Por qué pedimos a los mejores en las comisiones legislativas

No sería novedoso plantear aquí que las instituciones políticas están desprestigiadas. Pero sí es un buen momento para invitar, una vez más, a que algunos políticos reflexionen sobre la incidencia de sus conductas y decisiones en este panorama. Y proponerles empezar a cambiar su imagen frente a la sociedad.

No sería novedoso plantear aquí que las instituciones políticas están desprestigiadas. Pero sí es un buen momento para invitar, una vez más, a que algunos políticos reflexionen sobre la incidencia de sus conductas y decisiones en este panorama. Y proponerles empezar a cambiar su imagen frente a la sociedad.

Este diario advirtió días atrás sobre algunas irregularidades en el nombramiento de los presidentes de las comisiones legislativas. Dimos un pequeño vistazo y detectamos un error: la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales (LAC) del Senado quedará en manos de un senador justicialista que no tiene título de abogado: Miguel Serralta.

Se trata de uno de los organismos más importantes de la Legislatura, ya que leyes como la reforma constitucional y la preaprobación de los pliegos de los futuros jueces mendocinos tienen paso por esta comisión, lo cual, a nuestro juicio, requiere de claras aptitudes y conocimientos académicos vinculados al derecho.

La nota provocó ciertas reacciones por parte de los lectores. Conocedores de la vida reciente de la Legislatura, nos recordaron rápidamente que Serralta no es el primer presidente de LAC sin conocimientos de derecho. De hecho, Serralta ha tomado la posta que dejó el radical Armando Camerucci, quien tiene título de agrimensor.

Agradecimos el dato, que se nos había pasado por alto, pero en las charlas en las que fijamos los criterios editoriales de MDZ, siguió primando el mismo análisis: no corresponde que quede en manos de un legislador no experto en el derecho esta comisión.

Tampoco es adecuado sacar los archivos para justificar una medida actual con errores del pasado: si antes se hizo mal, en algún momento hay que corregir el rumbo.

Ningún otro aspecto de la trayectoria política de Serralta incidió en nuestro análisis periodístico de la situación. Simplemente, sentimos que su designación no le hacía bien a la vida institucional de la Legislatura, que hace muy poco sufrió sacudones fuertes por cuestiones de títulos y aptitudes académicas: Leticia Mayorga, una legisladora que se había hecho pasar por licenciada a la hora de asumir, tuvo que renunciar a su banca.

Tampoco pudimos pasar por alto otros datos de la comisión en cuestión. Entre sus miembros hay abogados que tranquilamente podrían haber quedado en la presidencia de LAC. Miriam Gallardo (PJ), Alejandra Namam (ARI) y el propio ex fiscal de Estado de la provincia, Aldo Giordano (PD). En cambio, el juego de los equilibrios políticos primó exageradamente, al punto que, entre las autoridades del organismo, aparece un médico: el radical Abel José.

Oportuno creemos aquí recordarles a los legisladores que, en los últimos tiempos, nadie ha conseguido quitarle a la Legislatura ese halo de sospecha por parte de la opinión pública, esa sensación, a veces cierta y en otras oportunidades injusta, de que es una institución poblada de ñoquis y de privilegiados que ganan un buen sueldo por no hacer nada, o muy poco.

Quitarle semejante mochila es difícil, pero, quizás, no imposible. Un buen comienzo sería dotar de calidad al trabajo de las comisiones, que son los organismos donde se cocinan las leyes, se moldean, antes de llegar al recinto.

La gente desconoce que las comisiones existen. El ciudadano común sólo ve en el legislador a una persona que se sienta una vez a la semana en una banca para levantar la mano en una votación y dar algunas opiniones sobre determinado tema.

Pero el legislador pasa mucho tiempo dentro de las comisiones. Bueno sería que ese tiempo sea ocupado por los mejor preparados en cada área. La imagen legislativa y el diseño de las leyes se lo agradecerían.

Esto también le daría una dosis de prestigio al gobernador electo, Celso Jaque, quien ha dejado fluir la sensación de que va a seleccionar a los mejores de cada área en el armado de su gabinete de ministros y funcionarios.

