Una necesidad urgente para un cambio imprescindible

"La noción de control de calidad, en el inicio de una nueva gestión en la provincia de Mendoza, aparece como un recurso impostergable, tanto para la Administración Central como para las municipalidades". Este es uno de los desafíos centrales que Celso Jaque debe encarar para dejar procesos y sistemas que permitan la planificación estratégica del Estado provincial.

Por estos días un nuevo gobierno está dando sus primeros pasos. Urge, en el ámbito público establecer procesos y sistemas. El estado, en este caso provincial, debe saber, al momento, cómo funciona su gestión.

Sin un panel de control, no es posible gobernar. Así se lleva adelante un plan que le asegurará al gobierno tener calidad de gestión y de servicios.

Mendoza tiene ventajas y desventajas, pero también algunas oportunidades y amenazas. Su minería está paralizada y el petróleo con plazo fijo de extinción por la no inversión en exploración; su agricultura está en estado débil y dependiendo de la estacionalidad.

Está claro que los mendocinos no gozamos del viento a favor que provocan los commodities como la soja orgánica o la carne vacuna. Encima, no nos favorece la disminución del dólar. Por ello, es importante que nos organicemos para explotar al máximo nuestras potencialidades. Y el único modo de hacerlo en con organización, con desarrollo planificado y controles de gestión estrictos en todos los estratos.

Por eso, hace falta un plan. Es impostergable para que el gobierno tenga calidad de gestión que implemente procesos para que los agentes sepan qué hacer y cómo.

Un sistema posibilita que esto funcione como un sistema en red. Con autoridades sabiendo cómo funciona, con instrumentos de alta tecnología. Cuando todo esto funciona, es decir hay procesos y sistemas, hay más calidad de gestión auditable.

Hay que elaborar un plan y establecer que un sector de la administración diseñe procesos y cree un sistema trianual. Ahí aparece la forma de gestionar bien y los necesarios mecanismos de control para poder apreciar si la gestión tiene calidad.

Eso significa que cuenta con los requisitos necesarios para satisfacer nuestras expectativas, que naturalmente han de tender hacia la excelencia. Esto no sólo se aplica para productos de consumo, sino también para gestiones.

Un gobierno, por ejemplo, debe tener calidad y para tenerla ha de conocer cuáles son las necesidades de la comunidad que representa, a fin de diseñar políticas correctas. Además, es necesario que ese gobierno realice procesos de control de calidad, para corregir los errores que comete.

Estos conceptos, que aparecen como obvios para las organizaciones privadas, son totalmente ignorados en las públicas.

La noción de control de calidad, en el inicio de una nueva gestión en la provincia de Mendoza, aparece como un recurso impostergable, tanto para la Administración Central como para las municipales.

En tiempos en que podemos disfrutar de ciertos avances en tecnologías de la información y la comunicación, vale que nos preguntemos por qué nunca se ha trabajado creando un plan estratégico con todos los sectores sociales, gestionándolo y controlando sus niveles de calidad.

Seguramente, si lo hiciéramos viviríamos en una provincia que se proyecta hacia el futuro, en lugar de vivir en una que, en el mejor de los casos, intenta corregir, una y otra vez, los mismos errores y las mismas ineficiencias del pasado.

Si el gobierno provincial y los municipales convocaran a los sectores y actores sociales de relevancia, podría contar con un plan para llevar adelante. De modo paralelo, si creara una agenda de trabajo, a modo de organismo paralelo y con un alto desarrollo informático, podría evaluar el proceso, pero para hacerlo antes debe tener sistema.

Este es el único camino para conseguir eficacia y eficiencia, porque es imposible evaluar aquello que se desconoce.

También sabemos que estos procesos llevan años de ejecución. Un buen diagnóstico puede durar un año. Implementar los procesos y dar con el sistema pueden llevar otros dos. No obstante, alguna vez hay que empezar porque el servicio que se brindará a la posteridad será inobjetable e invalorable.

Así, no exageramos si decimos que, de entre todas las tareas que debe llevar a cabo la gestión de Celso Jaque y las de los intendentes municipales, las citadas aparecen como impostergables.

De una buena vez, aquellos que tienen responsabilidades públicas deben tomar las riendas de una planificación colectiva y a largo plazo. Esos responsables son nuestro gobernador y los intendentes. Y, junto a ellos, toda la comunidad de Mendoza.
Opiniones (4)
22 de mayo de 2018 | 05:48
5
ERROR
22 de mayo de 2018 | 05:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Planificacion estrategica,procesos que determinen tareas, responsabilidades y facultades y sistemas con sofware excelente para gestiona y controlar.Excelentes ideas. Entenderan algo.
    4
  2. Estoy en un todo de acuerdo con lo expresado, pero creo, que debe abordarse la problemática de calidad, no solo como control de calidad en los resultados obtenidos, sino también en los procesos que se realizan. Para ello es imprescindible la. planificación y evaluación en todos los ámbitos de gobierno en general, y muy especialmente en el del Ministerio de Salud de la Provincia. Es importante recalcar que debe afrontarse el desafío, fundamentalmente desde la mirada de aquellas cuestiones no resueltas entre ellas las que afectan la salud de los ciudadanos en el territorio de Mendoza. Asimismo deben proponerse las cuestiones básicas para diseñar esquemas que institucionalicen y hagan más efectivo el proceso de planificación y evaluación en el sector salud. para asegurar la calidad de los servicios Es por ello que creo que la planificación en el ámbito público de Salud, con el enfoque estratégico que hoy se debe adoptar, debería ser responsable de la recuperación del Sector, dado que un Plan Estratégico, -expresado en las planificaciones institucionales-es el que le otorga sentido y finalidad al Estado. Desde el punto de vista de los funcionarios, es necesario rescatar una ética pública basada en la responsabilidad, por lo que su propuesta programática y sus logros de gestión deben pasar a ser su principal capital político. Dra. Marta E.Antón L.C.4.788.386 e.mail:: crisolmza@yahoo.com.ar
    3
  3. Victor muy bueno su comentario, lo que pasa es que en la Argentina, es como que no les importara la calidad de cada producto o servicio. Esperemos que de algun modo se tome conciencia de eso, a ver si con eso se aumenta tambien la exportacion. Cientos de productos argentinos comprados en el exterior, dejan muchisimo que desear en cuanto a presentacion y calidad, productos en cambio de otros paises como Polonia, Israel, entre otros se ven de mayor calidad que los nuestros.
    2
  4. Un control de calidad exige primero un cuerpo de normas de calidad, la determinación de puntos de auditoría, indicadores macro, niveles de responsabilidad, etc. Creo que hasta ahora la carencia de todo eso es más un reflejo defensivo de la administración que una imposibilidad objetiva. Tengo la experiencia de haber presentado media docena de proyectos a la Provincia. La mayor parte de implementación gratuita. Siempre se perdieron en los laberintos de secretarías, subsecretarías y direcciones, que parecen destinadas a desalentar sistemáticamente la emergencia de cualquier rasgo de eficiencia o creatividad que amenace las muy definidas y cuidadas quintitas de algunos personajes. Para que la sociedad pueda ejercer un contro de calidad estimo que lo primero que deberíamos exigir es un programa de gobierno con objetivos mensurables. Con relaciones concretas costo-beneficio. Y naturalmente con identificación de los responsables de cada nivel y la consecuente obligación de rendir cuentas. Si la Legislatura funcionara, sería el ámbito más adecuado para ejercer el control de gestión.
    1