Para Fernández, EE.UU. quiere desarmar las relaciones en Latinoamérica

El jefe de Gabinete advirtió que mediante a un "incalificable procedimiento" en torno a Antonini Wilson, “se convierte al acusado en víctima". Y acusó a Washington de querer “hacer creer a la comunidad internacional que el gobierno venezolano enviaba aportes ilegales a favor de la campaña presidencial". En ese punto, replicó al ex subsecretario de Estado, Roger Noriega, quien había elogiado la actitud de su país.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, señaló que el gobierno de los Estados Unidos pretende "poner en crisis las buenas relaciones" entre los países de América Latina y advirtió que por medio de un "incalificable procedimiento" se "impide el avance de la justicia" argentina sobre el ciudadano venezolano Guido Antonini Wilson.

Fernández marcó la posición del gobierno ante la decisión de la Justicia de los Estados Unidos de detener a tres ciudadanos venezolanos y un uruguayo a quienes acusó de intentar "extorsionar" a Antonini Wilson, con pedido de captura en la Argentina por intentar ingresar 800 mil dólares sin declarar.

Antonini Wilson, residente en Miami, "se convirtió de acusado en víctima y fue trasladado al mundo de la impunidad propio de los testigos protegidos", indicó el jefe de Gabinete en una nota de opinión publicada este domingo por el matutino porteño La Nación bajo el título "Excusas e impunidad".

En el artículo, Alberto Fernández sostiene que, por medio de "un incalificable procedimiento, por encima de las nefastas consecuencias políticas que tiene, se convierte al acusado en víctima, impidiendo así el avance de la justicia argentina en la dilucidación de lo sucedido".

Describió el escenario de cohesión en América Latina que "inquieta a quienes han desplegado en la región planes hegemónicos" y destacó que llama la atención que "el gobierno estadounidense se valga de mecanismos de descalificación con objeto de inquietar a la región y poner en crisis las buenas relaciones".

"En esos métodos se inscribe la formidable operación desplegada por el Departamento de Justicia del gobierno republicano de los Estados Unidos de América, que con el pretexto de investigar el ingreso anormal de agentes extranjeros en su territorio, pretende hacer creer a la comunidad internacional que el gobierno venezolano enviaba aportes ilegales a favor de la campaña presidencial del oficialismo", agregó.

En ese punto, replicó la posición del ex subsecretario de Estado para América Latina, Roger Noriega, quien había elogiado la actitud en su país como una forma de buscar la verdad y dijo que "lejos de facilitar que se sepa la verdad, sólo han logrado tergiversarla en protección del principal acusado".

"Tal vez lo que Noriega debería reclamar es que su país posibilitara de una vez por todas que el acusado rindiera cuentas de su responsabilidad ante los tribunales argentinos. Cuando no lo hace, avala un incalificable procedimiento", subrayó.

Alberto Fernández recordó que fueron las autoridades aeroportuarias de la Argentina quienes denunciaron la maniobra de intento de ingresar dinero no declarado y se preguntó "cómo se explica que si el dinero estaba destinado a la candidata del Gobierno, sea el mismo Gobierno el que desbarata la posibilidad de que tal objetivo se logre".

"A diferencia de lo que piensa Noriega, al calificar lo ocurrido de "operación basura" la presidenta Cristina Fernández de Kirchner no sólo no posterga su vocación por saber la verdad, sino que advierte sobre la impunidad que por esa acción logra el principal responsable de los hechos", apuntó.

Sostuvo que si se hubiera facilitado la extradición de Antonini Wilson a la Argentina se hubieran sabido "el origen y el destino de esos recursos. Eso no será factible pues lo hecho en el país del Norte ha abortado toda posibilidad de lograrlo. Ahora, quien era investigado por contrabando y lavado de dinero se ha convertido en víctima de un gobierno que lo extorsiona".

Fernández señaló finalmente que se debe investigar si esa maniobra de ingreso de dinero ilegal "fue planeada en algún lugar con el propósito de desmontar las relaciones entre la Argentina y Venezuela poniendo en apuros -falacia mediante- a los gobernantes de ambos países".
Opiniones (1)
17 de julio de 2018 | 01:19
2
ERROR
17 de julio de 2018 | 01:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Yo sólo quiero que me expliquen porqué un avión norteamericano fue alquilado por ENARSA (empresa que poco y nada hace) y llegó al Aeroparque procedente de Venezuela a esa hora de la noche. Si ENARSA hace lo que hacía LAFSA, me quedo tranquilo: quiero ser conciente de que el Gobierno argentino sostiene a cientos de perejiles en empresas fantasmas. Pobre Rodriguez Saá, es un poroto al lado de los Kirchner. Del resto, no me importa. No sería la primera vez que Estados Unidos intenta desestabilizar a un gobierno latinoamericano. Y tampoco sería la primera vez que los angelitos de nuestros políticos violan la ley de financiamiento de partidos políticos... y reciben plata por debajo de la mesa. Con Servini de Cubría no podemos pretender llegar muy lejos en la investigación.
    1