Aníbal Fernández negó que haya buscado ser designado en Defensa

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, afirmó hoy que "nunca" estuvo en sus planes ser nombrado en la cartera de Defensa.
Por otro lado rechazó que en el Gobierno se realicen tareas de inteligencia interna, estas declaraciones las formuló luego de que saliera a la luz el caso de un militar echado de su cargo por la ministra Nilda
Garré.

"Nunca estuvo en mi cabeza el área de Defensa", sostuvo Fernández, quien señaló que no conoce al desplazado jefe de Inteligenca del Ejército, el general de brigada Osvaldo Montero.

Fernández se pronunció de esa forma en declaraciones radiales, al ser consultado sobre versiones acerca de la decisión de la ministra Garré de desplazar de su puesto a ese militar.

Según las versiones publicadas por matutinos de esta capital, Garré echó a Montero por "deslealtad". Las mismas versiones indican que la ministra, quien fue ratificada en su cargo por la presidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner, decidió despedir al jefe de Inteligencia
del Ejército luego de acceder a escuchas que le hicieron llegar desde la SIDE en las que Montero mantenía diálogos con allegados al ministro del Interior.

Uno de esos diálogos, Montero los habría mantenido con la directora nacional de Inteligencia Criminal, Verónica Fernández Sagari, según se publicó.

Al respecto, Fernández dijo que consultó a su subalterna sobre el tema, quien le dijo que conocía a Montero pero que hacía "por lo menos diez meses" que no hablaba con ella.

El titular de la cartera política señaló que no "frecuenta" el "ambiente" militar y aclaró: "nunca estuvo en mi cabeza el área de defensa, no me siento apto para ella".

Fernández sostuvo además que para "garantizarse que no le ofrezcan" un cargo debería "tratar de presionar al Presidente", lo que –aseguró- jamás haría.

En principio, el ministro se mostró de acuerdo con la decisión de Garré: "si yo entiendo que un funcionario tiene gestos de deslealtad, lo desplazo".
  
Pero luego señaló que realizar escuchas telefónicas a funcionarios es "ilegal" y que "no se puede hacer", por lo que estimó que esa parte de la versión publicada por los diarios está "reñida con la realidad".

Fernández señaló que realizar ese tipo de escuchas "colisiona con la Ley 25.520 de Inteligencia" y estimó que "es una locura" pensar que se hayan realizado tareas de espionaje sobre funcionarios públicos.

"Como es ilegal eso no se puede hacer", evaluó Fernández, quien además, confirmó que Fernández Sagari continuará al frente de la Inteligencia Criminal cuando él pase a ocupar al cartera de Justicia y Derechos Humanos durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.
 
Opiniones (0)
23 de julio de 2018 | 05:54
1
ERROR
23 de julio de 2018 | 05:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"