"Demostramos al mundo que se puede hacer política desde un lugar diferente"

La presidenta electa presentó su renuncia a la banca como representante bonaerense, ya que el 10 de diciembre asumirá como jefa de Estado. La Cámara alta tomó juramento a su reemplazante, el ex embajador en Francia Eric Calcagno. Juraron los legisladores elegidos el 28 de octubre.

La presidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner, afirmó este miércoles que deja un Parlamento "diferente, prestigiado por el voto popular, y valorizado por la sociedad", y llamó a contribuir a la reconstrucción de la "institucionalidad" en el país.

En su discurso de despedida y renuncia a la banca de senadora, a la que había asumido en 2005, Cristina Fernández resaltó también que el Congreso Nacional actual "terminó con la cultura de la impunidad", al sancionar la nulidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

Durante el acto realizado poco antes del mediodía, en el recinto de sesiones de cámara alta, estuvo presente el presidente el presidente Néstor Kirchner, acompañado por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

La presidenta electa habló por última vez como senadora y mencionó como un logro del oficialismo y "de todos los argentinos" la "reconstrucción" institucional del Parlamento, tras el "escándalo" de 2001 cuando se denunció el pago de sobornos en la Cámara alta para aprobar la ley de Reforma Laboral, durante el gobierno de la Alianza.

"Nos vamos de un Parlamento que fue prestigiado por el voto popular, que fue denostado mediáticamente, pero valorizado de una forma diferente por la sociedad, por lo menos a la hora de expresar su voluntad inapelable en las urnas", reflexionó.

Cristina Fernández marcó su certeza de que la visión reflejada en los medios no siempre se condice con la "realidad" y llamó a hacer una "mejor interpretación sobre cuál es la Argentina que nos quieren hacer ver y cuál es la real", y a "poner en claro en la sociedad lo que sucede".

En ese sentido, señaló que es "curioso" que si bien hubieron "muchas cámaras ocultas", no fueron periodistas quienes filmaron días atrás el intento de soborno por parte de empresarios a diputados nacional para frenar la aprobación de una ley.

Se refirió así a una filmación lograda por el diputado oficialista Héctor Recalde, que registró el ofrecimiento de pago de un soborno de parte de empresarios para frenar la aprobación de una ley que incluye los tickets de comida en el salario.

En esta misma línea, Cristina Fernández se refirió también a las críticas que recibió el oficialismo por un proyecto de ley de su autoría que redujo el número de miembros del Consejo de la Magistratura.

"(El proyecto) fue denostado y se dijo que era para manipular jueces; se dijo que íbamos a atacar a los jueces probos y a proteger a aquellos que no lo eran; hace un año que funciona (el cuerpo) y no sucedió nada de eso", relató.

Subrayó además que el Consejo es presidido por primera vez por un académico, Mariano Candioti, "con una orientación política" diferente a la oficialista, y elogió la norma aprobada que habilita el acceso de los ciudadanos a la declaración patrimonial de los jueces.

La presidenta electa definió como una "deuda de la democracia" lograr que los magistrados "paguen el impuesto a las ganancias como corresponde a todos los ciudadanos", por entender que el "aspecto patrimonial es algo más que un concepto económico".

Al igual que en el discurso que ofreció el 28 de octubre último, cuando resultó elegida en los comicios presidenciales, Cristina Fernández pidió "respeto" para las futuras "discusiones y debates de ideas".

"Tengo mucha esperanza de que podamos darle mucha calidad institucional a esta etapa que se avecina", expresó y consideró "bueno no adjetivar en términos personales" y que, en todo caso, "las críticas sean a las políticas y no a las personas".

Exhortó a "contribuir" de esa forma a la institucionalidad, para no ser "funcionales a esos sectores que son pocos, que son chicos, pero que son muy poderosos" y que, a su entender, desacreditan las instituciones.

"Esto ayuda, porque muchas veces fuimos funcionales, los unos y los otros, a los que tal vez con otros objetivos tratan de construir una imagen en la sociedad de que los poderes del Estado son ambientes de corrupción", insistió la presidenta electa.

Cristina, vestida con un traje gris, ingresó sola al recinto del Senado y fue saludada por la mayoría de los miembros de la Cámara.

Poco después llegó su esposo, el presidente Néstor Kirchner, acompañado por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y ambos siguieron el acto desde los asientos ubicados frente a Cristina Fernández.

En el mismo acto, el ex embajador de Francia Eric Calcagno juró como senador, en reemplazo de Cristina, y continuará el período legislativo hasta 2011.
Opiniones (1)
22 de febrero de 2018 | 10:08
2
ERROR
22 de febrero de 2018 | 10:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿Cómo es la cosa? ¿Si era Senadora por Buenos Aires, por qué fua a votar a Santa Cruz, o acaso esta exigencia es para todos los argentinos, con excepción de la Familia Real? Otra muestra de la tiranía de los K.
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve