La querella le respondió a los abogados de Febrés

“La verdad tiene fuerza intrínseca que la hace sustentable”, dijeron en referencia al intento del ex prefecto de relativizar los dichos de los sobrevivientes de la ESMA. En su alegato final, los defensores oficiales habían pedido “cautela y prudencia” en el análisis de las declaraciones.

Los querellantes replicaron este martes con firmeza el intento de la defensa del ex prefecto Héctor Febrés de relativizar los dichos de los testigos que habían estado cautivos en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA) durante la última dictadura militar.

"La verdad tiene fuerza intrínseca que la hace sustentable", dijeron, en tanto que calificaron a los sobrevivientes de ese centro clandestino de detención que declararon durante el proceso como "los encargados de construir memoria y verdad".

Las réplicas se dieron en los últimos tramos del juicio oral y público que se le sigue a Febrés por delitos de lesa humanidad cometidos en la ESMA y que tuvieron como víctimas a Carlos Lordkipanidse, Josefa Prada de Olivieri, Carlos Alberto García y Alfredo Margari.

En su alegato final los defensores oficiales Víctor Valle y Roberto Carnevaro habían pedido a los integrantes del Tribunal Oral en lo Federal Cinco (TOF5) que analice con "cautela y prudencia" los dichos de los sobrevivientes a quienes atribuyeron "inquina" contra su asistido.

Las réplicas llevaron, inclusive, a un "severo llamado de atención" del presidente del TOF5 Guillermo Gordo a uno de los letrados que había deslizado que los defensores públicos no ponían el mismo "esfuerzo, empeño y dedicación" cuando asistían a "presos pobres y sin privilegios como Febrés".

El camarista Gordo rechazó esas apreciaciones y afirmó que los defensores oficiales Valle y Carnevaro "ponen el mismo ahínco en todas las causas en las que intervienen" por lo cual reprendió al letrado y lo apercibió con firmeza.

Otro punto del alegato defensivo que fue duramente criticado por los acusadores oficiales y particulares fue cuando dijeron que el imputado no consideraba a los cautivos en la ESMA como "perseguidos políticos" sino que entendía que "estaban fuera de la ley".

A "Febrés ni se le ocurría pensar que (los prisioneros) estaban ahí porque fuesen peronistas o radicales, entendía que eran personas que habían cometido delitos", dijeron textualmente en su alegato los Defensores Oficiales.

La réplica enfatizó que "ha sido práctica de los Estados negar la persecución política" y desvirtuaron ese argumento en base a las preguntas sobre la pertenencia política y social a que se sometía a las víctimas en las sesiones de torturas, tal como lo declararon uniformemente los testigos.

El juicio contra Febrés es el primer proceso oral y público en el que se ventilan los delitos de "lesa humanidad" cometidos en el centro clandestino de detención que funcionaba en la ESMA y el próximo 14 de diciembre los jueces dictarán su veredicto.

En esa ocasión, los magistrados deberán optar entre los 25 años de prisión que pidieron coincidentemente las querellas y la fiscal Mirna Goransky; la absolución que reclamaron Valle y Carnevaro; o una pena intermedia en caso que lo consideren culpable.
Opiniones (0)
23 de julio de 2018 | 15:31
1
ERROR
23 de julio de 2018 | 15:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"