Uruguay culpa a Kirchner de la autorización de Botnia

El canciller uruguayo, Reinaldo Gargano, aseguró que funcionarios españoles intentaron pactar una reunión entre los presidentes de Uruguay y Argentina durante la cumbre iberoamericana. Confirmó que el Estado argentino se negó. De esa reunión también habría participado el rey de España.
Según Gargano, los representantes del Gobierno argentino contestaron: "¿después de la foto, qué?".

El Gobierno de Uruguay autorizó la entrada en funcionamiento de la papelera de Botnia, porque el presidente de Argentina, Néstor Kirchner, no aceptó reunirse en Chile con su colega uruguayo, Tabaré Vázquez. Lo aseguraron fuentes oficiales hoy, la reunión tenía como objetivo tratar del conflicto entre ambos países.

El canciller uruguayo, Reinaldo Gargano, expuso hoy en una rueda de prensa los pormenores de la decisión tomada el pasado jueves. También destacó la voluntad del Gobierno de su país de proseguir el diálogo con Argentina para encontrar una solución al conflicto iniciado en el año 2003.

"Tenemos que tener la lucidez suficiente para que este enfrentamiento no empañe las relaciones entre dos pueblos hermanos", afirmó Gargano.

El canciller explicó que la posibilidad de una reunión entre Vázquez y Kirchner fue planteada en Santiago la semana pasada por el ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, en el contexto de la Cumbre Iberoamericana.

"Nosotros dijimos que sería bueno que antes del encuentro de presidentes los técnicos de ambos países dijeran si había posibilidad de hacer algo y avanzar", señaló Gargano.

"Sin embargo, frente a la insistencia del canciller español aceptamos la propuesta, pero la respuesta del lado argentino fue negativa", afirmó el canciller uruguayo.

Según Gargano, los representantes del Gobierno argentino justificaron su negativa con la frase: "¿después de la foto, qué?".

En la reunión iba a participar también el rey Juan Carlos de España, quien actúa como "facilitador" de un diálogo entre ambos gobiernos para buscar una solución al conflicto por la instalación de una planta de la empresa finlandesa Botnia en Fray Bentos, en la orilla uruguaya de un río que separa a Uruguay y Argentina.

En Argentina acusan a Uruguay de haber desconocido un tratado bilateral al aprobar la instalación de Botnia en la ribera de un cauce que ambos países comparten y que, según dicen, va a resultar contaminado por esa industria.

Gargano destacó que el frustrado encuentro presidencial fue precedido de reuniones "sin éxito" de técnicos de ambos países con el embajador español en la ONU, Juan Antonio Yañez Barnuevo, representante del rey de España en la tarea de facilitación.

Luego de esto la delegación uruguaya se enteró del encuentro que Kirchner sostuvo, frente a la embajada de su país en Chile, con integrantes de la Asamblea Ambiental de la ciudad argentina de Gualeguaychú, contraria a la planta de Botnia.

"Teniendo en cuenta estos elementos y la falta de avances es que se decidió (el pasado jueves) dar la autorización definitiva para que Botnia comenzara con la producción de celulosa", señaló el canciller uruguayo.

Gargano adelantó de que, "por ahora", no se levantará el cierre del puente internacional general San Martín, sobre el río Uruguay, dispuesto por las autoridades uruguayas para "prevenir incidentes".

El paso sobre el puente está bloqueado desde noviembre de 2005 por los integrantes de la Asamblea de Gualeguaychu, que el pasado fin de semana se manifestaron allí contra Botnia.

"Las medidas precautorias dieron su resultado y provinieron de las manifestaciones expresas de los ambientalistas que no fueron contrarrestadas por el gobierno argentino", afirmó el canciller.

El gobierno uruguayo había previsto anunciar el permiso final a Botnia el 1 de noviembre, pero decidió postergar la autorización, a petición de España, para contribuir a la tarea de "facilitación".

El regreso "debe entenderse como una medida de buena voluntad debido al pedido español", dijo entonces el ministro de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Mariano Arana, al explicar la decisión.

La empresa Botnia tiene previsto realizar mañana, martes, el primer embarque de celulosa con destino a la exportación.
Opiniones (0)
22 de junio de 2018 | 07:05
1
ERROR
22 de junio de 2018 | 07:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"