esa posiblidad para los próximos días.

Definiendo a su alternativa política, que competirá contra la fórmula kirchnerista en las próximas elecciones presidenciales, como una “concertación de iguales”, el economista y candidato a presidente, Roberto Lavagna, se presentó casi al medio día en Mendoza ante un grupo de productores de la Zona Este, en Casa España de la Ciudad de San Martín.

“Nosotros somos la concertación de los iguales. Hay otra concertación que es la de los obedientes”, aclaró sobre las voluntades que hoy lo apoyan en su candidatura y que se resumen en una concertación entre justicialistas, peronistas, radicales, desarrollistas y demócratas progresistas que el sábado pasado –convención mediante- le dieron un nuevo aval.

“El apoyo de la democracia progresista es casi simbólico”, dijo trayendo a la memoria el trabajo de Lisandro de La Torre, “un hombre que luchó fuertemente por la transparencia y en contra la corrupción en el país”, destacó.

En tanto minimizó el hecho de que en las últimas horas Mauricio Macri se haya mostrado muy lejos de acordar con algún candidato presidencial, señalando que su equipo “estuvo y está muy concentrado en los compromisos que la fórmula asumiría y ejecutaría durante los primeros 100 días de gobierno en materia económica, social, de seguridad e institucional”.

Asimismo no compartió el análisis que durante la mañana de hoy expresó el consultor político Rosendo Fraga, un hombre no vinculado al oficialismo, quien vaticinó que Cristina Kirchner ganaría en primera vuelta debido a que la oposición está desunida.

“En otras oportunidades ya he oído ese tipo de argumentos. Nosotros no compartimos el pensamiento debido a que sostenemos que para gobernar hay que tener coherencia y no se obtiene amontonando gente ni formulando un programa cuyo único punto en común es ir contra algo. Un programa se construye trabajando a favor de algo”, definió Lavagna.

Por otra parte, sobre el posible apoyo local que le prestaría el Partido Demócrata (PD), el candidato a presidente anticipó que aún falta tiempo para cerrar el asunto.

“Con el PD hemos estado trabajando hace 8 meses. Cada vez visitamos Mendoza hemos tenido un trabajo en común con ellos. El resto es algo que hay que dejar fluir naturalmente”, señaló aludiendo a los tiempos propios del partido provincial que lo recibirá a las 20.45 –en su sede partidaria de Sarmiento 667 de Capital- y que según sondeos de MDZol.com tendría con un 50% de intenciones de apoyarlo en su carrera presidencial.

Por los primeros 100 días

El plan de gestión que Roberto Lavagna y Gerardo Morales presentaron la semana pasada para sus posibles primeros días de gobierno nacional se centraron en cuatro ejes temáticos.

El empleo es el primero de ellos y sobre el cual Lavagna hizo hincapié en el trabajo pendiente que existe en el sector de las pequeñas y medianas empresas.

“Nueve de cada 10 empresas en Argentina son las generadores de empleos genuinos”, destacó.

El segundo hizo blanco en el caro asunto de la seguridad, enfatizando que “a Mendoza hace tiempo llegó el problema que antes era casi una preocupación sólo del cono urbano bonaerense”.

El tercero tuvo que ver con la pobreza, un tópico por el que el economista arriesgó a decir que sólo con el crecimiento no se va a solucionar. “Se va a necesitar más, por ejemplo, viviendas que dignifiquen a los trabajadores”, graficó.

El cuarto apuntó sobre el delicado asunto de la calidad institucional, de donde consideró que se desprenden la mayoría de los problemas concretos que sufre actualmente Argentina.

“No puede ser que el Ejecutivo nacional presione a sectores industriales o productivos, a la prensa o a los jueces”, analizó el candidato.

Anuncios y aplausos

En franco apoyo al sector Pyme, el candidato a presidente Roberto Lavagna, anunció en Mendoza que de ser el nuevo jefe de gobierno argentino una de sus primeras medidas sería la de eliminar el impuesto a las ganancias.

El anuncio arrancó el aplauso de los productores que lo escuchaban en Casa España de San Martín de 9 de Julio y Belgrano, quienes además lograron escuchar una crítica opinión sobre el funcionamiento del Banco de la Nación Argentina.

“Hoy el Banco de la Nación es un elefante muy difícil de mover”, sentenció relacionando el asunto a los actuales problemas que las Pyme posee para acceder a tasas de créditos competitivas.
Opiniones (0)
22 de julio de 2018 | 18:17
1
ERROR
22 de julio de 2018 | 18:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"