Una reunión para apoyar la próxima gestión de Cobos

Esta mañana, los intendentes electos –territoriales y de la Concertación- almorzaron y se unieron para apoyar la gestión del futuro vicepresidente.

El restaurante La Barrica, ubicado en el parador Mercosur  –acceso Sur, antes de la ruta a Chile- fue el lugar elegido por algunos de los intendentes electos –territoriales y de la Concertación- para almorzar y coordinar las acciones de trabajo para apoyar la gestión de Julio Cobos en la vicepresidencia de la Nación.

La reunión comenzó pasado el mediodía y se extendió hasta casi las 16 y además de los intendentes estuvieron presentes Jorge “Pampa” Alvaro –diputado nacional electo- y Patricia Gutiérrez –miembro del equipo del equipo de transición de Cobos en el gobierno nacional-.

Pero, llamativamente sorprendió la ausencia de la otra diputada nacional electa, Laura Montero.

Después de muchas ideas vertidas y sellar un acuerdo de trabajo conjunto, los intendentes se retiraron a sus lugares de origen.
Opiniones (2)
23 de julio de 2018 | 00:14
3
ERROR
23 de julio de 2018 | 00:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. por favor no se olviden de invitar a los operadores de guaymallèn y a los comunicadores que son repiolas y saben como armar una campaña electoral y de cosmeticos para ambos sexos.
    2
  2. Cobos es el vicepresidente electo de una fórmula que ganó la elección presidencial en primera vuelta, con el 45 % de los votos. Fórmula poderosa, más allá de los porcentajes, viendo los resultados que obtuvo la oposición. Cobos, entonces, es el segundo hombre de un poder ejecutivo fuerte, sólido, de base popular reconocida. Nos gusten o no las formas a través de las cuales llegó al poder. Entonces ¿cuál es el apoyo que necesita? ¿un intendente electo para administrar una ciudad de 15.000 habitantes? ¿un diputado nacional electo? ¿una subsecretaria de su gabinete devenida coordinadora de la transición? O los muchachos necesitaban una excusa sofisticada para juntarse a comer, o están todos orinando fuera del recipiente. Si instituciones de la República tales como la vicepresidencia de la Nación necesitan de manifestaciones de "apoyo" como éstas para que su titular se sienta en condiciones de desempeñar el cargo, las cosas están muy distorsionadas en la Argentina. Si el reemplazo natural de la presidente de la Nación requiere que le confirmen su lealtad algunos intendentes del interior de la Provincia y (sólo uno) sus diputados nacionales, pueden pasar dos cosas: o la vicepresidencia se empieza a ejercer el próximo día 10 condicionada al humor de los dirigentes de tercer nivel (con todo respeto) o la persona que la va a ejercer tiene muy claro que su poder es prestado, ficticio e impracticable. El vicepresidente más pusilánime que podamos recordar en la historia argentina nunca necesitó una reunión en una estación de servicio para ir a sentarse tranquilo como Presidente del Senado.
    1