Cristina gobernará 11 días y luego se irá de vacaciones

A las 15, el presidente Néstor Kirchner hará el traspaso de la banda y el bastón presidencial a su esposa Cristina Fernández de Kirchner en el Congreso de la Nación. También asume el vicepresidente Julio Cobos. El acto de asunción es inédito, porque es la primera presidenta argentina y que además recibe el mando de su propio marido.

Hoy lunes, aproximadamente a las 15, asumirá Cristina marcando dos hitos sin precedentes en la historia argentina: será la primera Presidenta del país y recibirá el bastón de mando de manos de su esposo, quien a su vez no seguirá los pasos de otros ex presidentes que se alejaron de la Casa Rosada.

Todo esto ocurrirá en el recinto de la Cámara de Diputados de la Nación y luego, cerca de las 16.30, la Presidenta tomará juramento a sus ministros en el Salón Blanco de la Casa Rosada, muchos de ellos heredados de su esposo Néstor.

Un dato que no es menor, ya que Néstor Kirchner de día comandará un virtual gobierno paralelo desde una oficina en Puerto Madero y de noche compartirá con la Presidenta la misma cama en Olivos. Lo cierto es que la Presidenta gobernará sólo once días antes de irse de vacaciones con su familia el próximo 22 de diciembre.

Después que los ministros hayan asumido en sus respectivos cargos, a las 18.00, iniciará el festival que el Gobierno ha organizado en la Plaza de Mayo con las actuaciones de Mercedes Sosa y Alejandro Lerner. Un lapso artístico en el que se espera que en algún momento uno de los Kirchner pronuncie un discurso tanto para los espectadores como para la tribuna política.

Un poco más tarde, cerca de las 19.30, la primera mandataria tendrá su primera reunión bilateral con el premier francés, Francois Fillon, y la ministra gala de Economía y Empleo, Christine Lagarde. Por su parte, Michelle Bachelet, de Chile, podría ser recibida el lunes aunque se especula que podría pasar para el martes.

Entre los principales invitados al acto de asunción de Cristina, además de los funcionarios extranjeros mencionados, se encuentran Eliane Chao, Secretaria de Trabajo de los Estados Unidos, Hugo Chávez, de Venezuela, Alvaro Uribe, de Colombia, Tabaré Vázquez, quien posiblemente sólo se quede en el país unas cuatro horas, Nicanor Duarte Frutos, de Paraguay, Evo Morales, de Bolivia, Luiz Inacio da Silva, de Brasil y el príncipe Felipe de Asturias, de España.

En cifras

Mucho agua ha corrido debajo del puente durante los últimos cuatro años y se ha evidenciado a través de los números, aunque –dicho sea de paso- a estas alturas pocos crean en los indicadores oficiales.

Mientras en 2003 la desocupación de la que se hizo cargo Néstor era de un 17,6%, Cristina recibe a una Argentina con un indicador que ha bajado hasta un 9,5%.

En el caso de la pobreza, mientras el marido recibió al país con un 54% la esposa hace lo propio hoy con un 23,4%.

En cuanto a indigencia, el pingüino tomó el mando con un 27,7% y la dama -que no quiere hablar de quién fue su padre- con un 8,2%.

En tanto, referido al caro asunto de la mortalidad infantil, Néstor recibió una realidad oficial marcada por un 0,7/1.000 y entrega un 0,6/1.000.

Observando el Producto Bruto Interno (PBI), el hombre tomó la responsabilidad de gobernar con $ 230.000 millones, y ahora la mujer recibió un PBI de $ 370.000 millones.

Unos de los pocos indicadores que no favorecen a Cristina se refieren al superávit fiscal: el presidente saliente recibió al país con $ 5 mil millones y la presidenta entrante con $ 2.167 millones.

En cuanto a reservas, en 2003 el país contaba con US$ 11.048 millones y hoy ascienden a US$ 45 mil millones.

Considerando la deuda pública, hace cuatro años Argentina tenía compromisos por un 73% de su PBI y ahora sobre un 51%.

Contabilizando votos, mientras Néstor accedió al sillón de Rivadavia con 4.312.517 sufragios, su esposa Cristina llegó al poder gracias a 8.650.990 votos. Los mismos indicadores, aunque en porcentajes fueron: 22,24% contra 45,22%.

También se debe destacar que el presidente Kirchner al llegar al poder contaba con el apoyo de 130 diputados nacionales, Cristina asume con la afinidad de 161 bancas.

En el caso de los senadores, la cuenta no ha cambiado mucho, debido a que antes el apoyo era de 41 bancas, hoy lo es de 47.

En el caso de los gobernadores, el apoyo también es similar al de hace cuatro años. Los afines al gobierno en 2003 eran 15, mientras ahora son 19.
Opiniones (0)
18 de julio de 2018 | 20:55
1
ERROR
18 de julio de 2018 | 20:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"