Faltazo de Kirchner en la cena de los senadores

Los senadores oficialistas se quedaron sin el broche de oro a cuatro años de apoyo incondicional al Gobierno, cuando el presidente Néstor Kirchner decidió no asistir a la cena de fin de año organizada por la bancada presidida por Miguel Angel Pichetto.

Los senadores confirmaron que en medio de la cena en la sede de la obra social de legisladores, en la que se entregaron medallas a los senadores que concluyeron su mandato, llegó el mensaje del jefe del Estado de que no concurriría porque estaba molesto por el fiasco registrado durante la tarde en la Cámara alta, informa La Nación.

Si bien las autoridades del bloque se habían preocupado por recalcar que la presencia de Kirchner no estaba prevista en el agasajo, daban por descontado que lo haría en virtud de que la semana pasada había premiado a los diputados nacionales kirchneristas con su participación en una celebración de similares características.

El incidente no hace más que reflejar la crisis que abrió en el oficialismo de la Cámara alta el fracaso de anteayer y que obligará a Cristina Kirchner a tener que promulgar, ya como presidenta, una nueva prórroga de la emergencia económica, ley que siempre se negó a votar.

De hecho, ayer todavía resonaban en los pasillos del Senado las quejas contra los oficialistas que, con sus ausencias, permitieron que un puñado de legisladores opositores pusieran de rodillas a la abrumadora mayoría oficialista.

Los dos nombres más apuntados eran los de Carlos Reutemann (Santa Fe) y Rubén Marín (La Pampa), quienes al momento de iniciar la sesión se encontraban en la Cámara alta, pero no estuvieron en el recinto cuando el PJ los necesitó para alcanzar los dos tercios que les hubiese permitido habilitar el debate de la emergencia económica.

Según fuentes kirchneristas, en el momento de la votación, Reutemann estaba en su despacho -aseguran que lo llamaron cuatro veces para que fuera-, reunido con empresarios. Marín, por su parte, se defendió diciendo que él había anunciado que a las tres de la tarde tenía una entrevista con el juez de la Corte Suprema Juan Carlos Maqueda.

Pero no fueron sólo esos dos legisladores el centro de las críticas. También hubo reproches para quienes se fueron a jurar su banca como diputados nacionales y prolongaron el festejo más de la cuenta. "A María Laura Leguizamón le dejamos cuatro mensajes en el celular y nunca respondió", contó otro senador sobre la representante de la Capital Federal que apareció en el recinto del Senado cuando el oficialismo ya había fracasado.

En la misma situación quedaron el salteño Marcelo López Arias y la porteña Vilma Ibarra, aliada del oficialismo. La lista de apuntados incluye, además, a la jujeña Liliana Fellner ("tenía la colación de grado de su hijo", dijeron en la bancada peronista con sorna), y al tucumano Julio Miranda, quien nunca apareció a pesar de que se encontraba en la Capital Federal.

Otra de las ausencias importantes fue la de Roberto Urquía. Según fuentes oficialistas el empresario cordobés estaba en Buenos Aires. Su ausencia fue llamativa, sobre todo si se tiene en cuenta que en la sesión de anteayer estaban en juego importantes iniciativas económicas (además de la emergencia y la prórroga de impuestos, se iba a discutir el presupuesto nacional 2008), y que el dueño de la Aceitera General Deheza será a partir de la semana próxima, y por orden de Cristina Fernández de Kirchner, titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda.
Opiniones (0)
21 de febrero de 2018 | 20:51
1
ERROR
21 de febrero de 2018 | 20:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve