Declararon los familiares del ex represor Febres

La familia de Febres intentó desvincularse del envenenamiento del represor.
La mujer y los hijos del ex prefecto prestaron testimonio sobre sus últimos encuentros con él antes de que apareciera muerto en su celda envenenado con cianuro.

Para su abogado, "es inverosímil que hayan participado en un crimen" y agregó que fueron detenidos "sin siquiera poder hacer el luto y sin entender por qué".

Los familiares del represor Héctor Febres declararon hoy en los Tribunales de San Isidro e intentaron alejarse de las sospechas que los vinculan con el envenenamiento y la posterior muerte del prefecto.

En medio de una estricta reserva, la esposa y los dos hijos del represor declararon en los Tribunales Federales de San Isidro ante la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, en tanto que se esperaba el turno para prestar testimonio de los dos prefectos que también están detenidos por el mismo hecho.

La viuda de Febres, Stella Maris, la hija del ex efectivo,Sonia, y el otro hijo, Héctor Ariel, se defendieron de las acusaciones y alegaron no haber participado en el crimen del represor.

En tanto, la defensa, encarada por Claudio César Casio, afirmó que la familia de Febres no tiene nada que ver con el fallecimiento del prefecto y calificó de "inverosímil" la sospecha que recae sobre sus clientes.

Los detenidos fueron trasladados en horas del mediodía hasta San Isidro, edificio al que también llegaron los dos prefectos.

El inicio de la declaración se retrasó por varias horas yrecién comenzó pasadas las 19:30. 

Según trascendió, la indagatoria giró en torno a la "última cena" que los acusados tuvieron con Febres la noche anterior a su muerte, ocurrida en las dependencias de Prefectura, donde se encontraba detenido desde 1998 por robo de bebés.

La querella sospecha que durante esa comida se le podría haber suministrado al prefecto el cianuro que posteriormente se encontró en su sangre, merced a la autopsia.

La cena que se le permitió a los familiares de Febres no está contemplada en el régimen ordinario de visitas, por lo que significaría una falta grave con posibles consecuencias penales.

En el caso de que esta hipótesis fuera cierta, la duda pasa por si los familiares participaron de un posible suicidio o directamente se trató de un homicidio.

Febres apareció muerto el pasado lunes por la ingesta de cianuro dentro de su celda, cuatro días antes de que se conociera el primer fallo en su contra por torturas y privación ilegal de la libertad.

El ex prefecto tenía 66 años y era diabético pero no padecía ninguna enfermedad que hiciera suponer que su vida corría peligro,por lo que los abogados querellantes de la causa ESMA desde un principio sospecharon que la muerte del imputado haya sido ocasionada por motivos "naturales".

La familia de Febres quedó detenida este viernes tras un allanamiento que se realizó en su vivienda de la zona de norte del Gran Buenos Aires, mientras que los dos prefectos habían sido detenidos en la noche del jueves por miembros de la Policía Aeroportuaria.
Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 14:15
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 14:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"