Cristina replicó con furia a Estados Unidos y reafirmó apoyo a Chávez

La presidenta reaccionó hoy con extrema dureza contra el Gobierno de Estados Unidos, al que tildó como "la basura de las relaciones internacionales".

Cristina Kirchner fue tajante: "esta presidenta puede ser mujer, pero no se va a dejar presionar", afirmó en la Casa Rosada y acto seguido ratificó su apoyo al Gobierno venezonalo que conduce Hugo Chávez.

Junto a ella, ministros de la primera línea del Gabinete salieron a condenar la actitud de los Estados Unidos, a la que relacionaron con la presunta intención norteamericana -a través de sus servicios de inteligencia- de boicotear la integración latinoamericana.

En este contexto, la relación entre la Argentina y Estados Unidos parece haber ingresado en su peor etapa desde que el entonces presidente Néstor Kirchner liderada el bloqueo al ALCA que buscaba imponer George W. Bush en la Cumbre de las Américas de Mar del Plata, en noviembre de 2005.

"Voy a seguir mencionando nuestra relación con todos los países latinoamericanos de amistad, también con la República Bolivariana de Venezuela", enfatizó la Presidenta en este sentido. Se refirió así al caso del empresario venezolano-estadounidense Antonini Wilson, quien intentó ingresar al país en agosto con 800 mil dólares no declarados y que, al ser detectados, desataron un escándalo político de grandes proporciones.

Sin nombrar a Washington, la jefa de Estado sostuvo que hay naciones que "más que países amigos, quieren países empleados" y advirtió que frente a ello, continuará impulsando el Banco del Sur y un acuerdo entre las FARC y el Gobierno de Colombia para que se libere a los rehenes que mantiene en cautiverio esa organización guerrillera.

En el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, la Presidenta dijo también que no va a permitir que se defina quiénes tienen que ser los "amigos" de Argentina y defendió la "autodeterminación de los pueblos".       

Reiteró así una de las ideas esbozadas en su discurso inaugural ante la Asamblea Legislativa, cuando reafirmó el respaldo de la Argentina al presidente venezolano, Hugo Chávez, al tiempo que reclamó un mundo "multilateral" y advirtió que la lucha antiterrorista -que a nivel mundial lidera Estados Unidos- "no debe justificar la violación global de los derechos humanos".

Tras esta dura reacción de la Presidenta, la fiscalía que sigue el caso en los Estados Unidos ratificó que un venezolano detenido en Miami como agente encubierto de Venezuela y amigo de Wilson declaró que los 800.000 dólares eran para la campaña de Cristina Kirchner, confirmó la agencia AFP.

Más temprano habían roto el silencio -tras varias horas de hermetismo total- los ministros Florencio Randazzo (Interior), Alberto Fernández (Gabinete) y Aníbal Fernández (Justicia y Seguridad).

Randazzo sostuvo que "la Justicia de Estados Unidos quiere proteger a quien en realidad debería extraditar", al referirse a Antonini Wilson, cuya extradición fue solicitada en agosto por la jueza en lo penal económico Marta Novatti, a cargo de la investigación.

"Llama la atención que este hecho se produzca a poco de asumir la nueva presidenta y en momentos históricos para la región como es la ratificación de la alianza estratégica con Venezuela", apuntó el ministro.

En tanto, Alberto Fernández acusó a los Estados Unidos de realizar "una operación de inteligencia" contra Venezuela y la Argentina y dijo que Washington demuestra "desprecio" por la relación con el Gobierno nacional.

Mientras, Aníbal Fernández calificó el hecho de "enorme canallada" con la que "intentan enlodar a la Presidenta".

"Cualquiera de los temas internacionales que envuelven a Chávez pueden ser el motivo para enlodar a la Presidenta en este tema", sostuvo.
Opiniones (0)
15 de agosto de 2018 | 08:46
1
ERROR
15 de agosto de 2018 | 08:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"