Crudo de Antonini Wilson

Fiscal: Venezuela envió dinero a campaña de Cristina Kirchner


Los $800,000 que contenía la valija confiscada al empresario venezolanoamericano Guido Alejandro Antonini Wilson en Buenos Aires el pasado agosto estaban destinados a la campaña electoral de la actual presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, según se reveló ayer en una corte federal de Miami.
De acuerdo con una denuncia criminal, el gobierno de Venezuela, a través de cinco individuos acusados el miércoles por espionaje, trató de presionar a Antonini para que no revelara que el dinero salió de las arcas de ese gobierno y que la beneficiada sería la campaña presidencial de Fernández.
''El dinero estaba destinado a la campaña de Cristina Kirchner'', dijo el fiscal adjunto Thomas Mulvihill. ``Estos acusados recibieron instrucciones de mantener bajo el perfil de Venezuela''.
A cambio del silencio de Antonini, Venezuela cubriría todos los gastos en que incurría por la acusación pendiente en Argentina, donde el empresario fue acusado de contrabando.
La acusación menciona como parte de la conspiración para presionar a Antonini a la vicepresidencia de Venezuela y a la Dirección de los Servicios de Inteligencia Policiales (Disip).
Los cinco fueron acusados de actuar como agentes de un gobierno extranjero sin autorización de Estados Unidos, un delito castigado con un pena hasta de 10 años de prisión.
Dos de los arrestados son los acaudalados empresarios petroleros venezolanos Carlos Kaufman, de 35 años, y Franklin Durán, de 40, amigos ambos de Antonini. Ambos empresarios estaban en Miami en medio de un batalla civil para recuperar unos $7 millones que les fueron congelados en un banco local.
El abogado venezolano Moisés Maionica, de 36 años, Antonio José Cánchica Gómez, de 37, y Rodolfo Edgardo Wanseele Paciello también fueron vinculados a la causa como cómplices de la conspiración. Aunque el nombre Fernández no está mencionado en la acusación directamente, el fiscal Tom Mulvihill, que presentó los cargos en la audiencia del miércoles, lo citó al describir una conversación sostenida por Durán y Antonini en la que el primero le comentó que el destino del dinero era para la campaña presidencial de Fernández.
''Franklin Durán le dijo a Antonini, en esencia, que la revelación del propósito y el recipiente del efectivo confiscado podría resultar en la pérdida de las elección del pretendido recipiente'', afirma el documento de acusación del FBI.
Fernández resultó elegida presidenta de Argentina el 28 de octubre.
En otra conversación Durán le advirtió a Antonini que él podría poner en riesgo la vida de sus hijos como consecuencia de sus decisiones respecto al caso.
Durán pretendía que Antonini asumiera la propiedad del dinero y le advirtió que, de no hacerlo, las autoridades de Venezuela y de Argentina lo comprometerían judicialmente, agrega la denuncia firmada por el agente del FBI Michael Lesiewicki.
El 4 de agosto Michael Hacker, abogado defensor de Kauffman y Durán, aseguró que sus clientes no son agentes del gobierno de Venezuela sino empresarios petroleros que viajan con frecuencia a Miami en razón de sus negocios.
''Mis clientes están acusados del delito de hablar, nada más. Ellos no son agentes de Venezuela ni de ningún gobierno. Por el hecho de ser exitosos en su país, no significa que sean agentes'', dijo el abogado a El Nuevo Herald.
Hacker representa a los dos empresarios en un caso civil por el congelamiento de $7 millones en una cuenta en el American Express Bank. El abogado sospecha que ambos casos están relacionados.
Ayer, el magistrado Robert L. Dube, negó la fianza a los empresarios.
Los investigadores grabaron las conversaciones a través de Antonini. De acuerdo con la denuncia criminal, los hechos ocurrieron así:
El 4 de agosto, las autoridades argentinas confiscaron una valija con unos $800,000 que llevaba Antonini a su arribo al aeropuerto Jorge Newbery de Buenos Aires en un vuelo privado.
Los acusados ayer y otras personas no identificadas en la denuncia buscaron la ayuda de Antonini para que ''ocultara a la gente de Argentina y otros, la fuente y el destino y el papel del gobierno de Venezuela en el intento de enviar los $800,000'', afirma el documento.
El 23 de agosto, Durán Kauffman y Maionica se reunieron con Antonini en Fort Lauderdale y le revelaron el nombre de la candidata. Durán le explicó a Antonini que había hablado con un alto funcionario de los servicios de inteligencia de Venezuela, en relación con la entrega fracasada del dinero y que el gobierno de Venezuela cubriría todos sus gastos y las multas derivadas de la confiscación.
Cuatro días después, Durán aseguró que quien había llevado el dinero hasta el avión era el director ejecutivo de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa). El documento no menciona el nombre del funcionario.
Durán le pidió telefónicamente a Antonini que le enviara un poder de representación vía internet y le informó que su problema se estaba manejando ``al más alto nivel del gobierno venezolano''.
El 16 de septiembre, Maionica le comentó a Antonini que había decidido participar en este asunto a raíz de una conversación telefónica simultánea que mantuvo con la vicepresidencia de Venezuela y la Disip. No se aportaron nombres de quienes participaron en la conversación.
Antonini, un residente de Key Biscayne con negocios de exportación a Venezuela, fue notificado del siguiente paso en la operación: se acordó enviar a un emisario de Venezuela para que hablara con él sobre las condiciones de su participación en el encubrimiento del fiasco del dinero.
Para el encuentro se acordó como clave mencionar el nombre de Maionica y la expresión ``el amigo común''.
El emisario, identificado como Antonio José Cánchica Gómez, se reunió con Antonini en Plantation, Florida y le pidió su colaboración con ''los abogados'' para sacarlo bien librado del problema en el que se había metido. Allí le pidió que firmara los poderes de representación.
Los nombres de los abogados no fueron revelados.
Cánchica, según Maionica, era ''el último enlace'' de una cadena y su papel era de verificación.
Mientras se realizaba la operación, Wanseele se encargaba de vigilar los alrededores del lugar.
El 6 de noviembre, Maionica le informó a Antonini que lo llamaría un alto funcionario de la Disip con el nombre de Arvelo. Ese mismo día Antonini recibió la llamada de un individuo que se identificó con ese nombre y se dio por enterado de las exigencias que hizo Antonini a través del emisario.
El martes pasado, Maionica y Durán se reunieron en Fort Lauderdale para analizar el montaje de un proceso para falsificar la verdadera fuente y el propósito del pago de los $800,000.
Ayer, visiblemente demacrados y vestidos con uniforme de presidiarios, ambos empresarios conversaron con su abogado en la sala de audiencia después de ser notificados de los cargos.
Los dos estaban unidos por una misma esposa en sus muñecas.
En Venezuela, el ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, acusó al gobierno de Estados Unidos de llevar a cabo ``una guerra mediática, política y sicológico contra los gobiernos progresistas del hemisferio''.

LinK:http://www.elnuevoherald.com/167/story/130179.html
Opiniones (0)
19 de abril de 2018 | 09:55
1
ERROR
19 de abril de 2018 | 09:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Aguas color Malbec
    17 de Abril de 2018
    Aguas color Malbec