El PD, un partido atrapado entre la colaboración y la agonía

El Partido Demócrata vive días agitados. La aceptación del ministerio de Seguridad por parte de Juan Carlos Aguinaga divide aguas y amenaza con producir fuertes cimbronazos que tal vez, agudicen aún más la crisis en la que está inmerso desde el retorno democrático. A ello se le suma el resultado electoral que muchos caracterizan apenas como "mediocre".

Como hemos venido describiendo en notas anteriores, en cada partido político el resultado de las últimas elecciones ha significado el punto de inicio de procesos distintos. Todos ellos marcados fuertemente por la ubicación obtenida en el “podio” final. El caso del Partido Demócrata (PD) es bastante particular, pues mientras algunos consideran que la perfomance electoral fue mediocre, otros creen que la tradicional agrupación apenas salvó la ropa. Sin embargo, hoy por hoy el debate ganso parece centrarse más que en el resultado electoral, que importa y mucho, en la decisión de Juan Carlos Aguinaga de sumarse al gabinete de Celso Jaque. Ambos aspectos merecen atención, aunque este ingreso demócrata a un gobierno justicialista divida aguas en el partido, y se torne por estas horas en prioritario.

Ante el ofrecimiento concreto, la cúpula máxima del PD se reunió, analizó y le dio el ok a Aguinaga. En ese sentido, el entorno del propio presidente partidario considera que esta es una posibilidad importantísima, ya que, estiman “es un orgullo que Jaque nos pida prestado nuestro equipo y nuestro plan de seguridad”. Aunque, aseguran, la condición sine qua non es que “se respete el plan que presentó el partido”.

Sin embargo, aquellos que mantienen desde hace mucho tiempo una fuerte postura crítica ante De Marchi expresan por lo bajo que lo que se intenta vender como un éxito es algo así como una “brasa ardiente, de la cual, y más allá del resultado de la gestión de Aguinaga, significará una profunda pérdida para el PD”. Esos mismos estiman que esta diferente percepción de la realidad no es ni más ni menos que un enorme síntoma de lo mal que está el partido, que se apresta a ser socio del PJ ortodoxo en el poder, y por consecuencia a ser cooptado, o a correr los riesgos que implica manejar un área tan sensible.

Otros, más memoriosos, apuntan que esta es la primera vez que afiliados demócratas participan de un gobierno de otro signo político con el aval partidario. “Siempre, incluso en nuestros aportes a los gobiernos de facto, fue a título personal. Jamás involucramos al partido…, esto de Aguinaga y De Marchi es una aberración…”, expresa un veterano dirigente que aún no sale del asombro.
  
Pero volviendo a las elecciones, los detractores creen que el resultado final apenas puede significar un empate técnico entre las expectativas y la realidad, teniendo en cuenta que el PD resignó el departamento de Santa Rosa a manos del PJ, pero obtuvo San Carlos. Eso sí, mantuvo la comuna de Luján gracias a la reelección del intendente Omar Parisi. “Sin dudas que perder Santa Rosa nos jodió –se sincera un importante dirigente- pues no es lo mismo plantarse ante Jaque con tres municipios que con dos…”. Aunque tal vez la lectura ahora deba ser: dos intendentes y un ministro, lo cual sigue dando tres, y por ende, empate... Mientras, otros más duros, y vinculados a sectores más jóvenes del partido dicen que lo que pasó es muy malo, y que apenas está disimulado ante la pésima elección de la UCR.
  
En ese sentido, hombres del riñón del presidente partidario, último candidato a gobernador y diputado nacional Omar De Marchi, explican que la sensación de un clima favorable es mayor hacia fuera del partido que hacia dentro. Basan sus juicios en resaltar que tras la fuerte polarización de la elección entre el PJ y la Concertación, el PD logró superar la línea de la UCR que llevaba la candidatura del ex gobernador Roberto Iglesias. 

Evidentemente, haber salido en cuarto lugar hubiera sido la debacle máxima, aunque ello no suponga que el resultado haya sido el ideal. “Dos meses antes teníamos todas las chances de ganar, y hasta el mismo cierre de la campaña, figuramos dando pelea”, se excusan. Pero sin embargo, no todos concuerdan con ese diagnóstico oficial, y agregan –para mayor pesar- que la irrupción en las listas de Aldo Giordano y de Irma Kitita Neme produjo inmensa desazón, y alteró cierto equilibrio interno; especialmente en el sector del dirigente Gabriel Llano, quien había sido hasta antes de las elecciones el catalizador de los disconformes con el presidente del PD.

