El círculo de confianza de Cristina estará dominado por hombres

Como todos los presidentes, Cristina Fernández estará luego del 10 de diciembre rodeada de un séquito de colaboradores. Quienes conocen a la senadora sostienen que ella seguirá confiando sólo en el círculo más próximo que la rodea desde hace años integrado mayoritariamente por hombres.

Desde hace algunos años, a Cristina la rodea un círculo de confianza integrado básicamente por hombres. Su secretario privado -quien lleva la agenda, carga con el celular, la acompaña en los viajes, entre otras cosas- se llama Isidro Bounine. Antes de este empleo, este joven de menos de 30 trabajó con Héctor Icazuriaga en la Secretaría de Inteligencia (SIDE) y, también, fue asistente de Kirchner en los inicios de su gestión, publica Clarín.

Fuentes del Gobierno aseguran que el otro secretario del actual mandatario, Fabián Gutiérrez, seguirá cumpliendo las mismas tareas ya con Cristina como presidenta.

Otro que sigue a sol y a sombra a la presidenta electa es Daniel Mazza, encargado del protocolo y ceremonial de la primera dama. Grandote, rubio y de buen humor, Mazza suele incursionar en cada acto formal de Cristina justo antes que ella entre en escena.

Hace tiempo que Cristina tiene una custodia casi permanente en la figura del suboficial de la Policía Federal, Diego Carbone. Es probable que éste siga formando parte del equipo que la custodiará una vez que asuma.

Hay cosas que los hombres -o la mayoría de ellos- no pueden hacer. Por ejemplo, dar veredicto respecto a un vestido o un accesorio u opinar sobre cómo combina una cartera. Por supuesto que Cristina tiene para eso a una asistente personal. Se llama María Angélica Bustos y le dicen "Cuca". Es ella quien suele recoger los vestidos que encarga Cristina a la diseñadora Susana Ortiz, la que la pone al teléfono con los hijos, la que siempre tiene un rouge o una polvera para resguardar su coquetería y su tendencia a estar siempre hípermaquillada.

El vocero presidencial, Miguel Núñez, es también un hombre cercano a la presidenta electa. En verdad, este ex periodista empezó a trabajar primero con ella en el Congreso, a mediados de los noventa, y luego extendió su tarea vinculada a la prensa junto a Néstor Kirchner. Se confirmó su permanencia en la gestión de Cristina.

A Núñez lo secunda Diego Buranello, un joven politólogo con un máster en San Andrés que si bien no tiene el mismo nivel de cercanía con Cristina que el vocero, suele acompañar a la senadora en los actos y los viajes. Es, en los hechos, el primer filtro que enfrentan los periodistas que cubren la actividad de la todavía senadora.
Opiniones (2)
18 de julio de 2018 | 21:12
3
ERROR
18 de julio de 2018 | 21:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿..............???????????
    2
  2. HOLA
    1