Los petroleros siguen de paro

La huelga ha generado abusos de precios y castiga a sectores humildes, obligando a cerrar comedores, incluso de escuelas y hospitales. El presidente Néstor Kirchner no pudo destrabar la situación y durante el día de hoy habrá nuevas reuniones.

Luego de afirmar a las 22 que el paro se levantaría y el suministro de garrafas quedaría normalizado en 48 horas, el secretario gremial de la Federación Argentina Sindical del Petróleo y GAS Privados (FASPyGP), Alberto Roberti, volvió sobre sus pasos y afirmó que la huelga iniciada hace doce días se mantiene. El dirigente, se animó incluso a pedir "paciencia" a los afectados.

Los trabajadores y empresarios del sector pasaron a un cuarto intermedio hasta hoy en las negociaciones que vienen manteniendo en el Ministerio de Trabajo, sin que se haya producido un acercamiento de las partes. "Trataremos que el conflicto se solucione, pero no podemos tomar una decisión respecto del levantamiento del paro", señaló Roberti, quien criticó el aporte "nulo" de los empresarios.

El gremialista aseguró que si los empresarios persisten en la negativa de otorgar a los trabajadores el pago de un plus de 25 pesos por día y una suma fija no remunerativa de 1.500 pesos en tres cuotas, el Ministerio de Trabajo "va a laudar en favor de los trabajadores".

Después de un cuarto intermedio, empresarios y trabajadores volvieron a reunirse ayer a las 20 en el Ministerio de Trabajo, luego de conocerse la intervención del propio presidente Néstor Kirchner para que se arribe a una rápida solución. La urgencia oficial obedece a que raíz del paro de doce días, unas 16 millones de personas de diferentes provincias se encuentran desabastecidas de gas de garrafa.

En ese sentido, el propio Roberti había adelantado la decisión de la Federación de levantar transitoriamente el paro hasta que se llegue a un acuerdo, pero la decisión fue modificada ante lo que consideró un aporte "nulo" por parte de los empresarios. "Queremos rápidamente arreglar esta situación, no queremos parar", había señalado Roberti, quien adjudicó a los empresarios del sector "una altísima responsabilidad".

Al respecto, sostuvo que el empresariado "es un sector que tienen una alta rentabilidad, son empresas petroleras, y están en un proceso de venta muy favorable". Para el sindicalista, las empresas "tienen como rehenes a los usuarios y trabajadores".

"En este circuito de las garrafas hay 16 millones de personas, además de ser utilizadas por gente humilde, el gas va dirigido a muchos sectores como comerciantes, usinas, y en el campo es muy utilizado", relató el gremialista.

Por su parte, el gerente de la Cámara Argentina de Distribuidores de Gas Licuado, Osvaldo Spanú, alertó que "hoy no tenemos producto para distribuir y se agotaron los stock, por lo que la distribución está colapsando". Advirtió además que aunque hoy mismo se levantara la medida de fuerza, la normalización del suministro de garrafas de gas "llevaría unas 72 horas más".

El empresario subrayó que los trabajadores de la Federación Argentina Sindical de Petróleo y Gas Privados reclaman una recomposición salarial que representaría un "60 por ciento" de aumento. "Por la magnitud de lo que piden, no le veo una solución muy rápida", dijo el dirigente. Spanú destacó la necesidad de que se "levante la medida de fuerza o se imponga una tregua para recomponer el abastecimiento".
Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 16:54
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 16:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"