Confirman que el sindicalista asesinado recibía amenazas

De este modo, los investigadores descartar que el crimen se haya producido durante un intento de robo y apuntan a un ajuste de cuentas vinculado con la actividad gremial de la víctima. La familia de la víctima  había asegurado que el tesorero estaba amenazado, pero luego decidió guardar silencio.
Los familiares tampoco se acercaron a los Tribunales santafesinos para pedir datos de la investigación.

La Justicia descartó que un intento de robo haya sido el móvil del asesinato de Abel Beroiz, líder del gremio de camioneros santafesino y hombre de confianza del jefe de la CGT, Hugo Moyano, y sigue como única pista el crimen por encargo, luego de que se confirmara que el sindicalista recibía amenazas.

Según informó un matutino porteño, el testimonio de la asesora letrada del sindicato de Camioneros de Santa Fe fue clave para orientar la investigación hacia la interna gremial. La mujer declaró ante la Justicia el viernes pasado y reveló que Beroiz le había comentado que recibía amenazas, aunque -según el relato de la asesora- el sindicalista le restó importancia a las mismas al señalar: "hacen mucho ruido pero no son peligrosos".

En declaraciones a ese matutino, el juez de la causa, Osvaldo Barbero, dijo que el móvil del robo ya fue descartado, luego de que Moyano saliera a relacionar el crimen con la ola de inseguridad, aún con la confirmación de que a Beroiz no le sustrajeron ninguna de sus pertenencias tras el ataque.

La familia de la víctima en un primer momento había asegurado que el tesorero estaba amenazado, pero luego decidió guardar silencio. En los Tribunales santafesinos también llamó la atención que ni parientes ni amigos se acercaran a pedir datos de la investigación, según se indicó.

A su vez, un ministro del Gobierno Nacional reconoció la preocupación que existe en la Casa Rosada por las características del asesinato de Beroiz, al tiempo que voceros sindicales señalaron que Moyano "quedó muy golpeado" por la muerte de uno de sus hombres de mayor confianza. En tanto, fuentes de la investigación señalaron que el gabinete de pericias de telefonía de Rosario trabaja sobre el ensangrentado celular del sindicalista, mientras que pidió una lista con las llamadas entrantes y salientes de su celular en los últimos
meses.

Representantes de los sectores de la CGT opositores a Moyano, por su parte,  manejan dos hipótesis sobre el homicidio de Beroiz, quien también se desempeñaba como tesorero de la central sindical. Una de ellas se refiere a un conflicto entre los camioneros santafesinos y los recolectores de residuos por una disputa de
encuadramiento sindical. La otra, sostiene que Beroiz habría mantenido una discusión con Moyano al negarse a desviar fondos del gremio para respaldar la candidatura a gobernador de Misiones del dirigente camionero Adolfo Velázquez.

El asesinato ocurrió el martes pasado a la mañana, cuando Beroiz abandonó un hotel de Rosario para ir a buscar su auto a una sede del Automóvil Club Argentino, momento en el que -según un testigo- fue atacado por dos hombres que le dieron seis puñaladas y tres balazos.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2018 | 20:31
1
ERROR
19 de agosto de 2018 | 20:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"