Gobierno afirma que sigue "con atención" la investigación por muerte de represor

El Gobierno argentino, a través del Jefe de Gabinete Alberto Fernández, aseguró hoy que sigue "con atención" la investigación por la muerte del ex marino Héctor Febres, mientras la Justicia investiga si se suicidó o fue asesinado días antes de conocer el veredicto del juicio que se le seguía.

El Gobierno argentino aseguró hoy que sigue "con atención" la investigación por la muerte del ex marino Héctor Febres, mientras la Justicia investiga si se suicidó o fue asesinado días antes de conocer el veredicto del juicio que se le seguía.

"Estamos prestando mucha atención en torno a cómo se desarrolla la investigación judicial", aseguró hoy el jefe de Gabinete argentino, Alberto Fernández, en alusión al fallecimiento del represor, por el que se encuentran detenidos su esposa, sus dos hijos, su yerno y dos miembros de la Prefectura Naval.

La justicia local determinó que Febres murió por envenenamiento con cianuro, luego de ser encontrado muerto en la dependencia donde permanecía preso, cuatro días antes de que se conociera el veredicto del juicio que se le seguía por delitos cometidos en la última dictadura militar argentina (1976-1983).

Indagatoria a los familiares

La esposa y los dos hijos del represor Héctor Febres continuaban esta noche prestando  declaración indagatoria en los Tribunales Federales de San Isidro, ante la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, en el marco de la causa que investiga la muerte por envenenamiento del ex prefecto.

La viuda de Febres, Stella Maris, la hija del ex efectivo, Sonia, y el otro hijo, Héctor Ariel, fueron trasladados en horas del mediodía hasta San Isidro desde los tribunales de la calle Talcahuano, en esta capital.

No obstante, el comienzo de la declaración se retrasó por varias horas.

"Hay que saber claramente cuáles son los controles que fallaron y que permitieron que esto ocurra, porque esta persona estaba detenida con todas las custodias que tienen los detenidos", explicó Fernández en declaraciones radiales.

Según el funcionario, este caso "evidencia que hay una Argentina que no tolera la revisión del pasado y el castigo a los responsables, que se resiste a morir y genera este tipo de cosas".

"Se perdió la posibilidad de obtener un testimonio de privilegio, de alguien que ha sido responsable central de los años de plomo en los que se torturaba y mataba gente" en el país, consideró.

Organismos de derechos humanos aseguran que Febres fue asesinado, mientras otras fuentes allegadas al caso indican que el represor iba a comprometer a otras personas durante su intervención final en el juicio.

En tanto, los familiares del ex marino, que aparentemente habían visto el domingo a Febres por última vez, y los efectivos acusados esperaban hoy ser indagados por la jueza Sandra Arroyo.

Los familiares son sospechosos de haber participado en el envenenamiento del ex marino.

Sin embargo, Claudio César Casio, abogado de la familia de Febres, afirmó hoy que "es inverosímil" que sus defendidos "hayan participado en un crimen".

Héctor Febres, de 65 años, estaba siendo sometido a juicio como presunto coautor de cuatro casos de privación ilegal de libertad y aplicación de tormentos a detenidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), donde funcionó la mayor cárcel ilegal de la dictadura.

El proceso al ex marino había comenzado hace dos meses y era el primero que se llevaba a cabo en este país por crímenes cometidos en la ESMA, donde -según los organismos de derechos humanos- estuvieron cautivas unas cinco mil personas.

Opiniones (0)
16 de julio de 2018 | 11:31
1
ERROR
16 de julio de 2018 | 11:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"