Se usó menos del 40% del presupuesto estimado para equipar a la Policía

Las partidas que están ejecutadas al día en 2007 son las destinadas al pago de salarios del personal y a los denominados "gastos reservados".
 Sin embargo, sólo se invirtió el 36% del dinero estipulado para, por ejemplo, comprar armamentos para equipar a la policía,  y poner en marcha el sistema de comunicación Tetra.

Hasta el último día de octubre, el Ministerio de Seguridad ejecutó el 75% del total del presupuesto estimado para este año. Se trata de los $377 millones (existen otros $68,5 millones para el Servicio Penitenciario) con que Julio Cobos y sus ministros en esa área (Miguel Bondino, primero, y Alfredo Cornejo, actualmente) buscaron en vano bajar la inseguridad de la provincia.

La proporción es baja, sobre todo porque existen asignaturas donde el dinero destinado parece estar trabado. Es uno de los motivos por los cuales, desde la oposición, se mostraron descontentos con esa área durante la etapa transición.

Las consignas donde más al día está el Ministerio, según los montos prefijados, son en Personal y Gastos Reservados. El primer punto incluye los sueldos de policías y empleados administrativos (de planta y contratados), con quienes la cartera no tiene grandes deudas. Todavía hay $56 millones que deben alcanzar para cubrir las necesidades salariales hasta fin de año.

En contraposición, aparece una figura denominada “Bienes Capitalizables”, que involucra todos los elementos comprados por el Ministerio para un mejor servicio. Se trata de patrulleros, armas, sistemas de comunicación y herramientas para la Policía Científica, por ejemplo. Sólo se ejecutó el 36% del monto destinado a estos objetivos.

Unos de los puntos débiles fue la deficiente puesta en marcha del sistema Tetra. No se invirtió el dinero que estaba previsto porque, aseguran, hubo fallas de sistema, problemas edilicios y de incumplimiento en los plazos. A eso se agrega la frustrada intención de comprar armas para modernizar a la policía, por $2,8 millones. El costo de los armamentos comprados en 2007 no supera el medio millón de pesos.

Gastos muy reservados

No se sabe cómo, cuándo y dónde se gastó el 78% del millón y medio de pesos para los denominados Gastos Reservados. Si bien la cifra parece escasa en proporción con el presupuesto general, este dinero debería ser usado para cuestiones específicas: pago a informantes, recompensas y tareas de inteligencia.

No hay nada que exija a las autoridades de Seguridad a dar un detalle de estos Gastos Reservados. Por lo tanto, se convierte en un agujero negro en que ingresa dinero sin que nadie tenga que dar justificaciones ni rendir comprobantes.

Este año aparecieron varios anuncios sobre pagos de recompensas ante la incapacidad de llegar al esclarecimiento de un crimen por otros medios investigativos. No se trata de grandes desembolsos: para lograr que alguien aporte pistas sobre homicidios o en causas sobre desapariciones forzosas (caso Garrido-Baigorria) se ofrece una retribución económica que ronda entre $40 y $60 mil, sólo si los datos son valorados por el fiscal que tiene a cargo esos expedientes.

Algunos de esos pagos carecen de transparencia. Uno de esos ejemplos lo dio el testigo clave para la resolución del asesinato de la abogada Hebe Turini, quien peregrinó por Tribunales pidiendo que le dieran el dinero prometido. O el origen dudoso de la persona que aportó la prueba elemental para encontrar a quienes mataron a Laura Abonassar: nunca estuvo claro si se trató o no del responsable de alquilar el arma homicida a los sospechosos, que después decidió contar una historia que le venía bien para ganar algo de plata.

Desde el PJ anunciaron que una vez que se hagan cargo del gobierno intentarán presentar un proyecto de ley para que dentro de la Bicameral de Seguridad exista una comisión encargada de saber todos los detalles de los Gastos Reservados, con, valga la redundancia, las reservas que esta tarea requiere.

Una de las condiciones será no dar a conocer la identidad de los informantes, pero sí saber si fue lógica la suma suministrada en relación con la calidad de la información recibida a cambio. Esta idea tiene que ver con los comentarios que llegaron sobre el uso que se les da a esos fondos, como caja chica, para pagos de sobresueldos y hasta se sugirió que de allí se sacaba dinero si hacía falta organizar un asado.

Opiniones (0)
20 de junio de 2018 | 16:24
1
ERROR
20 de junio de 2018 | 16:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"