La Legislatura es parte del Gobierno. Por eso hace ruido que, a la par de esta selección rigurosa de figuras para el Poder Ejecutivo, el nuevo gobernador haya dejado libre al juego de la rosca política la definición de algunos cargos que podrían marcar el destino de la gestión en el otro poder que controlará el mandatario a quien los mendocinos le dieron su voto.
Opiniones (14)
18 de febrero de 2018 | 06:37
15
ERROR
18 de febrero de 2018 | 06:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿QUÉ HOMBRES Y MUJERES DE LA POLÍTICA ARGENTINA SON IDÓNEOS? Si el ser idóneo es reunir las condiciones, calificaciones,competencia y suficiencia..para desempeñar la función destinada........NO ES UN POLÍTICO ARGENTINO. Si por lo contrario es INEPTO E INCOMPETENTE .........estamos hablando de un político argentino. Pero no por ello se pueden perder las esperanzas de encontrar alguna persona de bien con un alto sentido del bien común universitario o no , puede si es CORRECTO saber rodearse de los asesores indicados. Ami entender TODOS los que han opinado sobre éste tema forman parte de la verdad argentina.
    14
  2. ANTES, para ser ASESOR de algún legislador se exigía algún TÍTULO UNIVERSITARIO (o sea se supone que "algo" estudió). Pero AHORA puede ser ASESOR quien tenga EXPERIENCIA LEGISLATIVA (o sea un ex legislador que se quedó sin laburo). En SINTESIS, si los LEGISLADORES no saben, menos saben sus asesores, porque la idea es VIVIR DEL ESTADO la mayor cantidad de tiempo posible
    13
  3. Que significa "idoneidad", a qué se refiere la Constitución cuando pide "idoneidad"? Además, Dónde están los "mejores ciudadanos" que no los veo en las listas... Muchachos... Cada pueblo tiene el gobierno que POR VIRTUD CÍVICA MERECE decía San Agustín, será cuestión de mejorar nuestra "Virtud Cívica" a lo mejor, en una de esas.... Serralta...., por favor.....
    12
  4. Comparto la opinión de Socialdemócrata, ya que el nivel de la Legislatura es bastante pobre. Tal vez la incorporación de Aldo Giordano le agregue un poco de "pimienta" a esa Legislatura tan afecta a los llamados por celulares y a los cafés calentitos. Tendrían que estudiar un poco para evitar la cantidad de leyes vetadas por parte del Poder Ejecutivo.
    11
  5. Es un tema controvertido si debe o no ser abogado, si debe ser idoneo, equilibrado, mesurado, prudente, trabajador etc.... Ahora bien eso se ve en la cancha, y ya en su primer round de popularidad, armò, con la complicidad, de otros como el, en lugar de un camino de soluciones, agregaron mas problemas, con el conflicto de la empresa de empaque de ajos, haciendo mala politica.Creo, y sin conocerlo, quizas peque en exceso, que a este hombre y a muchos como èl, aunque fuese abogado lo traiciona su necesidad de protagonismo. A este como a otros serìa bueno antes que pedirle el tìtulo, exigirles un certificado de aptitud, psiquiatrica.
    10
  6. ... pero nosotros, ciudadanos comunes que no formamos parte de la estructura de un partido, no tenemos conocimiento ni control sobre la de los candidatos. Dado que los partidos políticos son las instituciones que monopolizan jurídicamente el acceso a los cargos públicos, también monopolizan la definición de idoneidad tanto para proponer candidatos como para asignarles cargos a los que fueron electos. Ese es el único problema. Nosotros podemos pasarnos semanas discutiendo la presunta falta de idoneidad de Serralta. Pero el partido justicialista, el único ente al que le está permitido calificar, ya se expidió. Y lo nombró a Serralta. Creo que es hora de que dejemos de mirar sólo la punta emergente del iceberg. Las estructuras legalmente vigentes no me permiten a mí, ni a Juan Carlos Albornoz ni a ninguno de mis colegas del foro un cuestionamiento válido sobre capacidad profesional. Los partidos políticos son tan poderosos que pueden tomar decisiones contrarias a la opinión de toda la sociedad, incluso del sector que les dio el voto. No hay rendición de cuentas. No hay revocatoria de mandatos. No hay programas ni compromisos ni contratos. ¿Acaso no era el propio partido justicialista el que debió excluir a Leticia Mayorga y a Beatriz Pedernera? Pero no lo hizo: simplemente dejo que se cayeran sólo cuando la presión social, mediática y judicial se hizo insostenible. Una muestra más del divorcio entre las viejas estructuras partidocráticas y el resto de la sociedad.
    9
  7. socialdemocrata, sos camargo, además sos ñoqui del poder judicial, que en lugar de trabajar merodea por la legislatura y los cafes de la peatonal. La constitución exige idoneaidad para todos los cargos incluso para el tuyo.... ñoqui.
    8
  8. Armando Camerucci no es agrimensor sino bioquimico
    7
  9. Lo del periodista que le parece terrible que serralta no sea abogado es el típico concepto de la clase media argentina que exalta la capacitación académica por sobre el saber popular. Y divide la realidad según las carreras que existen. Ser un país desarrollado es tener una clase política que represente nuestros valores y posea aptitudes intelectuales, emocionales y morales. Hasta te diría que físicas en términos de salud. serralta me parece que expresa al mendocino medio, osea un * total
    6
  10. Es verdad que la Constitución exige sólo IDONEIDAD. Pero IDONEIDAD en la Constitución de 1853 no sólo es ser capaz. Significa, para esa época. MUCHO MÁS QUE UN TÍTULO. Significa: "adecuado y apropiado para algo; que tiene buena disposición o capacidad para una cosa". CAPACIDAD. Así como busco un médico para una operación, para hacer o controlar una ley se necesita una cierta CAPACIDAD que no se obtiene en una unidad básica o una comisión de padres o en una Unión Vecinal. No jodamos más con poner a inútiles a legislar. El que habla bonito o grita VIVA PERÓN más fuerte no significa que haya adquirido los conocimientos más acabados para legislar. ¿Qué sabe un estudiante secundario de la ley de PRESUPUESTO? ¿Qué sabe de la CONSTITUCIÓN? ¿Cualquier legislador puede discutir la Constitución? La Legislatura que acaba de terminar su gestión, por lo menos la mitad, han demostrado una inutilidad total. Reformaron una ley que había sido derogada. La Ley 7362, sancionada el 20 de abril de 2005, fue promulgada por Cobos (tampoco se dio cuenta) el 9 de mayo de 2005 y publicado el 1 de junio de 2005. Esta ley reforma la ley 4.509, QUE HABÍA SIDO DEROGADA POR LA LEY 6.773 del 26 de abril de 2.000. Por eso debe exigirse algo más que un título. Esta Legislatura es MALÍSIMA. Espero que con la incorporación de los nuevos legisladores mejore este mamarracho.
    5
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve