El gobernador rionegrino cargó contra el comité de la UCR por su explusión

Para el gobernador rionegrino, Miguel Saiz, la medida "ofende" a todos los partidarios porque "ser radical no es sólo adherir a una doctrina o una ideología, sino que es una conducta de vida". Además, calificó a las autoridades como "mezquinas" e "insolentes".

El gobernador rionegrino, Miguel Saiz, criticó este viernes la decisión del comité nacional del radicalismo al expulsarlo de sus filas partidarias y ratificó su apoyo al gobierno nacional y a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

"No me sorprende la actitud adoptada por el Comité Central de mi partido, pero realmente me duele, tenía la pequeña esperanza de que después de las elecciones del 28 de octubre las actuales autoridades partidarias recapacitaran, hicieran una autocrítica y dejaran de lado actitudes mezquinas, cerradas y hasta insolentes", sostuvo el mandatario en declaraciones desde Buenos Aires.

Agregó que las expulsiones partidarias sobre su persona y el senador nacional Pablo Verani "ofenden a todos los radicales que pensamos que ser radical no es sólo adherir a una doctrina o una ideología, sino que es una conducta de vida".

"Somos radicales con responsabilidades concretas para con nuestros propios correligionarios, pero también y fundamentalmente con nuestros conciudadanos", añadió.

"Hoy los ciudadanos de mi provincia y del país exigen más que nunca sensatez y prudencia, demandan que en cada una de nuestras decisiones seamos maduros y pensemos en el conjunto y no solo en la parte", sostuvo.

En ese sentido, Saiz afirmó que "simplemente nos propusimos acompañar y discutir con las autoridades democráticas del gobierno nacional; para discutir, como lo hemos hecho, políticas de Estado y así buscar acuerdos básicos programáticos en la política grande y pensando en la provincia y en el país".

"El objetivo es acompañar simplemente el progreso y desarrollo de Argentina en esta hora histórica, a través del diálogo y el consenso" dijo el gobernador rionegrino.

En referencia a la sanción que le impuso el comité nacional de la UCR sostuvo que "el pecado que hemos cometido es el de ser maduros, ser capaces de crear ámbitos de convivencia democrática, ser leales y consecuentes con el mandato profundo y fundacional del radicalismo".

Acotó que "no bajamos los brazos; al contrario, no sólo vamos a trabajar denodadamente por el progreso y el futuro del país como tiene que hacer todo político bien nacido, sino que vamos a ir con más fuerzas que nunca para recrear el partido amplio y abarcativo, vivo y dinámico en el que nos formamos".

 
Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 13:11
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 13:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"