Caso Febres: la querella pidió "medidas" 

Sostuvo que quiere " medidas para que se sepa la verdad" , en la investigación de la muerte por envenenamiento del ex represor de la ESMA. Dura repuesta de organismos de DD.HH.

Querellantes del juicio contra Héctor Febres pidieron este viernes a la jueza que investiga la muerte por envenenamiento de ese represor de la ESMA "una serie de medidas para que se pueda descubrir la verdad", dijo la abogada Miriam Bregman, del Colectivo Justicia Ya.

Tras reunirse junto a dos sobrevivientes y querellantes con la jueza Sandra Arroyo, que investiga la muerte del prefecto Febres, Bregman eludió detallar ante la prensa las medidas solicitadas debido al secreto del sumario.

No obstante, declaró que "los represores deben estar detenidos en cárceles comunes", aunque objetó que "se los amontone" en la prisión de Marcos Paz, donde están alojados varios represores procesados, porque "pueden conspirar".

"Tenemos una experiencia terrible en la causa (por la desaparición) de Jorge Julio López, en la que las fuerzas de seguridad frustraron una y otra vez las pistas", declaró Bregman al retirarse del Juzgado Federal de San Isidro.

Febres (66 años) fue hallado muerto el pasado lunes en la habitación doble en la que estaba detenido en una unidad de la Prefectura Naval, en el partido bonaerense de Tigre, y la Justicia debe ahora establecer si se trató de un homicidio o un suicidio.

El represor murió envenenado con cianuro cuatro días antes de que el Tribunal Oral Federal 5 (TOF) diera a conocer su veredicto, que se descontaba condenatorio, en el juicio que se le siguió por cuatro casos de secuestros.

Enrique Fukman, uno de los sobrevivientes que se reunió con la jueza Arroyo, reclamó a su vez que no se desmembre la causa ESMA.

"Este juicio debería ser llevado contra el Grupo de Tareas" que actuó en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) durante la última dictadura, subrayó.

El mismo querellante agregó que Febres conocía los nombres de los apropiadores de hijos de secuestradas en la ESMA porque "era el encargado de entregar a los bebés".

"La impunidad sigue existiendo", según afirmó Fukman, porque hay "un pacto de silencio" entre oficiales de la Armada que actuaron en la ESMA entre 1976 y 1978.

Febres también "sabía qué pasó con los 5.000 desaparecidos" que pasaron por ese centro de detención, torturas y exterminio, añadió.

Bregman pidió que se abran "los archivos de la represión, así como lo hacen cuando lo necesitan en una interna política, como en su momento, cuando apareció que (el ex ministro del gobierno de Eduardo Duhalde) Juan José Alvarez trabajaba en la SIDE".
Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 23:54
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 23:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"