Cristina no habló ayer del caso Antonini

Encabezó un acto en la ciudad santacruceña de Río Turbio, pero no hizo declaraciones sobre la investigación que lleva adelante el FBI sobre el caso de la valija.

Cristina Fernández no se refirió ayer, en su visita a Río Turbio, al escándalo desatado por la investigación que lleva adelante el FBI en Miami y que vincula los 800 mil dólares encontrados en la valija del empresario venezolano Antonini Wilson a fondos destinados para su campaña presidencial.

En el anuncio de la firma del contrato de construcción de la usina termoeléctrica en la localidad santacruceña de Río Turbio, analiza el diario La Nación, la Presidenta se dirigió a los pobladores de la localidad que se beneficiarán con la construcción de la obra que tiene un plazo de obra de 42 meses y una generación de 240 megas para el sistema de interconexión nacional. Pero no dijo una palabra del escándalo que la vincula con una supuesta maniobra ilegal para financiar su campaña presidencial.

Cristina  afirmó este viernes que "podemos tener diferencias, pero cuando está en juego la patria no puede haber división" al encabezar el acto de la firma del contrato para la construcción de una usina termoeléctrica en la ciudad santacruceña de Río Turbio.

"Seguramente habrá dificultades, y siempre las va a haber, pero son dificultades positivas, las del crecimiento", afirmó la presidenta, en declaraciones que tomó la agencia Télam..

Fernández de Kirchner destacó que "sin ayuda externa" hemos "logrado recolocar a la República Argentina en el mundo".

Al encabezar un acto en la ciudad de Río Turbio, donde anunció la construcción de una usina termoeléctrica, la flamante jefa de Estado remarcó que "estamos logrando, con todos los argentinos, reconstruir esta patria, para ponerla de nuevo en el mundo".

Agregó que se logró "no porque nos aplaudan en algún centro económico mundial, sino porque hemos logrado sin ayuda externa, con nuestro propio esfuerzo, recolocar la República Argentina, de la misma manera que lo habíamos hecho con Santa Cruz".

Durante otro tramo de su discurso Fernández de Kirchner señaló también que las "dificultades" que estamos afrontando son "las positivas, las del crecimiento", para luego destacar que "unidos frente a la adversidad" es posible "vencerlas".

La mandataria, junto con el ex presidente Néstor Kirchner, y funcionarios del Gobierno nacional arribaron pasado el mediodía procedentes de la localidad de El Calafate a bordo de un helicóptero.

Allí eran aguardados por el gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, el intendente local, Claudio Martín Adolfo, y un número importante de vecinos.

En el lugar, el intendente Adolfo, reiteró a Télam que "se cumple el sueño" de los primeros mineros de la región "de integrar la producción carbonífera en la ecuación energética nacional".

La construcción de la usina fue adjudicada en septiembre pasado, tras un proceso de licitación y bajo la modalidad "llave en mano", a la empresa española Isolux Corsan.

En la licitación para la construcción de la usina de 240 megavatios (MW) de potencia instalada se interesaron originalmente seis empresas, de las cuales quedaron dos para la apertura de los sobres "A": una encabezada por el Grupo Benito Roggio y la otra por Isolux-Corsam.

La construcción de la central termoeléctrica se hará en dos módulos de 120 megavatios cada uno, con un plazo de ejecución final de cuatro años y un presupuesto cercano a los 2.000 millones de pesos.

La nueva central utilizará como combustible el carbón mineral tal cual sale de la mina, mediante la implantación de caldera por el lecho fluidizado y sistema de aire de refrigeración. Actualmente la producción de la mina de Yacimientos Carboníferos Río Turbio se ubica en 500.000 toneladas.

Los trabajos que se licitaron incluyen el suministro de la ingeniería y el equipamiento electromecánico, así como la construcción, montaje, puesta en servicio de la central y capacitación del personal que trabajará en la Usina.

El paso previo al inicio de los trabajos es la autorización de la Secretaría de Medioambiente de Santa Cruz por un probable impacto sobre el medio ambiente.

Se calcula que en la etapa de construcción se empleará a unos 800 operarios, en tanto que el funcionamiento de la central generará 100 puestos de trabajo directos y otros 500 en forma indirecta.

Estos nuevos trabajadores se sumarán a los 300 jóvenes mineros que ya fueron incorporados al yacimiento de carbón.

La energía generada por la usina será entregada al sistema de interconexión nacional (SIN) mediante la línea de extra alta tensión que unirá las localidades santacruceñas de Pico Truncado y Río Gallegos.

La localidad Río Turbio, que se encuentra a 280 kilómetros al oeste de Río Gallegos y cuenta con una población de alrededor de 10.000 habitantes, creció al ritmo de la empresa Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), antiguamente conocida como YCF (Yacimientos Carboníferos Fiscales).

Así también sus pobladores resultaron afectados, tres años atrás, cuando el Gobierno nacional rescindió la concesión que en 1994 se había otorgado al Grupo Tasselli, por su deficiente gestión, y gran parte de sus habitantes debió emigrar.

En junio de 2004 se produjo en la mina un derrumbe e incendio que causó la muerte de 14 operarios, una tragedia que se atribuyó a fallas en los sistemas de ventilación y de seguridad, por lo que se retiró la concesión al grupo empresario mencionado.
Opiniones (0)
17 de agosto de 2018 | 19:05
1
ERROR
17 de agosto de 2018 | 19:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"