El discurso de Cristina provocó fuertes críticas de la oposición nacional

Tanto desde el Pro como la Coalición Cívica y la centroizquierda descreen de que Cristina Fernández de Kirchner pueda cumplir con la anunciada mejora institucional y con un mayor diálogo, como dijo en su mensaje inaugural.

Asimismo, estos sectores cuestionaron el ataque frontal al presidente uruguayo, Tabaré Vázquez.

Hubo mucho escepticismo entre los representantes de la oposición que ayer fueron al Congreso para escuchar el primer discurso de Cristina Fernández de Kirchner como flamante presidenta.

Si bien hubo coincidencias en que se trató de un discurso "muy sólido" y se aplaudieron pasajes puntuales dedicados a la calidad educativa y la apelación a cambios en el Poder Judicial, la oposición coincidió ayer en criticar el ataque frontal de Cristina Kirchner al presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, relacionado con la instalación de la papelera Botnia en Fray Bentos. También se mostró escéptica en lo que hace a la "mejora institucional" y al anunciado acercamiento entre oficialistas y opositores luego de cuatro años de hostilidad e indiferencia, informa el diario La Nación.

Más allá de ausencias significativas, como las de los ex presidentes Carlos Menem, Adolfo Rodríguez Saá y Raúl Alfonsín, la presidenta tuvo a algunos de sus opositores más destacados sentados a pocos pasos. Mauricio Macri, se ubicó junto al gobernador radical K Miguel Saiz.

También desde Pro, Eugenio Burzaco dijo que la presidenta "estuvo demasiado concentrada en los logros pasados y mucho menos en los déficits. Mostró una visión corporativa de la política".

El demoprogresista Luis Galvalisi le achacó no haber profundizado en la seguridad y la economía, "dos preocupaciones centrales de la gente". Y Paula Bertol (Pro-Capital) se indignó:"Lo que hizo la Presidenta es como si invitaras a alguien a tu casa y lo agredieras frente al resto de los invitados", en referencia Tabaré Vázquez.

Por la Coalición Cívica, y ante la ausencia anunciada de Elisa Carrió, sus referentes combinaron el crédito abierto con el escepticismo. "Hay que esperar, pero las últimas medidas del gobierno que se va son señales desalentadoras", dijo el diputado Adrián Pérez (ARI-Buenos Aires). Para Patricia Bullrich (UPT-Capital), "abrimos una ventana de expectativa, aunque se habla de calidad institucional y de respeto a la oposición, cosas que han brillado por su ausencia hasta ahora".

La gobernadora electa de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos (ARI), estuvo sentada junto al también electo mandatario santafecino, el socialista Hermes Binner, entre funcionarios kirchneristas. Se los vio hablar animadamente entre sí, aplaudir bastante poco e irse sin emitir declaraciones.

El socialista Roy Cortina, cercano al titular del partido socialista, Rubén Giustiniani, no fue muy contemplativo: calificó el discurso de "desordenado" y le cuestionó a la Presidenta que "quiere mejorar el Parlamento cuando lo convirtieron en una escribanía".

En el radicalismo no hubo unanimidad de criterios a la hora de la evaluación. El presidente del Comité Nacional, Gerardo Morales, afirmó: "Fue un discurso inteligente y muy político, aunque no coincida con su visión positiva de la reforma del Consejo de la Magistratura y lo que le dijo a Tabaré", dijo Morales. Pero el nuevo jefe del bloque en Diputados, Oscar Aguad, calificó de "superador haber convocado a todos a la construcción del país".

Casi de incógnito, el ex ministro de Economía Roberto Lavagna escuchó el discurso cerca del estrado. "Por lo menos se reconoció que es importante tener un plan económico y mantenerlo", ironizó el ex candidato presidencial al salir del Congreso.

El que la aplaudió, y mucho, fue el senador mendocino Ernesto Sanz. "Me gustó mucho porque planteó desafíos hacia el futuro, aunque hay mucho para mejorar, sobre todo en la relación con las provincias: se usó la obra pública para captar gobernadores", se quejó.


Desde la centroizquierda llegaron críticas, tal vez las más dolorosas para la nueva Presidenta. "Me pareció más el discurso de una senadora que el de una presidenta. No debió usar su tiempo para deslegitimar a la oposición y sopapear a Tabaré", sostuvo Eduardo Macaluse (ARI-autónomo).

"El discurso me pareció brillante. El problema es la realidad", ironizó el diputado Claudio Lozano (CTA).
Opiniones (0)
23 de julio de 2018 | 08:54
1
ERROR
23 de julio de 2018 | 08:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"