Onda extrema entre un cura y un supremo

En la misa del sábado pasado, un hecho alteró el desarrollo del rito católico en San Nicolás. Silenciosamente, se ubicó en el último asiento de la iglesia de San Nicolás, en la Peatonal, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, Jorge Nanclares.

Al advertirlo, el cura, Aldo Godino, levantó su mano para saludarlo y, tímido, Nanclares hizo lo propio desde el final, mientras se sentaba.
Opiniones (0)
15 de julio de 2018 | 21:12
1
ERROR
15 de julio de 2018 | 21:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"