Lo cierto es que los optimistas (y oficialistas partidarios) creen que el largo proceso de transición que viene sobrellevando el PD desde el retorno de la democracia ha encontrado ahora un carril más racional. “Si bien el proceso continúa, se ha cerrado la discusión interna, fijáte que hasta la derrota de Antonio Ponce en Santa Rosa significa un debilitamiento de su principal soporte, Gabriel Llano”, describen algunos conocedores de la interna gansa. Esos mismos son los que acotan: “tanto en Senadores como en Diputados, con Aguinaga y Alberto Sánchez, la Legislatura está tranquila y De Marchi va a poder manejar los bloques, algo que antes no podía…” en obvia mención a la conflictiva relación que mantiene con el ahora electo intendente de San Carlos Jorge Difonso y ex legislador. Justamente, acotan los críticos, “Difonso ahora será el más opositor a De Marchi, pero lo cierto es que todos los sectores estarán expectantes hasta ver qué pasa con la gestión de Aguinaga. Luego, pedirán rendición de cuentas”.

El asunto de fondo es que muchos desconfían de De Marchi. Son especialmente algunos sectores generacionales y otros de la vieja guardia que coinciden en catalogar al jefe partidario como “un peronista disfrazado de ganso”. También estiman que casi ningún dirigente de los pocos que aún tienen peso partidario se atreverá a patear el tablero, pero que todos creen esta jugada audaz, sumada al escaso porcentaje electoral puede ser un escalón más en la caída (¿inexorable?) del PD.
  
Algunos dirigentes cercanos a De Marchi estiman que el mayor mérito en este tiempo ha sido –según especulan- “haber mantenido la identidad partidaria”. Sin embargo, sus opositores le achacan –justamente- haber entregado en bandeja el partido al justicialismo. Visiones contradictorias y antagónicas que sin embargo parecen potenciar un debate no dado más que anularse entre sí.

Desde los que piensan que la incorporación de Aguinaga es una estrategia de supervivencia ante la agonía, hasta los que por el contrario creen que es el tiro de gracia del partido, el abanico de opiniones es amplio y variopinto. En general, no todos ven con agrado la designación del minsitro de Seguridad, y según pudimos averiguar, reina la incertidumbre. Especialmente en los departamentos, cuyos dirigentes y militantes se han visto sobrepasados. Hay quienes hasta evalúan la posibilidad de emitir un documento crítico, y otros, más intransigentes, hasta piensan convocar a la Convención partidaria para que se expida sobre el asunto.

Un próximo escenario de esta misma batalla será el año próximo cuando deban elegirse autoridades partidarias y donde seguramente muchas de estas consideraciones tendrán importancia capital a la hora de encauzar el perfil que el partido decidirá tener para los años venideros. Aunque se descarta que el debate siga profundizándose, sobre todo en relación a una vieja disputa sobre la instauración o no de un partido de cuadros o un partido de masas. En esta disyuntiva, parece inscribirse tanto la jugada del desembarco demócrata en Seguridad, como los próximos pasos del PD.
 
