Cristina: “El Mercosur pudo resistir a la adopción de políticas neoliberales"

Al asumir como presidenta pro-témpore del bloque durante la Cumbre, Fernández de Kirchner consideró que la región tiene "desafíos importantes", tales como las "asimetrías" y también la "integración productiva". Además, destacó la importancia de avanzar en obras de infraestructura regionales y llamó a "trabajar fuertemente" en la eliminación del doble arancel. Luego, se reunió con Bachelet y volvió a Buenos Aires.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner dijo este martes que el Mercosur sufre "interferencias" de aquellos sectores que "solo quieren países empleados o subordinados", y sostuvo que al bloque no lo van a "doblegar" en la tarea de profundización.

La presidenta argentina se expresó así ante sus pares del Mercosur en el marco de la la XXXIV Cumbre de mandatarios que se realiza en Montevideo, tras recibir -de manos del mandatario de Uruguay, Tabaré Vázquez- la presidencia pro-témpore del bloque por los próximos seis meses.

"Muchas veces vamos a sufrir, como lo estamos sufriendo en estos momentos, interferencias, por llamarlo de algún modo generoso en términos diplomáticos o eufemísticamente", dijo Cristina Fernández de Kirchner.

La mandataria argentina señaló como autores de estas "interferencias" a aquellos que "parece ser que solamente quieren países empleados o subordinados, y no entienden la política de amistad que sí entendemos los pueblos de Latinoamérica".

En ese sentido, dijo que los países del bloque deben ser "muy serios" y "no recurrir al discurso panfletario", sino al "discurso firme, sincero y genuino de que no nos van a doblegar", lo que despertó los aplausos de los mandatarios presentes, liderados por el venezolano Hugo Chávez.

Cristina Kirchner llamó a "seguir luchando por la profundización" del Mercosur y a "seguir abogando por un mundo multipolar", lo que da "equilibrio a las relaciones internacionales" y recordó que "el unilateralismo ha creado solo tragedia, dolor e inseguridad en el mundo contemporáneo".

Asimismo, consideró que el Mercosur debe convertirse en "punta de lanza" en la tarea de "volver a reconstruir el equilibrio perdido" en la región.

En otro tramo, la Presidenta afirmó que "la política no es sucia, sino que algunos que hacen política adentro y afuera de la región hacen operaciones sucias".

De esta manera, la jefa de Estado hizo una aclaración, pidiéndole permiso a su par boliviano, Evo Morales, quien había manifestado su desilusión respecto a que no había previsto que la política fuera "tan sucia", por los problemas que vive en su país.

Por otra parte, la mandataria le dedicó gestos y palabras conciliadoras al mandatario uruguayo, de quien recibió la presidencia pro-témpore, con quien se estrechó en un abrazo.

En ese sentido, agradeció al "gobierno y al pueblo uruguayo" la "hospitalidad" con la que fue recibida. "Me he sentido en mi casa, porque es mi casa, así como mi país es también la casa de miles de uruguayos que hace mucho tiempo viven junto a nosotros y con nosotros", destacó la Presidenta.

Asimismo, dijo que recibió con "mucha alegría" las declaraciones del presidente uruguayo sobre "su pertenencia, su elección cultural, política e histórica de este espacio que es América del Sur, y de este espacio concreto que es el Mercosur".
Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 06:55
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 06:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"