En su debut en el Senado, Julio Cobos retó a los legisladores

La primera sesión fue al principio algo caótica. Pero el mendocino la tranquilizó con un contundente pedido de silencio. "Hay mucha gente hablando en este recinto", sostuvo el vicepresidente. Sus allegados dijeron que se anotó un poroto.

Con gran expectativa de todos los sectores políticos, el vicepresidente Julio Cobos estrenó ayer formalmente su función al encabezar la primera sesión del Senado con la nueva composición.

Cobos tuvo una jornada sin mayores complicaciones, que se inició con la toma de juramento de los reemplazantes de los senadores Alicia Kirchner y Maurice Closs, quienes renunciaron para seguir como ministra de Desarrollo Social y como gobernador de Misiones, respectivamente.

La incorporación de varios senadores nuevos hizo que la primera sesión fuera al principio algo caótica, situación a la que Cobos puso termino con un contundente pedido de silencio.

"Hay mucha gente hablando en este recinto", dijo en un tono de voz alto y severo, tras lo cual el debate parlamentario se reanudó con la normalidad usual.

Un asesor del oficialismo dijo que "Cobos se anotó un poroto" al afirmar su autoridad y no dejar que la situación se le fuera de las manos.

La acción del radical K no pasó desapercibida por los legisladores, ya que algunos se preguntaban que grado de poder tendrá sobre el cuerpo, ya que no es un oficialista "puro", mientras que la UCR lo echó del partido cuando se alineó con la concertación lanzada por el Gobierno.

Para su desgracia, el delfín que nominó para que lo sucediera en la gobernación de Mendoza, fue derrotado por el justicialista Celso Jaque, por lo que perdió el poder político de su provincia.

Sucede además que el cargo de vicepresidente ha sido tradicionalmente traumático en la Argentina desde el retorno de la democracia.

El primero de ellos, Víctor Martínez, era un dirigente de muy bajo perfil, pero tuvo una notoriedad no deseada cuando a finales de los años 80 se lo mencionaba como una posible "salida institucional" de una supuesta movida - nunca comprobada - contra el presidente Raúl Alfonsín.

Luego, en 1989, el presidente Carlos Menem estuvo acompañado por Eduardo Duhalde, pero la relación entre ellos empeoró cuando el bonaerense comprobó la intención del riojano de buscar primero una y luego otra reelección, al punto de convertirse en enemigos irreconciliables.

La llegada de la Alianza al poder no mejoró este estado de cosas, pues Fernando de la Rúa y Carlos "Chacho" Alvarez tenían estilos y concepciones políticas muy diferentes, que estallaron con el escándalo por el presunto pago de coimas para la sanción de la ley de reforma laboral.

Como consecuencia de ese hecho, Alvarez renunció a la vicepresidencia, en una de las crisis institucional más graves en épocas de democracia.

En el gobierno anterior, Daniel Scioli tuvo algunas dificultades con el presidente Néstor Kirchner, pero las supo
capear y ganarse la confianza del mandatario, que le pidió que encabezara la fórmula para gobernador en la provincia de Buenos Aires.

Su destino pareció incierto cuando al comienzo de la gestión Kirchner hizo algunas declaraciones sobre tarifas de los servicios públicos, que llevó al presidente a castigarlo reemplazando a la gente que Scioli tenía en la Secretaría de Turismo.

Tiempo después, la ahora presidenta Cristina Fernández le reprendió en público desde su banca cuando él la llamó "senadora por Santa Cruz", cuando ella ya representaba a la provincia de Buenos Aires.

Pero a diferencia de otras épocas, esos roces no implicaron que la sangre llegara al río, y la relación de Scioli con el matrimonio presidencial se consolidó como si nunca hubiera habido algún problema entre ellos.
Opiniones (5)
18 de agosto de 2018 | 11:25
6
ERROR
18 de agosto de 2018 | 11:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Que valiente!!!. es un duro!!!.. Cletito sos uno... vos!! Tanta autoridad como en la provincia de Mendoza.... y asi fueron los resultados.. no vayas a chocar el senado... sino te quitan el carnet..!!
    5
  2. ... que lo de Cleto sea patético. Lo de Cleto Y "sus allegados" es patético. Ya hay información de Buenos Aires que contabilizan la cantidad de Senadores que no van a poder dormir esta noche por la tremenda demostración de poder del vicepresidente.
    4
  3. Yo espero que lo descubra el Ruso Sofovich...en una de esas liga un rol en "el champagne las pone mimosas"... Siempre fue un papel casi en blanco el rol de los vice. El ´país vivió algunos períodos sin ellos. Cuando estuvo Martínez en la gestión de Alfonsín...salió sin pena ni gloria. No creo que ni la familia propia recuerde su histórico paso por el senado. Luego vino Menen con Duhalde. Duhalde se peleó con el turco al año de asumir...y seguimos sin vice... De la Rua...el Chaho se fue dando un portazo y nadie lo extrañó. Scioli...Ese si ¡¡¡ Cómo harán los futuros estudiantes para ubicar a semejante personaje en el contexto histórico: corredor off shore, mando, casado con una modelo, separado de una modelo, vuelto a casar con la misma modelo, hijo de un empresario de electrodomésticos...de pronto la historia lo encuentra sentadito en el senado... Después de Cobos vendrá Ileana Calabró? Creo que después de todos estos cualquiera tiene derechos...no? Eso de "llamar al orden" e "imponer silencio" es una ventaja que trae de su paso por el Liceo Militar... Se anotó un poroto? Para hace el guiso le faltan mas de mil...jajajaa.
    3
  4. Cobos es un pusilánime, que encontró su camino en la demagogia, la improvización y en la falta de códigos. Sobreactúa algunas situaciónes mediáticas para demostrar una firmeza que no tiene. El verdadero carácter no necesita ampulosidades.
    2
  5. con poner una chicharra que suene cuando se superen ciertos decibeles... por el momento podriamos estar sin vice. más vale que haga otras cosas.
    1