A cuatro días del fallo, hallan muerto a Héctor Febres

El ex marino Héctor Febres murió esta mañana en su celda de la sede de la Prefectura Naval de la localidad bonaerense de Tigre, a cuatro días de que se diera a conocer el veredicto en su contra por violaciones a los derechos humanos cometidos en la ESMA.

Fuentes allegadas al Tribunal Oral confirmaron a la agencia Noticias Argentinas que Febres, de 66 años, fue encontrado muerto en su celda y señalaron que el deceso habría sido ocasionado por "motivos naturales".

No obstante y pese a que los trascendidos indicaban que Febres habría muerto de un infarto, la jueza federal de San Isidro, Sandra Arrollo, ordenó que se realice una autopsia al cadáver del marino.

El fallecimiento de Febres fue notificado a los miembros del Tribunal Oral por personal de la Prefectura que encontró muerto al ex represor, luego de extrañarse que el detenido no hubiera ido a desayunar normalmente como todos los días.

Febres tenía 66 años y era diabético y su muerte "se produjo entre las 12 y las 10 de la mañana".

"Nosotros sospechamos de que sea una muerte natural", indicó el abogado querellante Rodolfo Yanzón en diálogo con la agencia Noticias Argentinas.

En este sentido, el letrado aceptó que alguien pudo haber atentado contra la vida del ex marino o que el mismo pudo haberse suicidado.

Por ese motivo y para despejar todo tipo de dudas, Yanzón anticipó que los querellantes participarán de la autopsia que se realizará "entre esta tarde y mañana" sobre el cuerpo del ex marino.

Febres permanecía alojado en una celda de la Prefectura Naval en la localidad bonaerense de Tigre, un lugar de privilegio que había sido reiteradamente criticado por los abogados defensores de Derechos Humanos que reclamaban el encierro del represor en una cárcel común.

El próximo viernes el Tribunal Oral Federal 5 tenía previsto dar a conocer el verdicto contra el militar, denunciado como uno de los más salvajes torturadores de la ESMA durante la última dictadura militar.

Ese día también el ex marino iba a tener la posibilidad de pronunciar sus últimas palabras, pero ante el fallecimiento del imputado el tribunal deberá declarar ahora la extinción de la acción penal y el juicio oral quedará caduco.

Según indicaron los voceros, una vez que se tenga el resultado de la autopsia el tribunal elaborará un acta mediante la cual decretará la extinción de la acción penal.

El proceso oral contra Febrés era el primero en el que se ventilaron las atrocidades cometidas durante la dictadura militar en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

Se estima que ese lugar fue el centro de tortura más grande que funcionó en el país ya que por allí pasaron cerca de cinco mil detenidos.
Opiniones (1)
21 de abril de 2018 | 11:33
2
ERROR
21 de abril de 2018 | 11:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Por lo menos este carnicero terminó sus tristes días en una cárcel. Aunque no haya podido recibir la sentencia que merecía.
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec