Es importante sincerar los salarios públicos

Celso Jaque planteó la posibilidad de debatir, racionalmente, los sueldos que el Estado provincial les paga a sus funcionarios. Estas remuneraciones están lejos de acercarse a las expectativas de profesionales prestigiosos o con las capacidades necesarias para hacerse cargo del destino de todos los mendocinos. Hay que revertir esta lógica.

Hace días el gobernador Celso Jaque puso a debate el sinceramiento salarial de la Administración pública. Con buen criterio, ha planteado que el manejo de los recursos públicos necesita de gestores que no sólo sean eficientes y honestos, sino que también sus capacidades estén acordes con su remuneración. Y esto está muy bien.

Cuando les propusimos a nuestros lectores que opiniaran sobre este tema, mayoritariamente se expresaron en contra de algún tipo de adecuación de los haberes de los funcionarios de gestión. Y más allá de esa opinión, creemos que es valioso poner negro sobre blanco una escala que está atrasada, no sólo respecto de otras similares de otros estados provinciales, si no también, de personas que cumplen tareas de responsabilidad similar en el ámbito privado.

Hace muchos años atrás, durante la gestión de José Octavio Bordón, se planteó, creemos demagógicamente, una pauperización de los sueldos de los funcionarios políticos (directores, subsecretarios, ministros y asesores). Obviamente, una medida de estas características fue bien vista, y nadie se animó a plantear un criterio racional en otro sentido.

Tras el paso de los años, la actualidad nos encuentra con que aquellos profesionales capacitados que muy bien podrían hacerse cargo de áreas importantes, sensibles y trascendentes del gobierno provincial, hoy se niegan a formar parte de él. Uno de los motivos principales es que nadie quiere cobrar por una función que de por sí es complicada y exige mucho de vocación de servicio público, una remuneración que está lejos de lo que podría ganar por una tarea similar en una empresa privada.

Asimismo, esto genera que los profesionales jóvenes que ingresan al Estado no puedan plantearse una carrera que sea fuente de motivación y prestigio de cara al futuro. Por el contrario, muchas de estas personas hoy ven cerradas sus aspiraciones pues no logran ni reconocimiento, ni remuneraciones que puedan sostener esas expectativas.

Si a ello se le suma la responsabilidad que puede significar ser director de un área, o subsecretario y ni siquiera hablar de un ministro, más la investidura de un funcionario que representará a todos los mendocinos, la discusión casi se torna insostenible. Necesariamente el Estado provincial debe pagar mejores sueldos para que los mejores estén entre sus filas. El resto es hipocresía y demagogia.

Y ya sabemos, con esa lógica el horizonte de crecimiento sólo puede ser más mediocridad y frustración. Es imprescindible que todos los mendocinos demos un debate serio y racional sobre esta iniciativa que ha planteado el gobernador, y que de una buena vez sinceremos una situación que a la larga terminará siendo más económica y productiva que la actual que parece austera y no hace más que dejar huecos que se llenan con verdad y no con limosnas.
Opiniones (6)
22 de junio de 2018 | 07:11
7
ERROR
22 de junio de 2018 | 07:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Toda la sociedad argentina gana menos que lo que necesita o genera. Ellos no son los únicos. Pero yo haría al revés, como se hace en cualquier trabajo, como todos los ciudadanos, no como si fueran una casta de iluminados. Que primero, digan cuales son sus metas, y en función de que las van cumpliendo, se le puede ir aumentando, como en cualquier trabajo. No van a empezar ganando 10 lucas y a los 6 meses se van porque son un fracaso absoluto y ya nos ha costado 600 lucas a todos, la aventura de un inutil. Porque no se adaptan a las leyes del mercado y d elos salarios como cualquiera de nosotros. Si no fuera así la argentina no estaría como está. Una clase politica de las mas ineficientes que debe haber en el planeta. Vayan a laburar .... primero.
    6
  2. Los sueldos de los directivos de empresas privadas suelen ser mayores a los del Estado pero esas personas están expuestas a ser despedidas sin mucho trámite si no rinden lo esperado. ¿Se hará lo mismo con los funcionarios ineptos cuando ganen mejores sueldos o se los dejará aunque no sirvan como suele suceder?. Por otra parte, si un director de hospital ganase un sueldo mayor al actual, ¿no querrían "engancharse" con un porcentaje de ese sueldo los demás profesionales y técnicos del hospital, incluso los que no sirven?. Mientras en la administración pública no prime el sentido de que sólo deben permanecer los que sirven, pagar mejores sueldos servirá únicamente para que algunos inútiles ganen más a costillas del resto de la sociedad que paga sus sueldos. Para que ingresen y permanezcan los mejores es preciso establecer claramente un sistema de premios y castigos, hoy ausente en al ámbito estatal.
    5
  3. Siguiendo el criterio de esta editorial (aclaro que coincido plenamente pero me parece que se queda corta), creo que también hay que ajustar a la responsabilidad que tienen el salario de los docentes, cuántos jóvenes descartarán esta profesión sólo por lo poco motivante de la remuneración y quien sabe de los excelentes maestros y maestras que nos estaremos perdiendo; de los médicos, para tener a los mejores profesionales en los Hospitales Públicos y no en Clínicas Privadas inaccesesibles para la mayoría de los mendocinos; Policías, para que no tengamos que depender de empresas de seguridad privada, countries y cuanto rebusque sea para "sobrevivir" (y lo digo literalmente lo de sobrevivir). No sólo los funcionarios tienen grandes responsabilidades, los docentes primeros me parece, de ellos depende el futuro de la sociedad, y después, no creo que haya una escala, todos los salarios merecen ser considerados por igual. Lo importante es que cada uno desde su lugar, haga su trabajo de la mejor manera y para esto hay que estar comprometido y motivado, el salario ayuda como también un buen clima de trabajo, herramientas en condiciones, comodidades básicas, etc. Felicidades.
    4
  4. Conclusiones sorprendentes. Los funcionarios no quieren irse ni por broma, por lo que parece no les va tan mal. Por otra parte, es falso que los altos salarios alejen la corrupción, los ejemplos que nos dejó el menemato sobran: Nazareno y su Corte del acuerdo aytomático, jueces corruptos, el Senado de la nación y sus famosos sobres, etc.etc. Más bien parece que cuando más se gana, más se quiere ganar y nunca es suficiente.
    3
  5. muchachos de MDZ, hay descontento entre los CONTRATADOS de casa de gobierno. El nuevo Gobernador dictó una resolución en donde el personal podía tomarse libre el 24 o el 31, según prefirieran....En un acto de DISCRIMINACION, desde gobernación aclararon ayer que esto no es aplicable a los contratados. MUY MAL COMIENZO, hasta los compañeros peronistas se quedaron sin argumento por la discriminación.
    2
  6. NO SOLO DE LOS FUNCIONARIOS,HAY QUE SOLUCIONAR EL SUELDO DE TODOS LOS ESTATALES.O LOS FUNCIONARIOS NO TIENEN HIJOS QUE VAN A LA ESCUELA,HOSPITALES,QUE ES MAS IMPORTANTE UN FUNCIONARIO,O UN DOCENTE,UN ENFERMERO ETC.NO SEAN CARADURAS Y NO CONFUNDAN A LA GENTE,SI GANAN POCO ES PORQUE NO SIRVEN EN LA ACTIVIDAD PRIVADA AHI SOLO TRABAJAMOS LOS CAPACES,NO IMPROVISAMOS COMO USTEDES.
    1