A futuro, fuentes allegadas a la presidencia partidaria creen que “en el actual panorama de una Concertación que no existe, una UCR diezmada, nosotros vamos a apuntar a ser una oposición seria y constructiva, porque tenemos una estructura institucional y organizativamente armada”. Aunque, nadie puede imaginar que esa oposición pueda ejercerse en todos los temas, menos en Seguridad, donde el PD será paradójicamente oficialista. Si bien este análisis se hizo antes de que Aguinaga diera el “sí” tan polémico que hoy parece significar un antes y un después tan contundente como otros “sí” del pasado reciente que todavía duelen en la piel de los demócratas, el PD parece encaminarse (según los entendidos) hacia el dilema de la “peronización” o la extinción. Algo que el paladar negro de muchos gansos no parece deglutir tan facilmente.
Opiniones (11)
21 de agosto de 2018 | 01:46
12
ERROR
21 de agosto de 2018 | 01:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. el artículo, sí... pero me gustaría saber un poco más de esas cosas que dicen los lectores que parece la han visto desde dentro... qué pasó/pasa en el PD? qué es eso de que los dirigentes le han hecho daño? qué piensa la oposición interna? qué partido quieren los demócratas que han quedado al margen? cuáles han sido los errores de estrategia y de ideas en la última década y media? interesantísimo, por favor, expláyense...
    11
  2. PD? mmm, no mezclemos a aguinaga con el PD, ya que este señor es, digamos, alpinista, a este no le calienta el partido, nunca fue democrata, va para el lado que mejor le quede. O no se acuerdan que entre este señor, el señor bruni y el señor cazaban fueron los artifices del desguase de la policia. Y ahora estan o siguen metidos en el gobierno? No se dan cuenta que x eso cazaban esta de la nuca. Con respecto al partido democrata, si es necesario que se junten y tiren todos para el mismo lado, pero antes hay que sacar a Aguinaga, De mArchi, PRADINES, Llanos y compañia, que tanto daño le han hecho y le estan haciendo. NI hablar de balter
    10
  3. con$150.000 mensuales, para disponer sin control, los gansos son capaces de poner al petiso orejudo de jefe de policia.
    9
  4. Dirigente y militante del PD. El partido es hoy un hervidero de opiniones, ahora todos critican y opinan, pero desde hace tiempo que estoy muy cerca de la conducción partidaria de éste y de otras y sólo veo críticas por lo bajo, a escondidas. Hace falta debate, pero con verdaderos interesados en debatir y no simples gruñones que poco aportan. Ahora digo ... y si de una vez por todas nos juntamos para sacarlo adelante y nos dejamos de hacer daño entre nosotros. Porque muchos de los que critican ésta participación de Aguinaga, son los que han colaborado con otras fuerzas políticas en épocas de campaña, porque se sentían "molestos" con la conducción partidaria de ese momento y le han hecho mucho daño al PD. Pobre PD!!!, encima nuestro debate interno se exterioriza en notas periodísticas, y lo peor, no aportan nada!!!
    8
  5. De ambos partidos para demostrar en HECHOS todo lo pregonado
    7
  6. Me imagino un chiste de Nik: Jaque(bajito)tomándole juramento a Aguinaga (petisito). Periodista:"este hombre tiene la estatura "justa"para el cargo de M de Seg. gaturro:"ahora el flamante Giordano y los gansos van a tener que hacer política con el calentamiento global. No es bueno? Autorizada su publicación. Jaque !!!!!!!GENIO!!!!!!!!!!!
    6
  7. SIEMPRE SE DICE QUE PARA ARREGLAR LAS COSAS HAY QUE METERSE, POR ELLO CREO QUE REALMENTE, ES CONVENIENTE LA JUGADA QUE REALIZA EL PD, PORQUE ES LA OPORTUNIDAD DE DEMOSTRAR QUE LO QUE SE PENSO DURANTE TANTO TIEMPO, SE PUEDE HACER REALIDAD, CLARO SI ES QUE EL GOBIERNO DE JAQUE ASI LO PERMITE Y QUE ES LLEVAR A CABO EL PLAN PROPUESTO POR EL PD, PERO SI DE AQUI A UN TIEMPO RAZONABLE, EL PLAN DE SEGURIDAD DA RESULTADOS FAVORABLES, ESPERO SE ACLARE QUE FUE GESTION DEMOCRATA Y NO GESTION DE JAQUE, MUCHAS GRACIAS POR LA OPORTUNIDAD, DE HACER EL COMENTARIO.
    5
  8. Lo de Aguinaga me parece bien. Si Jaque no sabía que hacer con la Seguridad y un partido decia tener un programa, porque no llevarlo a cabo?, acaso no es conveniente para los mendocinos?. Y sobra la inclusión de Quitita de Neme me parece que fue un gran gesto político. Acaso no pedimos una renovación dirigencial en la política?. Lo que pasa es que los viejos dirigentes y los nuevos dirigentes, que no trabajan en otra cosa que no sea hacer política, y a través de esto, plata o negocios, no se lo bancaron y le pusieron cero apoyo a la campaña del PD. Aún así, con poca gente trabajando, se logró captar votos no Kirchneristas (Jaque o Cobos era lo mismo), por encima del resto de los partidos opositores.
    4
  9. Comparto a Micky en que es una nota bastante "pesada". Pero la verdad es que TODOS los Partidos Políticos se han convertido en agencias de empleos y por ello con tal de ganar algunos $$$ (que en otro lado no ganarían), los "supuestos dirigentes" agarran cualquier cosa que le ofrecen y sin tener la más mínima preparación. Y así SE SIENTEN IMPORTANTES.
    3
  10. si la nota no fuera tan pesada.... la leería
    2