Definirían cargos clave en la segunda línea del Gobierno Nacional

La presidenta electa Cristina Kirchner se apresta a definir la semana que comienza la grilla de los cargos más relevantes en las segundas líneas de la gestión que la acompañará desde el próximo 10 de diciembre. Según deslizaron hoy fuentes kirchneristas, las decisiones de la primera dama serían adoptadas en consulta con los ministros designados.

Una de las determinaciones de Cristina que más expectativa política genera pasa por su decisión sobre el futuro del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, uno de los funcionarios más polémicos de la administración kirchnerista.

Es que la llegada de Martín Lousteau al Palacio de Hacienda fue prácticamente consecuencia de los cuestionamientos que dejó trascender el saliente ministro de Economía, Miguel Peirano, a la injerencia de Moreno en un área sensible como el INDEC.

El organismo estadístico oficial es el centro de la mayoría de las críticas opositoras, que coinciden en denunciar la supuesta manipulación de los datos en los últimos meses, sobre todo los referidos a la suba de precios.

El INDEC también padece una fuerte crisis interna, que se expresará nuevamente el próximo martes cuando sus empleados nucleados en ATE-Capital realizarán un nuevo paro y movilización hasta el Ministerio de Economía.

Esta semana el organismo estadístico difundirá, en este escenario, que la desocupación en el tercer trimestre de 2007 cayó debajo del 8 por ciento, una cifra esperada por el Gobierno y que será ampliamente difundida por medios oficiales.

Pero esa estadística -aunque mucho menos cuestionada que la del Índice de Precios al Consumidor (IPC)- también podría ser cuestionada por la oposición, en base al descrédito general del INDEC.

Por eso el designado ministro Lousteau ya dejó entrever -en forma extraoficial- su intención de recuperar la credibilidad del INDEC, seriamente dañada bajo la influencia política de Moreno, vital para un gobierno que proyecta un "Pacto Social".

Pero la permanencia del ministro Julio De Vido en el próximo gobierno habría acrecentado las chances de Moreno de continuar en su cargo, puesto que el titular de Planificación es uno de los principales respaldos del polémico secretario de Estado.

Moreno también cuenta con el apoyo del presidente saliente, Néstor Kirchner, aunque otras voces -entre las que se contarían las de la propia Cristina y del jefe de Gabinete, Alberto Fernández- señalan la necesidad de desplazarlo de su cargo.

Sería una señal de renovación de la administración nacional, pero las fuentes consultadas indicaron que ese desplazamiento podría concretarse entrado el año próximo, una vez que la presidenta se acomode en el ejercicio del poder.

Otro caso emblemático entre las segundas líneas del Gobierno es el del secretario de Transporte, Ricardo Jaime, un funcionario que depende del ministro De Vido y que también fue blanco de críticas de la oposición.

Otras secretarías y subsecretarías menos "calientes" en términos políticos, pero igualmente importantes para la gestión, serán cubiertas de acuerdo a la opinión de los ministros del área, como es el caso de Romina Picolotti en Medio Ambiente.

La funcionaria recibió a mediados de año fuertes cuestionamientos por manejos internos en la Secretaría, pero recibió el respaldo del jefe de Gabinete y todo hace presumir que continuará en el cargo luego del 10 de diciembre.
Opiniones (1)
22 de julio de 2018 | 13:47
2
ERROR
22 de julio de 2018 | 13:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Gráficamente interpretado por Nik http://www.lanacion.com.ar/Varios/GaleriaImagenes/GaleriaHumor.asp?categoria_id=814
    1