Julio Cobos perdió otra pulseada dentro de la UCR nacional

El gobernador mendocino y próximo vicepresidente , no logró armar una lista contra Gerardo Morales.

De esta forma el presidente del Comité Nacional de la UCR, se encamina a obtener la reelección al frente del centenario partido, sin contrincantes a la vista entre los sectores disidentes que se unieron al kirchnerismo.

Morales destacó su intención de "poner en marcha una nueva etapa del radicalismo nacional", en caso de continuar como titular de la fuerza, y remarcó que "ahora empieza una etapa refundacional, de modernización y reorganización" de la UCR.

Los radicales cercanos al Gobierno, que después del 28 de octubre hicieron trascender su intención de competir contra Morales para arrebatarle el cargo, finalmente no llevarán candidato al plenario, al igual que el sector que lidera Margarita Stolbizer, quien tiene suspendida su afiliación y no posee delegados que le respondan. Morales también había fustigado no hace mucho a Stolbizer, acusándola de sufrir "el síndrome Carrió.

El grupo liderado por el vicepresidente electo Julio Cobos sólo estará representado por delegados de las provincias de Neuquén, Santiago del Estero y Catamarca - porque la mayoría de los distritos que conducen están intervenidos- , y todavía no definieron si concurrirán al debate. La relación de Morales con Cobos es de enfrentamiento frontal, y hace poco el titular partidario lo criticó con dureza, calificándolo de "indigno" por su alianza con el gobierno, publica Perfil.com.

La situación de Cobos hoy en la UCR es casi extrapartidaria, porque lo expulsaron de por vida por su acercamiento al kirchnerismo. Según informaron fuentes cercanas al gobernador mendocino, hay "libre juego" para los representantes del sector y no una posición unificada sobre la asistencia o no al cónclave. El ex diputado y delegado por la Capital, Rafael Pascual, era señalado como uno de los posibles contrincantes de Morales, pero en los últimos días surgieron dudas en su entorno sobre la postulación, por lo que se presume que no competirá contra Morales.

La UCR Capital defiende una postura más conciliadora que la que expresó Morales durante su mandato y mañana planteará la necesidad de conformar un Comité Nacional "un poco más flexible, que incorpore a todos, más allá de lo que opine Morales y las distintas líneas internas del partido".

Otra es la posición de los radicales de las provincias de Córdoba y Buenos Aires, que piden una postergación de la elección partidaria y la prórroga del actual mandato hasta mediados de 2008, aunque con distintos objetivos. La UCR cordobesa, que conduce Mario Negri, resultó fortalecida por el primer puesto obtenido por Lavagna en la provincia, y cree que con tiempo, tendría suficientes armas para luchar por la presidencia.

Pero Negri no es delegado al Comité y recién podría ser elegido el año próximo, por lo que proponen la conformación de una mesa de autoridades transitoria para poder postular luego al jefe provincial. En cambio, los bonaerenses reconocen en Morales un "militante espectacular", pero advierten que antes de elegir nuevas autoridades es necesario normalizar la fuerza en aquellos distritos que enfrentan intervenciones, explicó a esta agencia el presidente de la UCR bonaerense, Carlos "Cacho" García.

Morales asumió hace un año en la presidencia de la fuerza, en reemplazo del mendocino Roberto Iglesias que renunció al cargo por su rechazo a un posible acuerdo con el ex ministro Roberto Lavagna para que sea candidato a la presidencia, situación que terminó aceptando meses después.

En sus 12 meses de gestión aceleró las negociaciones con Lavagna y finalmente cerró una alianza con el economista de origen peronista, para competir en las elecciones de octubre pasado con la fórmula Lavagna-Morales. Su programa tiene como ejes centrales la "reafirmación de la fe doctrinaria, el fortalecimiento de la Fundación Alem como organismo de capacitación y formación de cuadros y la organización para debatir en profundidad la reorganización de la estructura partidaria", detalló.

El plenario, que elegirá a la nueva mesa de conducción partidaria por el período 2007-2009, estará integrado por 4 delegados al Comité Nacional por cada provincia, 2 por la Juventud Radical, 2 por Franja Morada y 2 por la Organización de Trabajadores Radicales (OTR).

Las provincias de Mendoza, Corrientes, Río Negro y Tierra del Fuego no tendrán representación en el cónclave partidario por encontrarse intervenidas, por lo que el número total de delegados que participarán de la votación asciende a 86.
Opiniones (3)
22 de junio de 2018 | 07:06
4
ERROR
22 de junio de 2018 | 07:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¡¡ Pobre ! y van ........desde el 28/10 ya no sé cuántas derrotas.
    3
  2. ... es algo que debemos lamentar o que debemos celebrar? Nadie ha hecho más que Kirchner por la extinción del peronismo tradicional. O del pejotismo, si ustedes quieren. Claro que la forma de construcción y las alianzas hechas, desde mi punto de vista no le agregan transparencia, ni novedad ni renovación al viejo aparato. Es posible que tengamos que despojarnos de a poco del respeto casi religioso por algunas siglas que ya nada representan. Porque ¿qué es la UCR hoy? ¿quién representa más fielmente el viejo cuerpo doctrinario y las mejores tradiciones? ¿Morales? ¿Cobos? ¿Fayad? ¿Iglesias? ¿Armagnague? ¿Jaliff? ¿Cornejo? ¿Stolbizer? Pongo esos nombres a propósito, para que advirtamos que la distancia enorme entre algunos de ellos hace imposible que todos puedan representar lo mismo. Sería sano que ciertas estructuras se fueran oxigenando. Y si hay convicciones, no hay por qué temer romperlas. Invito a los interesados en este tema al debate que va a haber mañana en el Museo de Chacras de Coria, a las 10:30, con invitados muy interesantes
    2
  3. con morales a la cabeza del radicalismo, no me extrañaría que en poco tiempo este partido termine extinguido. ya logró que se parta en dos. y lo que queda lo va a terminar de hundir.
    1