Cobos volvió a desmentir a César Biffi

Negó otra vez que al ex candidato le hayan ofrecido ser vicejefe de Gabinete. Lo mismo hizo Alberto Fernández, quien ratificó a Jorge Rivas. La trama de por qué Cobos hizo lo que hizo.

Julio Cobos desautorizó por segunda vez en menos de un día a su ex candidato a gobernador César Biffi y abrió un surco político inmenso en la relación del futuro vicepresidente con lo que queda del cobismo local. 

Esta mañana el mandatario provincial insistió con que no existió ningún ofrecimiento del gobierno nacional para que Biffi sea el próximo vicejefe de Gabinete en el gobierno de Cristina Fernández, a pesar de que el propio intendente de Godoy Cruz dijera públicamente que le ofrecieron ese puesto y contestara que no. 

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, se mantuvo en la misma sintonía que Cobos y negó haber ofrecido el cargo de vicejefe a Biffi y aseguró que “Jorge Rivas sigue siendo mi vicejefe de Gabinete” y “sólo esperamos su pronta recuperación para que se incorpore al trabajo lo antes posible”.

“Ayer aclaré que no ha habido ningún ofrecimiento, así es que quiero saber cómo habrá llegado la noticia, pero lo cierto es que tanto César Biffi como Juan Carlos Jaliff han manifestado no tener interés en ocupar un cargo. Así es que quiero desmentir cualquier tipo de ofrecimiento que no ha sido hecho ni por el jefe de Gabinete ni por mí, así es que espero que se aclare”, sostuvo Cobos poco antes del mediodía en un acto oficial en Casa de Gobierno. Lo mismo, había dicho en la noche del jueves a su regreso de un viaje a Buenos Aires. 

Más allá de las declaraciones de Cobos, el ofrecimiento existió. Biffi lo recibió el sábado “a través de interpósita persona”, como confió un dirigente cercano al intendente de Godoy Cruz, y el martes contestó que declinaba la oferta.

El propio Biffi lo hizo público ante la consulta de MDZ el jueves al mediodía y luego lo ratificó a otros medios por la tarde. “Tal cual, me lo ofrecieron. Pero por ahora no pienso en ocupar ningún cargo público. Sólo por eso dije que no”, sostuvo a este diario.

La desmentida del gobernador cayó pésimo entre quienes  hasta hace un mes eran sus aliados políticos en Mendoza: Cobos optó por dejar en off  side a Biffi para seguir el lineamiento político de Alberto Fernández. 

Desde el sábado, al menos una docena de dirigentes ya sabían que le habían ofrecido la vicejefatura de gabinete al mendocino. Cuando el dato llegó a la prensa, Biffi optó por admitirlo.

Hoy, quien perdiera las elecciones a manos de Celso Jaque el pasado 28 de octubre, no quiso ahondar la polémica. “Ya está, no tengo más nada que decir. Lo que dije, lo dije”, ratificó Biffi ante una nueva consulta de MDZ.

Por qué Cobos hizo lo que hizo

Un asesor de mucha confianza ingresó al despacho del jefe de Gabinete Alberto Fernández. Venía un poco agitado y otro poco preocupado. Observó fijo a su jefe y le dijo, “mirá lo que pasa en Mendoza…” y agarró el mouse de la computadora de uno de los hombres  fuertes del kirchnerismo e ingresó en la dirección: www.mdzol.com .

Allí, leyeron y releyeron la nota de MDZ que daba cuenta de la negativa de César Biffi al cargo de vicejefe de Gabinete que le había acercado el propio Julio Cobos al candidato a gobernador de la Concertación.

Obviamente, la filtración del ofrecimiento no cayó bien en la Casa Rosada, y muchísimo menos en el entorno del propio Alberto. La operación, tejida sigilosamente entre Cobos y el propio Fernández, dejaba al descubierto dos hilachas. La primera, el mismo hecho de ofrecer el cargo del todavía convaleciente Jorge Rivas, el dirigente socialista que desde hace unos días se encuentra internado tras sufrir un asalto. Si bien en un principio estuvo en coma, hoy su estado ha mejorado sustancialmente y ha sido trasladado a terapia intermedia, por lo que su pronóstico ha dejado de ser reservado para transformarse en alentador. Sin embargo, y aún así, la urgencia por compensar a los radicales K parece ser haber sido más importante que el manto de piedad que la situación al menos requeriría.

La segunda hilacha, en realidad deja mal parado especialmente a Cobos, quien todavía no logra hacer pie en Buenos Aires y sin embargo sus pedidos de lugares importantes en el futuro gobierno –cuando son concedidos- terminan con un rotundo “no”, como el que dio Biffi, como respuesta. El todavía gobernador y casi vicepresidente necesita afirmarse, tener estructura propia e interlocutores válidos, pero también demostrar al resto de los radicales concertadores de todo el país que la movida no fue en vano. Que efectivamente la Concertación puede lograr en la gestión de Cristina algo más que la vicepresidencia. Pero eso, hasta ahora, no es posible pues el primer ofrecimiento serio y cierto quedó abortado. 

Sin embargo, y más allá del episodio, el asunto deja más tela para cortar. Por lo pronto, la furia del asesor y del propio Fernández se concentra en que de carambola, la negativa de Biffi también terminó diluyendo una movida que apuntaba a calmar a ciertas huestes peronistas más clásicas que quieren que Cobos sea sólo el administrador del Senado y que los radicales K se vuelvan a sus casas hasta dentro de cuatro años. La idea de incorporar a Biffi también tenía la intención de equilibrar las cargas y los favores de los socios, pero eso también se cayó.

Mientras esto sucedía en Buenos Aires, en Mendoza se tejían otras especulaciones. Todas ellas vinculadas al fantasma que históricamente sobrevoló la relación Kirchner-Cobos: la confianza. Entre los radicales concertadores, salvo Cobos, casi todos creen que el kirchnerismo no fue del todo leal, especialmente hacia el fin del proceso electoral. Que mientras por izquierda impulsaba la Concertación, por derecha le daba aire (y recursos) al PJ mendocino. Así, y a dos manos (los concertadores dicen “a dos puntas”) consolidó un sistema de apuesta segura que tras el triunfo de Jaque, permitió que en la Rosada festejaran igual.

Por eso, traman que tras la derrota, los prejuicios no hicieron más que confirmarse, y que de ninguna manera ahora “nos vamos a tirar a los pies de Kirchner”. Y, los más talibanes, hasta pergeñan venganzas mayores, de inimaginable poder, pero también de increíble concreción. Como se ve, nada huele bien en esa comarca K que conforman tanto peronistas como radicales.

Opiniones (3)
19 de abril de 2018 | 19:30
4
ERROR
19 de abril de 2018 | 19:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. es indefendible .......traiciono una vez no se puede esperar nada mas, pienso como vos barto..para lo que va a durar!!!!
    3
  2. Cobos es Judas... no solo negó a su propio partido, sino también ahora a sus discipulos. Igual, para lo que va a durar...
    2
  3. Muchachos, esta nota en vez de Abrego y Arce parece firmada por Jorge Rial y Luis Ventura. Que chusmerío!!!!! Noticias fundadas sólo en versiones, dimes y diretes, idas y venidas..!! Qué poca seriedad!! Y es lógico, si pasan los días y las horas esperando acontecimientos que les den un título. Espero que sean un poquito autocríticos, y reflexivos, ademas de valientes, y publiquen esta reflexión.
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec